Columna Enfoques: Hablando en serio


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Una característica de nuestro tiempo es la velocidad vertiginosa con la que avanzan las nuevas tecnologías y, con ellas, las oportunidades de aumentar productividad, calidad de vida y sostenibilidad.

La innovación en servicios y productos se sustenta hoy en buena parte en aprovechar la capacidad de comunicación, conectividad y acceso a información para aumentar el acceso y la calidad a bienes y servicios de manera mucho más eficiente en términos de tiempo, costo y uso de recursos.

La Internet de las cosas –capacidad de los objetos de interactuar entre sí o con sistemas de comunicación y servicios– hará que muy pronto procesos y puestos de trabajo tradicionales se vean radicalmente modificados o eliminados, porque dejarían de crear valor económico y social comparados con las alternativas tecnológicas.

Cabe preguntarse –a la luz de la muy mala reacción del Gobierno y el Estado ante Uber–, ¿qué haremos en el país cuando esta nueva ola de tecnologías de crecimiento exponencial empiece a retar aún los sistemas y puestos de trabajo más convencionales?

Optar por un bloqueo legal que le costará al país inversiones, empleos modernos, productividad, calidad de vida y sostenibilidad no parece ser una estrategia sensata.

Ha llegado el momento de que nuestros ministerios de Ciencia y Tecnología, Cultura y Juventud, y Educación dediquen el tiempo de sus mejores cerebros a replantear los modelos educativos y los sistemas de apoyo para que esta nueva e ineludible tendencia se convierta en oportunidad y fuente de progreso y no, como parece ser el caso hasta ahora, en una gran amenaza para un país que sin necesidad alguna parece haber decidido dejar que el miedo y la resistencia –irónicamente en el Gobierno que se llama a sí mismo “del cambio”– sea su reacción inicial y enfoque de políticas.

Proteger al país no es aislarlo de los cambios y oportunidades tecnológicas, sino prepararlo para sacarle el máximo provecho posible. Ninguna otra posición es razonable.

Sostenbilidad y financiamiento