OPINIÓN

La falacia del tipo de cambio y la competitividad


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Algunos grupos del país han alzado la voz para casi exigir al presidente del Banco Central una devaluación del colón, como medida paliativa a la pérdida de competitividad del país.

Estos grupos usan como indicador de competitividad el índice de tipo de cambio real, el cual ha sufrido una apreciación. Pero, ¿cuáles fueron las causas de esa apreciación real del colón? En primer lugar, la presión fiscal. El gasto del Gobierno, lo obliga a recurrir al financiamiento externo, aumentando la oferta de divisas en el mercado cambiario, y por ende, generando un tipo de cambio nominal y real menor. En segundo lugar, la diferencia entre la tasa de interés real local y externa, incentiva la entrada de capitales para realizar inversiones financieras en el país.

LEA TAMBIÉN: Manejo del tipo de cambio causó división entre economistas en Costa Rica

Ante este panorama uno debe preguntarse: ¿Es conveniente devaluar el colón artificialmente? La respuesta es un contundente NO. La teoría económica y la evidencia empírica lo demuestran.

Esta idea de devaluar la moneda de forma inducida, supone que las exportaciones del país crecerían al abaratarse los productos costarricenses en el exterior, generando el efecto contrario en las importaciones, las cuales se reducirían al encarecerse. Lo que no están considerando los defensores de estas medidas, es que el aumento del tipo de cambio nominal, tendrá un efecto casi inmediato sobre el precio de los bienes transables, lo que a su vez generará aumentos en los niveles de inflación por el efecto traspaso, afectando el poder adquisitivo de las personas. Serían inevitables los aumentos en los costos de producción de las empresas y en las tasas de interés, impactando negativamente el ritmo de crecimiento de la economía.

Hay que mencionar las repercusiones sobre las variables del mercado laboral. Para el caso de Costa Rica, una medida como la sugerida, tiene un efecto neutro sobre el empleo total y negativo sobre el salario real.

Devaluar el colón solo tendrá como resultado un aumento temporal en las exportaciones a costa de disminuciones en el salario real de los trabajadores. Devaluar el colón para “ganar” competitividad, es un mecanismo inefectivo e inconveniente. La competitividad no la define un tipo de cambio. Tiene que ver con producir un bien o un servicio a un menor costo que los competidores.

NOTA: El autor es director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Costa Rica

Sostenbilidad y financiamiento