El “sueño chino” y las oportunidades para Costa Rica


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

China se encuentra en una etapa marcada por un profundo interés en fortalecer las relaciones con América Latina y especialmente la cooperación internacional desde la innovación. Pero además, se encuentra en una etapa marcada por la conquista de una ambiciosa y visionaria meta país: el denominado “sueño chino”.

Esta meta, abanderada por el presidente Xi Jinping en 2012, implica “eliminar la pobreza absoluta” y no permitir que ninguna persona se quede atrás mejorando el PIB per cápita.

Además, pretende “asegurar una garantía integral de la vida del pueblo” para que todas las personas tengan oportunidades de estudio, retribución por su trabajo, asistencia médica de calidad, sustento en la vejez y un lugar digno donde vivir. Al tiempo que pretende “fomentar la equidad y la justicia sociales”, salvaguardando los intereses fundamentales de la población, mientras que se han planteado “mejorar el ecosistema”, reduciendo la emisión de dióxido de carbono y otros contaminantes, a fin de crear un entorno de producción y de mejor calidad de vida.

Todo esto con miras al 2020 y alcanzar una “sociedad modestamente acomodada” para el 2021, fecha del centenario del Partido Comunista Chino.

Sus avances en estas y otras áreas son más que notorios en la última década. De tal manera y ante la incertidumbre política y económica que se afianza en nuestros tradicionales socios, como Estados Unidos y Europa, el fortalecimiento de la cooperación con China resulta no solo necesario, sino lógico y oportuno.

Oportunidades

Desde el Foro China-Celac creado en el 2014 con la finalidad de incentivar el apoyo mutuo y el desarrollo compartido, cuya próxima reunión se realizará en Chile en 2018, Costa Rica debe impulsar con nuevos bríos las oportunidades que este mecanismo de integración representa especialmente desde el subforo encargado de infraestructura. Para las autoridades del gigante asiático, la cooperación binacional en esta materia es catalogada como la “fuerza motriz” para fortalecer relaciones económicas y comerciales.

Incluso, la visita del presidente Xi a la región en el 2014 y del primer ministro, Li Keqiang, en el 2015, sirvieron para fortalecer estos esfuerzos pues el Fondo de Cooperación China-América Latina para este tema, pasó de $10.000 millones a $20.000 millones en el 2014.

Se debe aprovechar la oportunidad que presenta China de integrar una red global de países con Tratados de Libre Comercio para ampliar la oferta exportadora costarricense tanto hacia la potencia asiática como entre los demás países que formarán parte de esta red, en momentos cuando China relanza el comercio y las inversiones potenciando la tradicional Ruta de la Seda.

En el tema educativo, distintas universidades y centros de estudios superiores de alto nivel como el Instituto de Estudios Latinoamericanos de China, la Comunidad de Estudios Chinos y Latinoamericanos, el China Institutes of Contemporary International Relations, y la Shanghai International Studies University, ofrecen oportunidades de becas para estudiantes latinoamericanos en distintas especialidades.

Esta es una oportunidad que debe ser aprovechada por nuestro país con convenios que potencien la cooperación académica y de investigación.

Mientras tanto, los avances en materia de fomento a los emprendimientos de las personas jóvenes vinculados con la innovación, debe representar un nicho de oportunidades para el fortalecimiento de la cooperación en aspectos relacionados con las nuevas tecnologías y la atracción de inversiones.

Dicho fortalecimiento pasa necesariamente por estrechar lazos tanto a nivel gubernamental como a través del Partido Comunista Chino, organismo político que define los lineamientos de la política nacional e internacional del gigante asiático.

Recientemente cumplimos 10 años del restablecimiento de relaciones diplomáticas con China y aunque los avances han sido importantes, necesitamos un fortalecimiento aún mayor de los beneficios mutuos de esta relación.

Tomemos en consideración que Panamá acaba de establecer relaciones diplomáticas y ahora se convierte en nuestro competidor en el Istmo, al tiempo que países como México, Brasil, Perú, Chile, Colombia y Argentina han sabido posicionarse mucho mejor que nosotros. El momento es ahora.

*El autor es politólogo.

Sostenbilidad y financiamiento