Comentario sobre el editorial anterior:No perdamos el norte. Edición 1.039

Por:  5 septiembre, 2015

La opinión de la derecha en cuestiones agrícolas es predecible, pero El Financiero por lo menos da la posibilidad de opinar en sentido contrario.

Nótese que la noticia del centro de datos es absoluta y totalmente independiente del tema agrícola. Quienes hacen la relación con la agricultura son los editorialistas.

Nosotros también damos la bienvenida a cualquier inversión que ayude a proporcionar empleo a los costarricenses. Pero no desdeñar la producción agropecuaria es indispensable, y los cultivos que ustedes llaman no viables son precisamente la dieta de los costarricenses.

Además, estos cultivos necesitan protección estatal porque están en peligro de desaparecer, volviéndonos un país totalmente dependiente de la importación de los alimentos.

Esa dependencia es una gran imprudencia en un mundo políticamente inestable y sufriendo un proceso de cambios climáticos impredecibles.

Finalmente, nosotros nos opusimos a la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos, principalmente porque se concedió renunciar a los aranceles de protección que la agricultura necesita por razones que podríamos discutir aparte, a cambio de una apertura comercial que no tocó los subsidios que reciben los agricultores americanos en abundancia de su gobierno.

Se alegó que esos subsidios se tratarían en la Ronda Doha, pero esa ronda no marcha precisamente porque trata de los subsidios que TODOS los países desarrollados dan a sus agricultores por motivos de seguridad alimentaria: ellos no llevan su esnobismo al extremo de poner en peligro su alimentación.