Por: Constantino Urcuyo 16 octubre, 2016
“Ni corrupto ni ladrón”
“Ni corrupto ni ladrón”

Carlos Fernando Chamorro dirige Confidencial y Esta Semana . El primero un medio digital ágil y el segundo un programa televisivo que profundiza en la actualidad nicaragüense. Chamorro fue sandinista y es hijo del mártir Pedro Joaquín Chamorro Cardenal.

Carlos Fernando hace un periodismo crítico e independiente en el contexto de un régimen político que deriva hacia el autoritarismo, irrespetando la división de poderes, el pluralismo político y las libertades públicas.

Ante el acoso militar y de la policía política, el comunicador se ha visto obligado a denunciar los intentos de intimidación de la dinastía reinante en Managua. Las denuncias de elecciones amañadas, la solidaridad con las poblaciones amenazadas por el canal interoceánico y el señalamiento de la ilegalidad de la destitución de parlamentarios, han provocado intentos de infiltración informática y espionaje político clásico por parte del ejército y de Frente Sandinista.

Detrás de estos esfuerzos por minar la independencia periodística de Chamorro, hay una clara intención de infundir miedo para acallar una voz autónoma e inducir la autocensura con grave violación a los principios de libertad de expresión, una muestra más del carácter autoritario de la dinastía Ortega-Murillo.

Sin embargo, los tiranos han encontrado una murallla en la valentía de un periodista que no se deja intimidar y ha acudido a la opinión pública nicaragüense e internacional para desnudar a la dinastía emergente. Carlos Fernando Chamorro lleva coraje y libertad en los genes de su padre y madre, quienes siempre enfrentaron con valor al sátrapa Somoza. Los Chamorro no se rinden.

La solidaridad democrática con Chamorro y sus periodistas ha sido amplia y debe profundizarse para así defender los últimos enclaves de democracia en una Nicaragua asediada por la ambición de una familia que utiliza un extraño coctel opiáceo, mezcla de socialismo del siglo XXI, esoterismo y avaricia, para mantener su dominación.