5 octubre, 2013

L a reciente entrada en vigor para Costa Rica del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea (Aacue) representa, sin duda alguna, un importante paso más en el proceso de inserción del país en el comercio mundial.

Se trata de un proceso que arrancó con la adhesión al Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT) y se consolidó con el ingreso a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la firma de 14 tratados de libre comercio y 13 tratados de promoción y protección de inversiones.

El Aacue se compone de tres pilares: Diálogo Político, Cooperación y Asociación Económica. El componente económico consiste en el establecimiento de una zona de libre comercio, similar a la que se establece en los demás tratados de libre comercio vigentes, regida por normas claras acordadas entre las partes y tendientes a la promoción y facilitación del comercio y la inversión.

Las negociaciones del Aacue se extendieron de octubre de 2007 a mayo de 2010 y el tratado se firmó en junio de 2012. El tiempo transcurrido para la entrada en vigor del componente comercial respecto a Costa Rica, poco más de un año después de la firma y seis años después de iniciadas las negociaciones, de alguna manera refleja las vicisitudes propias de la realidad política, económica e institucional de las dos regiones involucradas –Centroamérica y la Unión Europea (UE)– a lo largo de este período.

Las exportaciones de Costa Rica a la UE en el 2012 ascendieron a $2.046 millones, lo que representó un crecimiento del 8% en relación con el 2011. El principal socio comercial dentro de este bloque fue Holanda, aunque este país funciona como puerto de entrada para la mayoría de productos costarricenses exportados al continente europeo, por lo que no necesariamente constituye un destino final. Bélgica, Reino Unido, Italia y Alemania, le siguen en importancia como destinos de nuestras exportaciones.

El tratado nos abre cuotas y mejores condiciones de ingreso a la UE, un mercado de 503 millones de habitantes. Se beneficiarán importantes productos agrícolas como azúcar, banano, arroz, carne, piña, flores y follajes, tubérculos, frutas y jugos tropicales. También se garantiza el acceso libre de aranceles de nuestros textiles y se facilitará la importación de materias primas y bienes intermedios, en beneficio de la competitividad de la producción nacional.

El tratado entra en vigor para Costa Rica en una coyuntura de crisis en Europa. En algunos países europeos el consumidor sigue teniendo alto nivel adquisitivo y está dispuesto a pagar caro, pero en otros la crisis ha hecho que los compradores busquen bienes y servicios de menor costo. Aun así, se estima que la preferencia del consumidor europeo por productos de calidad no ha cambiado, se trata de un tema cultural que se mantiene en épocas de crisis.

Tal como informamos en esta edición, analistas consultados coinciden en que el consumidor europeo sigue poniendo énfasis, por encima de su bolsillo, en aspectos como el bienestar de su salud, los sellos que garanticen la seguridad ambiental, responsabilidad social y su elaboración orgánica, tanto en productos agrícolas como en los de limpieza, cuidado personal y cosmetología.

Esperamos acciones decididas del sector privado, con el apoyo de las autoridades encargadas de la promoción del comercio exterior en lo pertinente, para aprovechar al máximo las oportunidades que abre la entrada en vigor del componente comercial del Aacue.

Etiquetado como: