Por:  6 diciembre, 2015
 El ordenamiento del espectro es una tarea continua
El ordenamiento del espectro es una tarea continua

La Ley General de Telecomunicaciones determina que el Plan Nacional de Atribución de Frecuencias (PNAF) es el instrumento que regula el uso y atribución del espectro radioeléctrico. Faculta al Poder Ejecutivo para su actualización y modificación, por razones de conveniencia y oportunidad, según evolucionan las necesidades de telecomunicaciones y las tecnologías que las satisfacen.

Habiendo ratificado, mediante Ley 8100, la Constitución de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, debe tomarse en consideración las recomendaciones de este organismo, según su Reglamento de Radiocomunicaciones (RR-UIT). Debe ser la pauta utilizada por Costa Rica para una adecuada gestión y administración del espectro, con el objeto de mejorar las condiciones de los servicios de telecomunicaciones que recibe la ciudadanía.

Los términos para una reforma al RR-UIT se acuerdan cada cuatro años, aproximadamente, en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR), que se desarrolló del 2 al 27 de noviembre del 2015 en Ginebra, Suiza.

Se busca lograr consensos sobre la atribución armonizada de nuevas bandas de frecuencias para sistemas de Telecomunicaciones Móviles Internacionales (IMT, por sus siglas en inglés), lo cual contribuye a cerrar la brecha digital, permite el desarrollo de equipos y terminales que pueden funcionar en cualquier red del mundo ( roaming ), reduce costos por economía de escala y satisface la demanda de datos móviles; tanto para usuarios tradicionales, como para la creciente cantidad de dispositivos conectados que conforman el Internet de las cosas (IoT)

Radiodifusión, seguridad aeronáutica, Global Flight Tracking (GFT), atribuciones para sistemas satelitales, navegación marítima, aficionados, investigación, y la protección de servicios existentes, entre otros, también formaron parte de la agenda.

La presencia de una delegación técnica del Viceministerio de Telecomunicaciones durante la CMR-15, permitió el seguimiento a los temas apoyados por Costa Rica durante los procesos regionales de la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (CITEL), para conformar y llevar posiciones regionales de reformas al RR-UIT.

Además, posibilitó defender la posición e intereses del país, ante otras organizaciones regionales o propuestas multi-país, y tomar decisiones inmediatas respecto a modificaciones a dichas propuestas que ocurren durante la CMR, en la búsqueda de consensos entre las administraciones.

Deuda pendiente

El ordenamiento del espectro debe hacerse conforme a los principios rectores de transparencia, competencia efectiva, no discriminación, optimización de los recursos escasos, neutralidad tecnológica, beneficio del usuario, solidaridad, entre otros, respetando los derechos de los titulares y la continuidad en la operación de redes o la prestación de los servicios.

En esa dirección, durante seis meses de gestión hemos acelerado el paso para saldar la deuda con el sector, presentamos el PNDT, la estrategia CRDIGIT@L, otorgamos 11 permisos experimentales para televisión digital, y se han realizado modificaciones al PNAF con el objeto de ofrecer seguridad jurídica a diversos sectores productivos y sociales, por ejemplo empresas que utilizan frecuencias para comunicaciones en banda angosta, o la liberación de frecuencias para una posible asignación al Benemérito Cuerpo de Bomberos; y así garantizar la calidad de los servicios en beneficio de las personas como usuarias finales.

Nuestro país requiere de la construcción de políticas públicas visionarias y modernas. En materia de telecomunicaciones y TIC, los temas no son propiedad de un gobierno de turno. Por lo tanto, deben trascender y responder a una visión de Estado conforme a las tendencias mundiales.