Por:  18 octubre, 2015
 Facilitación y simplificación del comercio: del qué al cómo (Parte II)
Facilitación y simplificación del comercio: del qué al cómo (Parte II)

En la edición anterior, elaboré sobre las razones y metas que nos impulsan a implementar una agresiva política pública de facilitación del comercio desde y hacia Costa Rica y Centroamérica, para bajar el costo de las transacciones comerciales y acelerar el comercio regional, haciendo controles y trámites más inteligentes y eficaces, con tecnologías modernas, fortaleciendo las competencias y capacidades de las instituciones que ejercen los trámites, al tiempo que se mejora el servicio al cliente en todas nuestras fronteras.

En esta segunda publicación les comparto cómo lo lograremos.

La primera pieza de esa política es la aprobación del Acuerdo de Facilitación de Comercio de la Organización Mundial del Comercio (OMC), ya suscrito por el Poder Ejecutivo y presentado para conocimiento de las y los diputados. Este limitará los trámites y documentos a mercancías que salen o entran por las fronteras; obligará a las instituciones a establecer y cumplir tiempos máximos y manda la debida coordinación de autoridades a lo interno y entre países.

El Estado también deberá mantener una gestión constante de facilitación y mejora de los servicios al comercio exterior, institucionalizando la Comisión Nacional de Facilitación de Comercio bajo coordinación del Ministerio de Comercio Exterior (Comex), preservando las competencias y potestades institucionales establecidas en las leyes. Mientras el acuerdo es aprobado y vigente, Comex y la Comisión Interinstitucional de Puestos Fronterizos Terrestres –creada el año anterior por el presidente de la República–, trabajan ya en la simplificación y racionalización de trámites en fronteras.

Recientemente, firmé la resolución que establece el tratamiento a mercancías que han hecho tránsito o transbordo en puertos intermedios en su transporte desde sus países de origen y Costa Rica, y mediante otras resoluciones de Comex o acuerdos de la Comisión, estamos simplificando y clarificando varios otros trámites de exportación o importación, a requerimiento del mismo Ministerio de Hacienda, de la Dirección General de Aduanas y de comerciantes.

La segunda pieza relevante es el proyecto para renovar, según diseños y normas modernas y ambiciosas, los cuatro puestos fronterizos terrestres, gracias a un empréstito del BID ya suscrito e iniciando su trámite legislativo.

La tercera pieza de política es el programa regional de racionalización y digitalización de procedimientos y trámites de exportación e importación de mercancías, encargado por el Comieco en su coordinación a Comex y en ejecución a la Secretaría de la Integración Económica Centroamericana (Sieca). Ya se inició el diseño conceptual y funcional de una plataforma digital regional para automatizar el 100% de dichos trámites y procedimientos, incluyendo facturas y pagos electrónicos, con la meta de que el sector del comercio exterior centroamericano sea el primero totalmente digitalizado.

La cuarta iniciativa la ejecuta nuestro Ministerio de Hacienda. Consiste en un proyecto informático propio para mejorar TICA, darle robustez tecnológica y mayor estabilidad, corregir sus “pulgas” y agregarle varias nuevas funcionalidades largamente esperadas.

La quinta pieza pretende disponer en breve, de tecnologías modernas de revisión por escaneo de carga entrando y saliendo por nuestras fronteras –iniciando por los puertos–. Con ello, modernizaremos los controles de seguridad, prevendremos que nuestras exportaciones sean usadas como “mulas” para transportar drogas, combatiremos el contrabando, mejoraremos la recaudación fiscal, todo con agilidad y eficiencia.

A través de estas políticas y acciones públicas, esperamos hacer de nuestras fronteras, la puerta de la competitividad del país y la región.