Opinión sobre el editorial anterior. Los hilos sueltos de Fonatel. Edición 995.

Por:  1 noviembre, 2014

Triste y acertada es la caracterización de El Financiero en su editorial acerca de Fonatel. El proceso ha sido lento y descoordinado con los resultados requeridos para la disminución de la brecha digital.

Desde el Poder Ejecutivo, cuando me correspondió ocupar el cargo de viceministro del Micitt, advertimos sobre la necesidad urgente de articular las políticas institucionales. Incluso, planteamos el Acuerdo Social Digital para la ejecución de proyectos prioritarios.

Sin embargo, muy extrañado he visto como nuevamente la Sutel anunció proyectos para escuelas que ya están conectadas y enfocados en zonas geográficas más amplias y no en proyectos que desde diversos expertos son esenciales para el país como la Red Nacional Educativa. Pareciera que existe un desconocimiento o una falta de experiencia en el diseño y administración de políticas públicas entre los responsables en Fonatel.

Sutel parece haberse apartado del enfoque solidario. Se ha empeñado en un enfoque centrado en la tecnología y la ingeniería de redes más que en políticas públicas para el desarrollo humano.

Costa Rica es el único país en donde el regulador administra los fondos de acceso y servicio universal, pero lo ha hecho en forma antojadiza. Esperemos que se revierta este error en materia de apertura del mercado de las telecomunicaciones y se respeten los lineamientos emanados de las instancias gubernamentales especializadas.

Estos recursos de Fonatel no fueron concebidos como dinero para “devolverlo” a los operadores, al financiar infraestructura de telecomunicaciones de estos, sino como un mecanismo solidario para disminuir la brecha digital y mejorar el desarrollo humano.