Por:  8 octubre, 2016

Costa Rica se encuentra en pleno auge emprendedor y a diario vemos nuevos negocios interactuando con el público, vía redes sociales.

¿Cuáles estrategias seguir? Aunque se quiera incrementar las ventas, es mejor pensar en resultados a largo plazo, no es recomendable invadir al consumidor con agresivas campañas, es mejor construir familiaridad entre el público y la marca, un enfoque en que la marca corteja sutilmente a su prospecto, y este percibe las intenciones solapadas (pero concretas) hasta el punto en que es el prospecto quien toma la iniciativa y recorre el resto del camino solo hasta formalizar la compra.

¿Por qué funcionan estas estrategias mejor que las ofertas? Se logra llamar la atención siendo atento, demostrando interés por la audiencia, abriendo canales de comunicación, y finalmente buscando plantar una impresión de confiabilidad.

Se debe pensar por cuáles canales desea mi prospecto que nos mantengamos en comunicación y qué sitios frecuenta para yo estar ahí. Coincidir “socialmente” es estratégico, se debe coincidir en momento y lugar, se debe llamar la atención, y para ello es necesario conocer los intereses del cliente. ¿Cómo se logra?

El comportamiento del consumidor costarricense ha cambiado respecto a años anteriores, a tal punto que mientras menos distancia deba movilizarse, mayor valor tendrá la oferta. Algo así como un “venís por mí o no voy”, un argumento que genera que quien corteja invierta en acercarse de manera amable y como un gesto para llamar su atención.

WhatsApp es la aplicación de mensajería por excelencia. Entonces, si su prospecto prefiere enviar un WhatsApp, no lo obligue a más. La mensajería es un arma de doble filo, tener una base de datos de clientes, no se traduce en que sus clientes quieran recibir correos/mensajes a diario, las bases de datos deben segmentarse y el contenido que se transmite debe ser personalizado para cada cliente que lo recibe; segméntelos por sexo, rango de edad, si es cliente habitual o es aún un prospecto lejano, distancia entre su negocio y el cliente, y poder adquisitivo.

Facebook e Instagram son canales 100% sociales, donde la interacción más que ser sobre promociones o descuentos debe transmitir cosas positivas de la marca, y principalmente transmitir contenido que sea de relevancia para el público. No hable solamente de sus productos o servicios, comparta también jocosamente, muéstrese amable y conversador, demuestre que conoce varios temas y gánese la atención del prospecto, alégrele el día.

Si quieren visitarlo, hay que mostrar las ventajas de usar Waze, asegúrese de que llegar a su negocio no sea una odisea.

Mantenga en mente la finalidad de crear una relación a largo plazo, y en lugar de ofrecer un descuento, ofrezca un programa de lealtad, como redimir productos/servicios posterior a 5/7/10 visitas o compras. Los programas de lealtad que son generosos hacen al cliente sentirse valorado por el esfuerzo de visitarlo y comprarle, sea generoso.

El énfasis en la transparencia es vital, no permita que se interpreten mal sus condiciones, ni genere expectativas que no podrá cumplir, es importante que el prospecto nunca se sienta decepcionado.