Por:  13 septiembre, 2016

La actual globalización posiciona a los precios de transferencia como uno de los temas centrales para las administraciones tributarias. El concepto refiere a los precios empleados por las empresas relacionadas para transferir bienes o prestar servicios entre sí. El origen del concepto se remonta a 1915 en el Reino Unido; este fue el primer país del mundo en adoptarlo dentro de su legislación fiscal.

Actualmente, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es el principal encargado del desarrollo de acciones específica en materia de Precios de Transferencia.

En Costa Rica, donde existe un alto porcentaje de sociedades familiares que realizan operaciones entre ellas, resulta importante conocer la normativa para cumplir el principio de independencia efectiva o principio de Arm’s Length y así evitar posibles controversias fiscales.

El 13 de septiembre del 2013 se publicó el Decreto N° 37898-H, el cual establece las disposiciones en materia de precios de transferencia. La primera declaración, correspondiente al periodo del impuesto 2015, deberá presentarse, el último día hábil de junio de 2017.

La Ley además establece como una infracción tributaria el incumplimiento en el suministro de información, lo cual se sanciona con una multa de un 2% sobre la cifra de ingresos brutos del infractor. Además, la presencia de inconsistencias en la declaración corresponderá a una sanción de un 1% del salario base por cada registro incorrecto.

Dado lo complejo que puede resultar el preparar la documentación adecuada es recomendable la realización de un Estudio de Precios de Transferencia del periodo 2015 y un análisis preliminar del periodo 2016, de tal manera que las empresas puedan identificar aquellos aspectos que podrían resultar riesgosos de cara a un potencial análisis realizado por la administración.

NOTA: Jimy Cruz es director de Transfer Pricing & Tax University.

Etiquetado como: