Por:  3 septiembre, 2016
Tenemos la agenda y la ruta
Tenemos la agenda y la ruta

Desde que asumimos esta legislatura la Presidencia de la Asamblea, conjuntamente con las Jefaturas de Fracción, nos preocupamos por definir la agenda a seguir, y por supuesto el camino para implementarla.

Una de las áreas más importantes era la definición del tema fiscal. Dichosamente pudimos ponernos de acuerdo y establecer que iniciaríamos con las reformas en pensiones y gasto público, para pasar luego al tema de los ingresos: impuesto al valor agregado y reformas a renta.

Fue gracias a eso que se aprobaron iniciativas importantes referentes al manejo de la caja única, traslado de superávits no utilizados, contratación administrativa en ruta al gobierno digital, rendición de cuentas y cambios relevantes en los regímenes de pensiones. Queda pendiente la reforma a las del Poder Judicial, ¿la razón?, debemos esperar un estudio actuarial de la Universidad de Costa Rica que será la base para definir los cambios.

Conjuntamente con estas propuestas se aprobaron regulaciones y derechos para el accionista minoritario y normas referentes al combate del terrorismo y el soborno internacional, requeridas por el GAFI.

Iniciamos el trabajo en torno a una nueva legislación en empleo público, principalmente orientada a la regulación de los pluses salariales y las anualidades que, respetando derechos adquiridos, vaya uniformando al sector público. Esta propuesta se encuentra en discusión.

Algunas iniciativas que ya estaban en la corriente legislativa y de interés para el Poder Ejecutivo se han adelantado y caminan con buenos niveles de consenso como lo son Lucha contra el Fraude Fiscal, que esperamos se apruebe en primer debate el próximo 8 de setiembre, y el Impuesto a las Personas Jurídicas que ya agotó sus días de mociones y solo resta verlo en plenario.

Para las fracciones fue fundamental definir una agenda de reactivación económica en la que incluyéramos proyectos que permitan facilitar la apertura de negocios, promuevan la inversión y generen empleos. De estos algunos han sido aprobados, como es el caso de fideicomiso de obra pública, el corredor Cartago-San José y queda pendiente teletrabajo.

Ahora bien, es bueno definir qué sigue, con ese propósito hemos querido hacer agendas temáticas: Tránsito : proyectos de ley que permitan aliviar las presas y los problemas de tránsito. Género : vamos a identificar proyectos referentes a la búsqueda de equidad. Convenios : hay una serie de convenios firmados por el país que no han sido ratificados, con ese propósito tomaremos aquellos que tienen consenso para aprobarlos. Reforma judicial : aquí incluimos el Código Procesal de Familia y el Código Procesal Agrario. Reformas penales y afines : este tema no lo he llevado a la reunión de Jefes de Fracción, pero la idea es incluir aquí proyectos como Jurisdicción de crimen organizado, Extinción de dominio, Justicia restaurativa, Ejecución de la pena, empleo en el sistema carcelario, los que permitirán combatir los delitos graves y el crimen organizado por un lado y por el otro contribuir a bajar el hacinamiento carcelario.

De igual manera debemos nombrar a las personas que ocuparán magistraturas en la Sala Segunda, Constitucional y suplentes de la Tercera.

En síntesis, podemos decir que la Asamblea ha cumplido una tarea más que aceptable, máxime que por escribir para El Financiero me he referido exclusivamente a los temas de interés de los lectores de este importante medio, pero se han aprobado iniciativas en otras áreas de la vida nacional.

Finalmente de la agenda fiscal solo resta terminar la discusión de empleo público y aprobar el proyecto, para entrar a los temas de ingresos: renta e IVA.

Es importante señalar que luego de superar los normales temores de tener un presidente legislativo del Partido Liberación Nacional, la relación con el señor Presidente y sus ministros, sobre todo Presidencia y Hacienda, ha sido muy buena, tenemos un diálogo franco y transparente, que permite manejar con gran madurez nuestro trabajo. Por todo lo anterior, podemos afirmar que tenemos la agenda y conocemos la ruta.