Programa duró tres años y tuvo una inversión de unos $500.000

Por: Joanna Nelson Ulloa 12 septiembre, 2016
Un grupo de mujeres emprendedoras, seleccionadas por la Municipalidad de Desamparados, concluyó este lunes el programa
Un grupo de mujeres emprendedoras, seleccionadas por la Municipalidad de Desamparados, concluyó este lunes el programa "Promoviendo el respeto de los derechos laborales de los trabajadores informales", impulsado por Fundes y OIT.

Unos 25 emprendimientos de Desamparados lograron formalizarse con el apoyo del programa "Promoviendo el respeto de los derechos laborales de los trabajadores informales" a cargo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Fundes, el cual concluyó este lunes 12 de setiembre con la entrega de las patentes.

Todos los participantes fueron seleccionados por la Municipalidad de Desamparados. Este cantón que fue seleccionado por ser uno de los que cuenta con mayor población de la capital y por sus índices de desempleo.

El proyecto tenía como objetivo promover el trabajo formal y mejorar la calidad de vida de pequeños y medianos empresarios, señaló Verónica Rivera, jefa de proyectos de Fundes.

El acompañamiento se inició con capacitaciones y asesorías para quienes solamente tenían una idea de negocio.

"Trabajamos entonces con diversos grupos focales: uno para quienes estaban en la etapa de idea de negocio y otro para quienes ya estaban trajando en su emprendimiento. Los 25 emprendimientos con que iniciamos se mantuvieron lo que duró el programa", añadió Rivera.

El proyecto duró tres años e incluyó la capacitación y el acompañamiento para salir de la informalidad. La capacitación se enfocó en la gestión empresarial, el desarrollo de productos con valor agregado, los canales de comercialización, los registros de control y cómo establecer una estrategia para mercadearse.

Al concluir este programa, se integraron varias asociaciones dirigidas a comercializar una diversidad de sus productos. También se realizaron talleres y se brindó asistencia técnica para la formación de estos grupos.

Kattia Gil, de la oficina de la OIT en el país, detalló que este es un programa regional que se ejecutó en municipios de Honduras, El Salvador y Costa Rica.

Gil indicó que el proyecto realizó una inversión estimada de $500.000 en Costa Rica, pues –aparte del programa de capacitación– se trabajó en la institución de la Casa de Derechos de los Trabajadores de la Economía Informal y la Ventana Trámites Simplificados en la Municipalidad de Desamparados.

EF 20 aniversario

Encadenamientos

Entre esos emprendimientos se encuentran las mujeres empresarias de la "Asociación de empresarias y empresarios de desarrollo sostenible, turismo rural, artesanías y afines", conocida como Asodetur.

La agrupación surgió en el marco de la generación de encadenamientos a través de este programa.

"En mi caso, alquilamos un local cerca de la estación de gasolina en Frailes y ahora –aparte de vender pasteleria y repostería– también ofrecemos insumos para queques y damos clases", comentó Maribel Barrios, quien se dedica al negocio de respostería y pastelería y es ahora la presidenta de este grupo.

Para esta empresaria, el programa fue un enorme impulso para asociarse, mejorar la oferta y comenzar esta nueva etapa. La asociación actualmente cuenta con 18 mujeres, de las cuales 12 son del grupo fundador.

Este grupo de mujeres ofrece productos variados para turistas y también a nacionales, tales como cajetas, un mariposario, plantas ornamentales, hidroponía, catering service, productos de la técnica country y productos tejidos, entre otros.

Asodetur tiene ya dos aliados estratégicos: el Centro Turístico Trapiche y el Centro Turístico Los Cedros, ambos de la zona de Desamparados.

"Este programa fue de gran importancia para nosotras. Gracias a él nos capacitamos, nos organizamos y obtuvimos facilidades para ser una asociación. Ahora nos preparamos para poder abrirle el espacio a otras mujeres de la zona", concluyó Barrios.