EMPRENDEDORES

Estos jóvenes forjaron su negocio desde el colegio

Existen varias iniciativas que promueven el emprendimiento en los colegios técnicos y se planea extenderlas a todo el sistema educativo.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Hay quienes deciden emprender una vez que finalizan su carrera universitaria, adquieren cierta independencia y cuentan con el dinero para invertir.

Y hay otras personas que se saltan todos esos pasos y lanzan su emprendimiento a edades tempranas, específicamente desde la secundaria, y trabajan para alcanzar el éxito.

En Costa Rica, existen varios casos de adolescentes que empezaron a construir sus empresas desde el colegio y hoy estas generan ganancias que les permiten sostenerse económicamente (parcial o totalmente) y seguir creciendo.

Esto se refleja de forma más evidente en los jóvenes que provienen de colegios técnicos, en los cuales se fomentan las cooperativas de estudiantes, en las que se les apoya para desarrollar su emprendimiento.

Igualmente, los profesores reciben capacitaciones para instruir a los alumnos en estos temas.

Desde el 2010 al 2016 se han capacitado a 892 docentes en el programa Conozca de Empresa (CODE), según datos de la Dirección de Educación Técnica y Capacidades Emprendedoras del Ministerio de Educación Pública (MEP).

En algunos lugares, existen incubadoras en las que se les brinda soporte a los estudiantes para mejorar sus pequeñas empresas. Un ejemplo es la incubadora Cotai ZN, dirigida a estudiantes y egresados de colegios técnicos de la región Huetar Norte.

Por otro lado, los estudiantes tienen la oportunidad de participar en la Expo Joven, una feria en la dan a conocer sus emprendimientos y compiten contra otros alumnos. Esta actividad les abre puertas para participar a futuro en ferias de otras instituciones.

Desde el año 2008, 18.901 estudiantes han participado en este evento y se han generado 7.210 proyectos de emprendimiento.

Se planea extender este tipo de programas a todos los centros educativos del país, desde preescolar hasta la secundaria e incluso a las universidades (vea cuadro abajo con planes del MEP y del MEIC).

LEA TAMBIÉN: El imparable talento de un joven gerente

Una pyme de diseño y confección

Un ejemplo de una joven emprendedora que inició desde el colegio su pequeña empresa es Raquel Bolaños, vecina de San Carlos.

Su negocio surgió a raíz de que en noveno año de colegio ella quería tener una cartera diferente, original, y decidió diseñarla y coserla ella misma con la técnica de quilting, que consiste en utilizar varias telas para elaborar un solo diseño.

Una profesora del Colegio Técnico de Venecia –en el que cursó la secundaria– vio su cartera, le encantó y le preguntó si le podía hacer un bolso.

Luego surgieron más personas interesadas en que les realizara artículos. No fue algo que ella buscara, pero sin dudarlo le sacó jugo pues era una oportunidad de generar ganancias.

Su empresa se llama Raquel Hecho en Costa Rica y crea bolsos, carteras, cosmetiqueras, cartucheras, manteles, almohadones, monederos, maletines de computadora, estuches para guardar el cepillo y pasta de dientes, entre otra gran cantidad de productos.

La técnica de quilting consiste en utilizar diferentes telas en un mismo diseño. (Raquel Hecho en Costa Rica para EF)

La joven recuerda que al inicio, de los pedidos que le hacían, se ganaba como ¢15.000 al mes, lo que para ella era mucho dinero como colegial.

Tuvo la oportunidad de participar en la Expo Joven, donde fue galardonada por su buena exposición de su empresa en el idioma inglés.

En el 2013 ganó el premio a la Mujer Emprendedora que entrega el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) y otro reconocimiento recibido es el Premio Norte Emprende.

Actualmente, tiene 21 años y estudia ingeniería en producción industrial en el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) en San Carlos y, gracias a que se ha dado a conocer en ferias, ha crecido la cantidad de clientes.

¿Cómo se las ingenia para estudiar y trabajar al mismo tiempo?

Entre semana se dedica de lleno a sus estudios y los fines de semana confecciona los encargos. Su pyme se formalizó y está registrada en el MEIC.

Su mamá, Sofía Alfaro, es costurera y le ayuda en su negocio y, tras el crecimiento que ha tenido, pronto contratará a alguien más que les brinde soporte.

Uno de los planes de la empresa es poder ofrecer sus creaciones en diversas tiendas nacionales.

Raquel Bolaños inició su empresa cuando estaba en noveno año de colegio. Hoy estudia Ingeniería en Producción Industrial en el TEC de San Carlos. (Raquel Hecho en Costa Rica para EF)

LEA TAMBIÉN: Tres niños desarrollan sus emprendimientos y obtienen ganancias

Otras empresas juveniles

Malcom Myrie es otro joven emprendedor, quien tiene 19 años y es vecino de Guácimo.

Durante su época colegial, su mamá, Noilyn Alfaro, solía cocinarle fruta de pan en la mañana y había partes que quedaban tostadas. Este cultivo es común en su localidad, así como en otras zonas de la provincia de Limón.

Cuando a él y a sus compañeros del Colegio Técnico Profesional de Guácimo les tocó definir qué negocio desarrollarían para participar en la Expo Joven (en ese entonces cursaban décimo año), Myrie recordó esa comida que le hacía su madre. Juzgó que podían desarrollar snacks de fruta de pan, hicieron pruebas y empezaron a trabajarlo.

Luego de participar en la feria y llegar hasta la etapa nacional, sus compañeros se retiraron del proyecto, pero él decidió seguir y desarrolló otros productos como platanitos, yuquitas y bocadillos de malanga. Su empresa se denomina Productos Myrie.

La fruta de pan se cultiva en Guácimo y en otras zonas de la provincia de Limón. (Productos Myrie para EF)

En las próximas semanas empezará a producir en grandes cantidades para venderle a diferentes pulperías y comercios del país, pues se alió con un nuevo socio que le ayudará a distribuirlos.

Myrie piensa en grande y su idea es comercializar por lo menos 20.000 paquetes de sus alimentos al mes. El joven también planea estudiar ingeniería de alimentos, lo que le permitirá mejorar su negocio.

Los estudiantes no solo están desarrollando empresas de alimentos y de diseño, como las mencionadas, los videojuegos son un campo que está atrayendo la atención de los colegiales para generar emprendimientos.

Kevin Berrocal, hoy estudiante universitario de ingeniería informática y amante de este tipo de entretenimiento, soñó desde muy joven en crear su propio videojuego.

A sus 18 años, lo está convirtiendo en realidad al trabajar junto a otros jóvenes colegiales (del que fue su colegio) en un videojuego llamado TinStriker. Su empresa se llama Black Ice Cream Productions y ha participado en la Expo Joven.

Una definición sencilla que él da para describirlo es que se trata de algo similar a "Mario Bros, pero con pistola". Ello se debe a que el género del videojuego es run and gun (corre y dispara).

Berrocal cuenta que el juego tendrá seis niveles y se está diseñando para que sea “difícil”, de forma que el jugador va a encontrarse con enemigos que debe esquivar, lo que lo obligará a pensar rápido.

"Es un juego de acción bastante veloz, nosotros queremos que sea un desafío para los jugadores", expresó Berrocal, quien fue estudiante del Colegio Técnico Profesional de Educación Comercial y de Servicios (Cotepecos), ubicado en Sabana Sur.

La empresa está integrada por varios estudiantes, que tienen bien definidas sus funciones: Axel Quesada se encarga de la musicalización; Israel Jiménez de la parte financiera y de la realización de trámites; Kristopher Agüero del mercadeo y Kevin de la programación.

Este emprendimiento planea generar otros videojuegos a futuro y comercializarlos por diferentes plataformas web y móviles. 

TinStriker es un juego del género "run and gun" (corre y dispara). (Black Ice Cream Productions para EF)

Planes del MEP y del MEIC para extender la educación emprendedora

Iván Mena, encargado de la Dirección de Educación Técnica y Capacidades Emprendedoras del MEP, comentó que se pretende extender el Programa Nacional de Educación Cooperativa a todos los centros educativos del país, desde preescolar hasta secundaria.

El propósito de esta iniciativa es desarrollar habilidades emprendedoras en los jóvenes, “con la vivencia de los valores y principios del cooperativismo”.

Por su parte, el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) está trabajando a nivel regional para promover la enseñanza de asuntos de emprendimiento dentro de la educación formal e incluir más herramientas que fomenten la cultura emprendedora.

La ministra Geannina Dinarte recordó que en noviembre del año anterior en Costa Rica se firmó un pacto por el emprendimiento. Este propone incorporar dentro de los planes de estudio de las universidades nacionales públicas cursos que permitan que los estudiantes puedan concluir sus estudios formales con una mención en emprendimiento.

La idea es que los profesionales sean dotados de los instrumentos para poder desarrollar su propio negocio una vez que se gradúen.

Según la jerarca, se está trabajando en la estructuración de un programa para implementarlo "lo más pronto posible".