Modelo del TEC propicia microempresas en zona cafetalera

Un modelo de generación de ideas de negocios desarrollado por la escuela de Administración de Empresas del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) fue aplicado en la comunidad cafetalera de Frailes de Desamparados, derivando en la creación de varias mipymes y una asociación de mujeres empresarias.

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Una comunidad dedicada al café, enfrentando problemas por los bajos precios del grano y la plaga de roya, aprendió a identificar otras posibilidades de negocio con ayuda de un modelo desarrollado por la escuela de Administración de Empresas del TEC que ha sido presentado en congresos en Italia, Alemania y México.

Frailes de Desamparados es un lugar de tradición cafetalera con una extensión de 19 km cuadrados y menos de 4.000 habitantes. A pesar de pertenecer a la capital, se le asocia mucho más a la zona de Los Santos, más cercana.

El investigador del TEC Johnny Poveda visitó cada semana la comunidad durante un año y medio. En un inicio la convocatoria atrajo a 150 personas, de las cuales, debido a que el equipo de capacitación es pequeño –Poveda más otros dos compañeros—escogieron a 50 para recibir el curso.

“El modelo consta de cinco fases diseñadas para cada grupo específico. La primera es una concientización y cambio de mentalidad sobre las limitaciones que ellos creían que tenían. Sigue otra de diseño de negocio, que no es hacer un plan de negocios sino de saber qué puntos son importantes de llevar a cabo”, explicó Poveda a Pymes El Financiero.

La tercera etapa es el lanzamiento de la iniciativa; la cuarta impulsa encadenamientos productivos y la quinta y última trata de la asociatividad, promoviendo la formación de agrupaciones para buscar objetivos comunes.

“Enfocamos la quinta fase en eso porque la universidad no estará ahí siempre, entonces para fomentar que se apoyen entre ellos. En el caso de la gente de Frailes, la semana pasada ya sacaron su cédula jurídica como asociación de microempresarios”, resaltó Poveda.  

Se trata de la Asociación Candetur, una integración que ha favorecido la llegada de turistas, quienes pueden elegir entre los diferentes actividades ofrecidas en la zona, entre esas mariposario, pesca de truchas, trapiche o el Centro Turístico Los Cedros.

El equipo de capacitadores ahora trabaja en Mollejones y Pacuare de Turrialba con 30 personas, que ya han generado más de 10 ideas de proyectos y existe el interés en Guanajuato, México para aplicar el modelo allá.

Entre las empresas creadas destacan el Trapiche El Huacal ubicado en La Violeta  de Frailes, una idea generada por Marjorie Núñez y donde ahora trabaja toda su familia.

 “Las mujeres tenemos muy buenas ideas y poder decir: sí podemos.  La insistencia, la perseverancia, la lucha y el apoyo familiar son indispensables”, dijo Núñez, quien relató que el trapiche fue una herencia de su suegro a su esposo y que hoy día es visitado por nacionales y extranjeros para conocer el proceso de elaboración del dulce en un tour que dura tres horas con desayuno y almuerzo, paseo en carreta y otras ocupaciones, como hacer tortillas.

En el caso de Edwin Garbanzo, el único hombre en el grupo de Frailes, la crisis del café lo motivó a pensar en otra actividad y su afán era tener un lugar de recreación agroturístico, algo que pudo hacer realidad en el  Centro Turístico Los Cedros, que se complemente con otras iniciativas en la zona, como el mirador El Cafetal y la Pesca Recreativa Las Cabitas.