PROGRAMA DE APOYO A MIPYMES

Los pasos de La Casita Barra Honda en Nicoya para avanzar de la mano del programa Emprende

Esta iniciativa, que tiene cuatro años en funcionamiento, ha logrado impactar a más de 950 micro y pequeñas empresas


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Ileana Campos se trasladó con su familia de Cartago hasta Nicoya, para hacerse cargo del pequeño negocio legado de sus padres: La Casita Barra Honda.

Este es un proyecto de turismo rural que, por el momento, tiene tres cabinas y un espacioso comedor, ubicado a tan sólo un kilómetro de la entrada del Parque Nacional Barra Honda.

Desde que se hizo cargo del negocio, Campos ha logrado implementar pequeñas mejoras, como el contacto con una agencia de viaje que le lleva turistas franceses que van de visita al Parque.

Ellos se quedan a dormir o almuerzan ahí como parte del paseo de un día.

LEA TAMBIÉN: Aumentan los casos de emprendimiento social en Costa Rica

"Queremos que la gente se sienta en casa", dijo Campos. "Trabajamos por ahora sólo con reservación, pues al ser este un lugar alejado no podemos mantener abierto sin la certeza de los clientes. Es también un lugar que ofrecemos como libre de tecnología".

Con esa ubicación como valor agregado, Campos es una de las cientos de beneficiadas del Proyecto Emprende, una iniciativa que se desarrolla desde 2012 en las zonas de Guanacaste, Puntarenas y Limón.

Este programa tiene el apoyo económico de laUnión Europea y el soporte institucional del Ministerio de Economía, Industria y Comercio, el Ministerio de Agricultura y Ganadería y el Instituto Nacional de la Mujer (Inamu).

El negocio de Campos fue dando pasos para formalizarse e ir más allá. Ya se registró en Tributación Directa y cuenta con facturas en regla. También está en un curso de inglés.

El objetivo es aumentar los ingresos y ofrecer otros productos.  

"Estamos en el proceso también de hacer encadenamientos con otros proveedores de la zona, como los que producen tortillas y cuajadas, y una marimba que viene cuando lo piden los clientes", agregó Campos.

Las lecciones de Emprende

Shirley Gayle, administradora de Emprende, comentó que para recibir el asesoramiento y apoyo no es necesario que las micro y pequeñas empresas (mipymes) estén ya dentro de la formalidad.  

Explicó que buscan que los proyectos sean de sectores como artesanía, agroindustria, turismo rural o actividades no tradicionales (por ejemplo, emprendimientos culturales).

"No importa si se tiene una idea o un negocio en marcha, pueden participar porque se busca es fortalecerlas y que genere ganancias", señaló Gayle. 

Algunos proyectos que están trabajando con Emprende son: Garrobearte, El Baúl Country, Finca Orgánica Génesis, y Le Pleshur.

VEA TAMBIÉN: Le Pleshur, un negocio que se lanzó a la novedosa línea de cosméticos eróticos para parejas

A lo largo de este proceso, Emprende detectó algunas limitantes que las empresas y encadenamientos pueden ir trabajando para que puedan insertarse en el mercado de forma más efectiva y sostenible.

  • Comercializacion y mercadeo. "Deben esforzarse en el elemento diferenciador, para que no haya más de lo mismo", dijo Gayle.
  • Trámites unificados. En este asunto urge la cooperación interinstitucional para que los permisos de salud, por ejemplo, sean iguales en cualquier zona y los requisitos no pasen por la voluntad del funcionario encargado.
  • Corresponsabilidad familiar. Este sigue siendo un problema para las mujeres empresarias, que siguen teniendo restricciones pues tienen que encargarse del cuido de adultos mayores o de los niños, así como del trabajo doméstico.
  • Acceso a recursos productivos financieros. Se requiere mayor preparación para que puedan ser accesibles para las empresarias. 

Aunque este proyecto concluye el próximo año, a través de las oficinas regionales del Inamu se continuará atendiendo a mujeres interesadas en afianzar sus conocimientos empresariales.

"Queremos que la experiencia que adquirimos se transmita en programas y procesos a nivel nacional y para eso aprovechar las plataformas locales de servicios que ya tienen una metodología probada", indicó Gayle.

La meta es que pueda generarse una política publica en empresariedad de mujeres a nivel regional en el país.

También se espera entregar un estado de situación real, con información sobre la realidad de los niveles de desarrollo de negocios de las mujeres: donde están y que requieren, junto con el Instituto Nacional de Estadística y Censos.