PREPARACIÓN

Planifique, asegure y minimice el impacto de un desastre natural

Revise sus instalaciones, obtenga pólizas, capacite a sus empleados y no permita que un evento natural provoque daños en su empresa.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Es de todos conocido que siempre es mejor prevenir que lamentar. Pero, ¿cuántos dueños de pymes tienen listo un plan para poder enfrentarse a un desastre natural? En ete país, donde las inundaciones azotan durante algunos meses del año y un terremoto puede suceder en cualquier momento, lo ideal es estar preparado.

Mauricio Solano, Gerente de la división de Riesgo Empresarial de Deloitte señala que hay dos elementos básicos para reducir el daño que son la prevención y la capacitación.

"Cuando hablamos de preparación, debemos incluir planes de emergencia, brigadas de apoyo, la rotulación de la infraestructura, designación y control de rutas de evacuación, y en general, la implementación de una serie de controles que facilitarán la salvaguarda de la vida en el momento de una situación de potencial desastre natural", explicó Solano.

"Sobre la base de la preparación se deberá capacitar al personal, para evitar algo que en muchos desastres (ej. Terremoto de Chile, febrero 2010) se evidenció en las empresas y es la incertidumbre. El personal debe estar adecuadamente capacitado para no sólo actuar, sino, hacerlo de la forma adecuada", agregó Solano.

En el rubro de preparación hay otro elemento importante que no debe dejarse de lado, como el uso de pólizas para equipos, inmuebles y todos aquellos elementos que sean importantes para el proceso de producción de la empresa.

"Las pólizas son de vital importancia para un emprendedor o empresario pyme, para que reguarden las instalaciones físicas donde opera la empresa.  Es importante asegurarse que se cuenta con todas la coberturas posibles ya que no podemos predecir que tipo de desastre nos puede tocar", señaló Andrés Chavarría de Pymes de Costa Rica.

Pero pensar solo en pólizas y planes de emergencia es insuficiente si no se plantea un mecanismo que permita poner a la empresa en marcha a la brevedad posible luego de ocurrida una tragedia natural.

"Hay que analizar los riesgos a los que se exponen y a cuáles posibles desastres se pueden enfrentar. Evidentemente debemos prepararnos para aquello a lo que tengamos mayor posibilidad de confrontar", dice Solano.

Uno de los puntos críticos para un empresario pymes al pasar un desastre natural es al hacerse la pregunta clave ¿en cuánto tiempo puedo estar operando de nuevo con mi empresa y seguir generando?

"No puede pensar en un plan de emergencia que no contemple cómo restablecer la operación ya sea productiva o de servicios. Aspectos que indiquen ¿en cuanto tiempo puedo tener mi sistema operando de nuevo? ¿puedo restablecer las comunicaciones internas, con mis clientes, con mis proveedores en horas o días? esas son algunas de las preguntas que deben tener respuesta en un plan de contingencia", afirmó Chavarría.

Lo ideal es planificar en momentos de calma y si ocurre una eventualidad, seguir produciendo al menor costo y a la mayor brevedad.