PROGRAMA DEL TEC

'Póngale vida a los años' incentiva a las personas mayores de 55 a emprender

La capacitación ha motivado a algunos emprendedores a fundar una cafetería y a potenciar una finca para atraer turistas.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El programa ‘TEC Emprende: Póngale vida a los años’, del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), capacita a adultos jubilados para que desarrollen pequeñas empresas o generen proyectos voluntarios que beneficien a sus comunidades.

La iniciativa arrancó en el año 2014 y ya se graduó una generación de 21 personas. A inicios del 2017 se graduarán 19 personas de la segunda generación, indicó Rytha Picado, coordinadora del programa de emprendedores del TEC.

El curso dura siete meses y cuenta con cinco módulos: empoderamiento y envejecimiento activo (en el que se abordan temas de autoestima y autocuidado); desarrollo de habilidades emprendedoras (se aprende de liderazgo, negociación, trabajo en equipo); definición de la idea de negocio; elaboración del modelo de negocio; y desarrollo y exposición de proyectos.

Picado dijo que los requisitos para participar son: ser mayor de 55 años, estar  jubilado, contar al menos con la educación primaria completa, no estar trabajando y tener espacio para destinar dos sesiones de cuatro horas por semana para asistir a clases y efectuar tareas.

Si usted cumple con los requerimientos y le interesa participar, puede inscribirse (vea el recuadro abajo con información de contacto). El periodo de matrícula inicia el 13 de febrero del 2017.

Este proyecto es organizado por la Escuela de Administración de Empresas y por el Programa Educativo Integral para la Persona Adulta Mayor, a cargo del Centro de Vinculación del Tecnológico de Costa Rica.

El programa ya ha generado varios emprendimientos, como los que le contamos a continuación.

LEA TAMBIÉN: La iniciativa BoaPaz busca motivar a la población sorda a emprender

Una cafetería en Barrio Amón

Ana Isabel Arce, de 62 años, participó en el programa. El aprendizaje que obtuvo la motivó a fundar, junto a su hijo (el barista Glen Calvo) la empresa Glen’s Coffee House, la cual abrió el 7 de noviembre.

La cafetería se ubica en Barrio Amón, cerca del Centro Académico de San José  del TEC.

Se ofrecen cafés fríos y calientes de diversos sabores (almendra, vainilla, caramelo, melocotón, crema irlandesa, de la casa, personalizados, entre otros), frescos naturales, chocolates, té natural, repostería, desayunos y almuerzos.

Arce aprendió sobre gastos fijos, a organizar compras, acerca de temas de manejo personal y aspectos legales.

“Es un curso básico, pero con todas las herramientas que uno necesita”, contó la empresaria.

Según la emprendedora, ella tenía en mente desarrollar el negocio, pero no todavía, sino que era un proyecto a futuro.  Sin embargo, con las clases que recibió decidió 'echarse al agua'.

“En el curso, fuimos a una finca y los emprendedores habían arrancado de la nada, ahí uno ve que con poco se puede arrancar un negocito. Si usted le da muchas vueltas al asunto, no se anima”, narró Arce, quien se encarga del área de compras en esta pyme.

Una de las metas para el próximo año es utilizar el segundo piso del local en el que se halla el café para eventos especiales.

Una finca recreativa con mariposas y aves

En el programa también participaron los cónyuges Juan Fernando Álvarez y Grace Bonilla, quienes son pensionados del TEC.

Álvarez, de nacionalidad ecuatoriana y costarricense, fue profesor y vicerrector de investigación de la universidad. Entre tanto, Bonilla trabajó en el área administrativa de la institución por muchos años.

“Fue una experiencia interesante (participar en el programa), potencializamos una idea de negocio”, comentó Álvarez, quien es físico e ingeniero mecánico y tiene 57 años.

Ellos tienen una finca de 7,5 hectáreas en Tucurrique de Jiménez (en Cartago), que se denomina Los Ñaños (ñaños significa amigos, hermanos), por lo que decidieron aprovechar su belleza y recursos para que se convierta en un lugar de disfrute para las personas que la visiten.

El terreno cuenta con un mariposario al que se puede arribar a apreciar las mariposas y la idea es llegar a exportar pupas.

En el lugar hay senderos para caminar, un área para visualizar aves, un rancho y se han sembrado decenas de árboles de frutas para la venta, muchas de ellas exóticas como el caimo, biriba, borojó, grumichama, mamón chino, cas australiano, entre otras.

A largo plazo, planean construir unas cabañas para que los turistas puedan quedarse a dormir en la finca.

Contacto:

Si quiere obtener más información del programa TEC Emprende: Póngale vida a los años, puede llamar al 2550-2109, o escribir a rpicado@tec.ac.cr (Rytha Picado).