CONSEJOS TRIBUTARIOS

¿Puedo hacer mi declaración de renta solo o qué asesoría busco y cuánto cuesta?

Busque a un contador o abogado especialista en temas tributarios con experiencia, que conozca las normas fiscales y resoluciones de la administración; que sea ordenado; y que trabaje con tiempo.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Para efectuar la declaración de renta y determinar el impuesto que se tiene que pagar, se requieren ciertos conocimientos especializados, por lo que en muy pocos casos se recomienda que el contribuyente enfrente solo esta tarea.

Carolina Flores y Alejandra Arguedas, abogadas del área de impuestos del Bufete Arias y Muñoz, señalaron que –en su criterio- el único caso en el que el contribuyente podría hacer su declaración sin ayuda es cuando decide acogerse a lo que señala el artículo 8, inciso s) de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Este inciso estipula que los profesionales independientes o agentes vendedores, comisionistas o de seguros pueden acogerse a una deducción única del impuesto de un 25% de sus ingresos brutos, sin que se necesiten pruebas de sus gastos. Esto significa que, de los ingresos que tuvieron, deducen un 25% automáticamente, si así lo desean.

De esta manera, al no tener que lidiar con facturas y documentación, es más sencillo hacer la declaración y determinar el monto del impuesto que se debe pagar.

LEA TAMBIÉN: Conozca cómo presentar su declaración de impuestos y cuánto debe pagar

No obstante, aún en este caso, siempre es conveniente que el profesional se asesore para evitar errores.

Para decidir si se emplea esta alternativa de deducir un 25%, el interesado debe ponderar varios aspectos: si tiene gastos deducibles que superen el 25%, es más conveniente que no se acoja a él; pero si los gastos en los que incurre para generar sus rentas son mucho menores que el 25%, ahí sí es apropiado.

Además, hay que considerar si la persona cuenta o no con suficientes comprobantes de sus gastos.

“Si es una persona –por ejemplo- muy desordenada, que no mantiene comprobantes ni facturas de todos los gastos, probablemente le sirva más acogerse a ese 25% porque tal vez los poquitos comprobantes que tenga impliquen que los gastos van a ser menores del 25%”, aconsejó Arguedas.

Si decide hacer su declaración solo, sea ordenado  y verifique que esté incluyendo los ingresos del período fiscal que corresponde (de octubre del 2014 a setiembre del 2015).

Haga un análisis con tiempo de qué ingresos son sujetos del impuesto y tenga cuidado al realizar los cálculos.

Además, no lo deje para última hora, pues recientemente la administración tributaria anunció que a partir del 4 de octubre se empleará un nuevo sistema 100% digital para hacer la declaración, denominado Administración Tributaria Virtual (que ya no es el EDDI-7), por lo que es mejor estar bien preparado.

Según las abogadas, con esta nueva plataforma se requerirá un período de transición para que los asesores y contribuyentes se adapten a ella, por lo que ese es otro motivo para hacer las gestiones con antelación y ahorrarse sanciones.

LEA TAMBIÉN: ¿Cuáles gastos son deducibles del impuesto sobre la renta?

El profesional que se escoja

En todos los demás casos, no mencionados previamente, sí es necesario que las empresas y personas físicas cuenten con la asesoría de un profesional que les aconseje qué ingresos van a tributar, qué gastos son admitidos como deducibles, y cuánto se debe pagar de impuesto, entre otros aspectos.

Se recomienda buscar a un contador que no solo maneje aspectos contables o que sea bueno para los números, sino que esté bien empapado de toda la materia tributaria, de los pronunciamientos y resoluciones de las autoridades en esta materia. También puede solicitar los servicios de un abogado especialista en derecho tributario.

“Muchas veces se dan interpretaciones de la ley que no necesariamente las va a saber cualquier persona con solo leerse la ley de renta”, advirtió Arguedas.

Busque a alguien con experiencia, que sea ordenado y que trabaje con tiempo, pues hay casos de contadores que realizan su trabajo a última hora (a veces esto es responsabilidad del mismo cliente) y la calidad del trabajo no es tan buena.

LEA TAMBIÉN: Sanciones económicas por incumplimientos tributarios

En cuanto a los honorarios o cobro por el trabajo que se va a realizar, es importante que esto se defina desde antes, para prevenir disgustos y malos entendidos.

El monto que le cobren puede variar de acuerdo con el profesional, por lo que lo ideal es siempre preguntar y dejar este asunto claro.

Consulte en el Colegio de Contadores Privados y en el Colegio de Contadores Públicos a cuánto ascienden los cobros que pueden realizarse.

En el caso del segundo, en este enlace se señalan los honorarios.

LEA TAMBIÉN: Cinco descuidos que debe evitar al realizar su declaración de renta

Por otra parte, aquí puede consultar el decreto de honorarios de los abogados.

Recuerde que también en las mismas oficinas de la Dirección General de Tributación (DGT) pueden guiarle y asesorarle para presentar su declaración correctamente. Igualmente, hay correos y números de teléfono habilitados para recibir consultas.