ACADEMIA INSITE

Startup liderada por dos mujeres capacita y certifica a jóvenes en telecomunicaciones y redes

La empresa pasó por la incubadora Parque Tec y hoy opera en Costa Rica y en Colombia.

 



  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Cuando Kenneth Hernández Zamora, de 21 años y originario de Pejibaye de Jiménez, era cortador de caña entraba a trabajar todos los días alrededor de las 5:00 a.m. en la Hacienda La Victoria en esa localidad y salía a las 2:00 p.m.

Pero su día no terminaba allí. Luego de su trabajo, debía tomar el bus de 3:30 p.m. hacia San José para asistir a la universidad, donde cursaba un técnico de mantenimiento e instalación de redes.

Regresaba a su pueblo en el bus de las 11 p.m. para repetir la misma rutina al día siguiente.

Sus deseos de superación lo llevaron no solo a terminar el técnico, sino a ingresar en el 2014 a la Academia Insite y obtener la certificación Cisco Certified Network Associate (CCNA). Luego llevó un curso de cableado estructurado en dicho centro de estudios.

Por medio del apoyo de esta institución recientemente lo contrataron en una empresa en Cartago en la que se desempeña en labores de cableado estructurado.

Atrás quedaron los días en que debía trabajar debajo de un sol a veces insoportable y en el que era necesario hacer un amplio esfuerzo físico cortando la caña.

“Fue un cambio total salir de eso. Mis planes hoy son continuar trabajando y cumplir el sueño de hacerme una casa propia”, vislumbró el joven.

Esta es tan solo una historia que guardan en su memoria y motiva a Marianela Lemaître Canales y a Olga Flórez Ardila, fundadoras de la Academia Insite, la cual se especializa en ofrecer capacitaciones y certificaciones internacionales presenciales y virtuales en redes y telecomunicaciones.

Cuando establecieron esta startup en el 2009 uno de sus propósitos era precisamente impulsar a través de sus capacitaciones a jóvenes a conseguir mejores trabajos y, de cierta forma, apoyarlos a transformar su entorno por medio del conocimiento.

De la incubadora a fundar la empresa

El surgimiento de este negocio se dio a raíz de la necesidad de mano de obra especializada en asuntos tecnológicos dentro del contexto de la apertura de telecomunicaciones en el país.

Marianela es máster en redes y telecomunicaciones y Olga es administradora de empresas.

Ambas querían tener su propio negocio, por lo que vieron que eran el complemento ideal para montar una empresa tecnológica.

Iniciaron dando cursos a algunas empresas y fue, entonces, cuando decidieron concursar para ingresar a la incubadora Parque Tec y formalizar su emprendimiento.

Entraron en el 2010, obtuvieron capital semilla y concretaron su idea de negocio.

En el 2011 el negocio ya estaba definido y su aspecto diferenciador sería apoyar a jóvenes que no tienen conocimientos técnicos a aprender en un corto tiempo, de manera sencilla y práctica, sobre telecomunicaciones y redes y, a través de sus aliados, ayudar a colocarlos en el mercado laboral.

Asimismo, ofrecer los cursos dentro de las mismas empresas o virtualmente, sin que fuera estrictamente necesario que los interesados se desplazaran hacia sus instalaciones.

Aunque estas opciones están presentes, se dieron cuenta de que muchas personas prefieren las capacitaciones presenciales, de manera que hoy estas son las que predominan.

Otro de sus planes inicialmente era que la academia iba a estar formada principalmente por instructoras mujeres.

Sin embargo, se toparon con que había pocas. Hoy el reto es formar a más mujeres en estas áreas y que haya más profesoras en su centro de estudios.

Actualmente, de siete profesores dos son mujeres, incluida Lemaître.

Certificaciones y planes

La academia cuenta con 100 estudiantes en sus diferentes programas, que duran desde un mes hasta ocho meses dependiendo de la tecnología y el fabricante.

También brindan capacitaciones virtuales, especialmente para quienes se encuentran en zonas rurales o en otros países.

Las edades de los estudiantes que han recibido varían entre 20 y 35 años, aunque también han tenido alumnos mayores de 50 años. Algunos de ellos provienen de zonas alejadas de la capital como Liberia, Los Chiles, Limón, Pejibaye, pero también los hay de San José, Heredia, Alajuela y Cartago.

Ofrecen programas de Juniper Networks para Latinoamérica y brindan certificaciones y cursos enfocados en Cisco, Newlink, Epygi, D-Link y Fortinet. Además, esperan ofrecer próximamente programas de certificación de Palo Alto y F5 Networks.

Todas estas empresas mencionadas fabrican los equipos de comunicaciones. La idea de la certificación es hacer constar que quien la obtenga sabe operar esos equipos.

Hoy su principal meta es transformar su startup en un centro de capacitación especializado mucho más completo e incluir nuevas certificaciones, que faciliten a los locales acceder a capacitaciones internacionales sin que deban abandonar el país.

Igualmente, están contactando a colegios técnicos para ofrecerles certificaciones básicas y que los jóvenes puedan salir del colegio con un certificado internacional que les permita conseguir un empleo más fácilmente en el sector tecnológico.

Asimismo, aunque ya ofrecen sus servicios en otros países, aparte de la academia que tienen en Costa Rica y en Colombia, abrirán una en Guatemala, Panamá, México y Ecuador.