AHORRO EN LA PYME

Conviértase en un empresario ahorrador

Haga del ahorro un hábito, no lo deje para después.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El año nuevo siempre viene acompañado de propósitos y metas, tanto en el ámbito personal como empresarial.

Bajar de peso, hacer ejercicio, pasar más tiempo con la familia, sacar un posgrado, convertirse en una empresa más competitiva, mejorar la relación con los empleados, ahorrar más, son algunas de ellas.

Pero, a medida que pasan los meses, las muchas ocupaciones hacen que gran parte de esas metas se desvanezcan y al final no se cumplan.

Si uno de sus planes es ahorrar, ya sea para mejorar las condiciones de su empresa o sus finanzas personales, no espere a que inicie el año para ejercitarse en él, inicie hoy mismo.

Le ofrecemos algunos consejos que le ayudarán a verdaderamente cumplir con su propósito de ahorro.

1. Establezca objetivos y sea constante.

Al ahorrar, es importante fijar objetivos, que vayan acompañados del monto que usted espera ahorrar, el período que tendrá ese ahorro, cuál será la moneda y la finalidad del ahorro.

Un objetivo podría ser el siguiente: ahorrar como mínimo ¢200.000 desde enero del 2015 hasta junio del 2015, de forma tal que se alcance la suma de por lo menos ¢1.200.000, con el fin de comprar una nueva computadora para la empresa.

Si la meta es ahorrar para el pago de los aguinaldos de los empleados, se puede definir fácilmente el monto. Si la meta es ahorrar para comprar maquinaria en el exterior, el ahorro debería ser en moneda extranjera”, ejemplificóKattia Morales Ulloa, gerenta de Relaciones Corporativas del Banco de Costa Rica (BCR).

Morales recomendó establecer metas de ahorro a corto, mediano y largo plazo.

Es importante seguir sus objetivos y ser persistente.

“El ahorro ideal debe ser al menos el 10% del ingreso. Sin embargo, si no le alcanza para ahorrar ese monto, empiece con el porcentaje que pueda, pero inicie cuanto antes. El secreto del ahorro es la constanciay nodejarlo para después”, aconsejó Tania Jiménez, gerenta de Productos de Depósito de Scotiabank.

2. Incorpore su meta de ahorro dentro de su presupuesto.

Es muy útil tener la costumbre de plantear un presupuesto en el que enumere cuáles serán sus ingresos y gastos. Dentro de ese presupuesto, incluya un rubro de ahorro.

Jiménez recomendó hacer un presupuesto personal y otro para la empresa y mantener separadas las finanzas personales de las de su pyme y así evitar desórdenes financieros.

“El ahorro debe de estar incluido dentro del presupuesto mensual, de ello depende que no se vaya a destinar para algo que no estaba planeado”, expresó la gerenta de Scotiabank.

3. Aproveche los programas de ahorro que ofrecen los bancos. 

Víctor Acosta Muñoz, director general de Banca de Desarrollo del Banco Nacional de Costa Rica, recomendó utilizar los programas de ahorro programado que ofrecen las entidades bancarias para financiar egresos que generalmente se tienen a final de año, como el pago del marchamo, de aguinaldos e impuestos.

“Se debe ir generando un ahorro durante todo el año para que al final de año se puedan cubrir esos egresos y que no sea un golpe muy duro al flujo de caja”, dijo Acosta.

Estos permiten establecer un monto de ahorro –que puede ser semanal, quincenal o mensual- para fines específicos, el cual se rebaja de la cuenta que se tenga con el banco y se traslada a una cuenta de ahorro programado.

Generalmente, estas cuentas ofrecen una tasa de interés un tanto más atractiva que la del ahorro común.

Acosta recomendó incentivar el uso de este instrumento entre los empleados de la empresa para que ellos mismos enfrenten sus propios gastos.

También existen otras alternativas que ayudan a obtener ingresos extra, como los certificados de depósito a plazo y los fondos de inversión.

4. Reduzca gastos que no son esenciales y así mejorará su monto de ahorro.

Hay gastos que no se pueden eliminar, hay que afrontarlos, como por ejemplo pagar mes a mes el préstamo bancario adquirido.

Pero, hay algunos que no son tan relevantes y de los que se puede prescindir como todos aquellos “lujos” en los que a veces se incurre.

Por ejemplo, si se tiene la costumbre de comprar bebidas y snacks para los empleados, que generan altos costos, se puede empezar a reducir ese rubro o eliminarlo.

Calcule cuánto se podría ahorrar al año si se realizan algunas variaciones.

Por ejemplo, analice si valdría la pena irse a una oficina o a un local más barato y vea cómo se puede reducir el consumo de agua, teléfono, combustible, electricidad, recomendó Morales, del BCR.

Errores que deben evitarse al ahorrar

No incluir la meta de ahorro en el presupuesto.

No establecer objetivos que incluyan el plazo, monto, moneda y finalidad del ahorro.

No diversificar, ya que existen productos de ahorro según el objetivo y plazo.

Ahorrar sumas que sacrifiquen la liquidez de la empresa y luego la obliguen a asumir deudas o atrasarse en pagos.

Ahorrar montos muy altos que no se pueden sostener o muy bajos que no marcan la diferencia, o que no van a ayudar de una manera realista a alcanzar la meta.

 

Fuente: Tania Jiménez (Scotiabank), Kattia Morales (BCR).