No está mal querer llegar a la cima, pero podría estar sacrificando su salud y a su familia

Por: Joanna Nelson Ulloa 23 septiembre, 2016
Un mal hábito es administrar incorrectamente el tiempo y no delegar funciones porque cree que solo usted puede hacerlas.
Un mal hábito es administrar incorrectamente el tiempo y no delegar funciones porque cree que solo usted puede hacerlas.

Ser emprendedor e intentar liderar un negocio exitoso conlleva la realización de muchas tareas y esa carrera a veces se hace en solitario o con muy pocos colaboradores.

Esto provoca que se vayan adquiriendo malos hábitos para poder salir con todas las obligaciones.

Llega un momento en el que poco a poco toda esa presión empieza a carcomer aspectos de su vida personal y social, lo cual le pasa la factura pues su productividad se ve socavada, así como su calidad de vida.

Seguidamente, identificamos cinco malos hábitos que pueden estar afectándole y cómo puede eliminarlos.

1-Mala administración del tiempo

Al tener tantas responsabilidades, a veces no se priorizan los asuntos y se invierte todo un día en muchos temas que quizás no son tan relevantes.

Se ha preguntado alguna vez: '¿qué hice todo el día?', pues parece que no avanzó en lo que debía realizar.

Solución: Sara Mizrahi, coach empresarial de SM Coaching y psicóloga, recomienda establecer metas y objetivos por cumplir en su jornada y calcular más o menos cuánto tiempo se deberá destinar para efectuar cada tarea.

Ella aconseja identificar los siguientes cuatro puntos, lo cual le ayudará a ser más productivo:-Lo necesario y obligatorio: aquello que tiene que resolver con prontitud.

-Lo que tengo que hacer: aquello que puede calendarizar para organizarse mejor.

-Lo que se puede delegar: aprenda a encomendarles ciertas tareas a sus colaboradores, no todo tiene que realizarlo usted.

-Los distractores: identifíquelos y suprímalos o contrólelos. Por ejemplo, si su celular, las redes sociales e incluso estar conectado a Internet todo el día le hace desenfocarse de sus tareas, establezca momentos específicos en los que usará estos medios, pero no deje que le consuman.

2-Sacrificar horas de sueño a causa del trabajo

Cuando se tienen tantas cosas que hacer, a veces la solución más factible es dormir poco para terminar a tiempo.

Es entendible que eso ocurra en ciertas ocasiones, pero para algunos empresarios esto se ha convertido en una constante, que trae consecuencias.

Ello se debe a que, al no haber descansado bien. el trabajo no se hace diligentemente o la persona pasa de mal humor y estresada, lo cual incluso puede traer afectaciones a la salud.

Solución: Algunas personas se sienten descansadas al dormir ocho horas diarias, a otras les basta con seis o cinco. Lo importante es reposar bien.

Organícese de tal manera que pueda dormir cada día. Analice qué cambios requiere hacer para alcanzar esto.

3-Llevarse el trabajo a la casa

Al ser el dueño de una empresa no siempre se pone un límite entre la empresa y el hogar y es común que una vez que salga de ella continúe trabajando en su casa.

Este punto está ligado al anterior, ya que es importante descansar y no obsesionarse solo con el trabajo.

Solución: Crear una rutina en la que, al finalizar la jornada, cierra cada capítulo, se desconecta y continúa el próximo día.

"Hay que generar un listado de lo que tengo que hacer al día siguiente para poder irme tranquilo de la oficina o del ámbito laboral", enfatizó.

4-No sacar tiempo para la familia, ni para usted mismo

Las múltiples ocupaciones pueden alejarle de su familia e impedir que pase tiempo de calidad con ella.

No hay nada de malo en ser ambicioso y querer llegar a la cima. Pero, ¿para llegar a ella está sacrificando su relación familiar? ¿Vale la pena?

"Muchas veces los empresarios pasan tiempo con la familia, pero no están ahí. Su mente sigue en el trabajo", advirtió Mizrahi.

Otra área que se descuida es sacar un tiempo para usted mismo, para conocerse y hacer lo que le gusta.

Solución: Aprenda a alcanzar un balance entre las actividades de su empresa y su relación familiar.

Invierta tiempo para estar con su familia, busque actividades y temas comunes que les agraden a todos (a su pareja y a sus hijos, si los tiene, y a sus demás familiares).

En cuanto a su tiempo personal, analice cuáles son sus pasatiempos e intereses y saque un momento al día para dedicarse a ellos. Distráigase, practique algún deporte, la vida es más que trabajar.

5-Tener una mala alimentación

La falta de tiempo genera otras consecuencias: a veces se descuida la alimentación.

En medio de reuniones, eventos y entregas se comen alimentos poco sanos, no se toma agua y a veces hasta se come en el escritorio y se sacan solo 10 minutos para almorzar.Solución: Revise su alimentación, cree un plan que incluya una variedad de alimentos y elimine aquellos perjudiciales.

Destine una hora para comer, por lo menos, y procure hacerlo fuera de su escritorio para cambiar de ambiente.

EF 20 aniversario