Solo en 2015, las pymes crearon 706.450 empleos nuevos y aportaron un 16% al total de las exportaciones de los sectores comercio, industria, servicios y TI

Por: Joanna Nelson Ulloa 10 junio, 2016
El mantener un flujo de caja sólido que le permita a la pyme enfrentar compromisos de por lo menos los primeros tres meses, es fundamental para seguir en el mercado.
El mantener un flujo de caja sólido que le permita a la pyme enfrentar compromisos de por lo menos los primeros tres meses, es fundamental para seguir en el mercado.

Los microempresarios no deben bajar la guardia y más bien deben poner atención, como mínimo, a cinco retos que deben superar para mantenerse en el mercado nacional.

Guillermo Varela, director ejecutivo de la Asociación GS Uno Costa Rica, asegura que es un buen momento para que las casi 30.000 pymes del país tomen conciencia de la importancia para su rentabilidad de algunos aspectos que se suelen dejar de lado.

GS Uno es una organización dedicada a ofrecer capacitación en estándares internacionales y mejora continua a pymes.

Varela dijo que es preocupante que las 20.000 microempresas existentes son más vulnerables a errores o descuidos por parte de sus emprendedores.

En los últimos cinco años, unas 30.000 pymes se registraron como inactivas. Para Varela eso puede significar la falta de acción en una o más de las áreas claves, en especial porque muchas son de subsistencia y lo conveniente es transformarse en una empresa que pueda generar ingresos, ganancias y crecimiento, con objetivos a mediano y largo plazo.

Por eso, para mantenerse con éxito en el mercado, atienda a estos cinco retos:

1. Identificar el nicho correcto para ingresar al mercado

El secreto está en conocer muy bien ese sector del mercado a quien se va a dirigir. Esto se puede hacer mediante un ejercicio tan sencillo como  visitar un punto de venta potencial  para el producto y hacer un breve análisis:

- ¿Cuál es la categoría de producto en la que me moveré?

- ¿Cuáles son las características de esos otros productos?

- ¿Quiénes lo compran?

- ¿Cómo es su presentación?

- ¿Cuál es la negociación a la que llegó con el detallista?

2. Entender a la competencia.

Es importante entender qué han hecho los competidores para llegar donde se encuentran. Además, debe estar en constante monitoreo de los pasos que dan.

La estrategia es entender cómo ellos pueden ayudar indirectamente a mejorar la rentabilidad de su negocio.

3. Considerar costos logísticos.

La logística no es un término técnico ni que se aplique solo a las grandes empresas. Pero sí es un factor que puede llevar a la ruina a cualquier negocio.

Comprende todos los costos productivos, empaque, almacenamiento, transporte, distribución (en dos vías: lo que se debe invertir para hacer llegar los productos al punto de venta y el costo de retorno ya sea por daño, vencimiento o no venta) y las promociones y descuentos.

4. Disponer de un flujo de caja sólido.

Significa que la pyme debe tener un fondo sólido de efectivo para enfrentar compromisos de por lo menos los primeros tres meses, ya que muchos clientes pagan a 60 o 90 días.

Durante todo ese tiempo su empresa debe hacer frente al pago de planillas y gastos administrativos, por lo que no puede depender de los ingresos por ventas en esos lapsos que sus clientes no le han pagado.

5. Mantener alianzas colaborativas estratégicas.

La idea es tener un  apoyo estratégico con varios participantes de la cadena  de comercialización.

Se pueden enfocar desde el proceso productivo para generar volumen, complementarse con otros productores y hasta construir relaciones positivas de mutuo beneficio con distribuidores mayoristas y detallistas.