Cómo dar valor a los desechos orgánicos

Hace dos años, la empresa 360 ̊ Soluciones Verdes decidió dar respuesta a la falta de aprovechamiento de los desechos orgánicos en el país, a través de composteras de una empresa sueca, con la que mantienen una colaboración cercana que les permite ahora ser sus representantes en Centroamérica y el Caribe.

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

 Marianela Jiménez

El administrador de negocios Alejandro Fernández sumaba experiencia en la representación de marcas extranjeras y siempre tuvo la inquietud de qué hacer con los desechos orgánicos que se generaba en la cocina de su casa: hizo huecos en el jardín y fabricó algunos contenedores caseros, hasta que un día internet le dio la solución. El problema es que esa solución estaba en Suecia.

“Un día mi hija Violeta y su colega Vinicio Arias, ambos profesionales en Biotecnología, me presentaron una idea de composteras que encontraron en Internet, eran de Suecia y parecían ser perfectas para tratar los desechos orgánicos”, relató Fernández, quien se asoció con los jóvenes para crear la empresa 360 ̊Soluciones Ambientales y así importaron a un alto costo el primer modelo.

Tras probarlo, confirmaron que  funcionaba y decidieron establecer una relación con la empresa fabricante, la sueca Jora que es líder mundial tras 20 años de experiencia en la elaboración de estos contenedores que han sido una novedad en el mercado costarricense y latinoamericano, aseguró Fernández.

Hace dos años empezaron con una sola compostera, pero ya suman unas 75 vendidas. Entre sus clientes figuran familias, organizaciones como la Universidad Nacional y el Instituto Costarricense de Electricidad y, empresas como la Clínica Bíblica, el hotel Ave del Paraíso y Europcar.

Aunque su operación aún se concentra dentro del país, Fernández comentó que la página web de la empresa (http://360solucionesverdes.com) les ha deparado clientes potenciales en países como Honduras, Colombia y Ecuador, en tanto ya hicieron ventas en Argentina.

En camino vienen unas 88 composteras más de diferentes tamaños, empezando por la más pequeña que tiene capacidad para procesar 10 kg por semana y cuyo costo es de ₡230.000. La firma sin embargo tiene modelos que van hasta los $110.000 y son de gran capacidad.

¿Qué es una compostera? 

Es un contenedor, de varios tipos y tamaños, donde se coloca materia orgánica para que se descomponga mediante un ciclo aeróbico que resulta en un “compost” oscuro y muy rico.

En el caso de las composteras que distribuye 360 ̊su nombre deriva de su método rorativo de funcionamiento, ya que el contenedor queda suspendido y hay que girarlo al menos dos veces por día. Consta de dos compartimentos, rellenos de un material aislante y térmico que facilita la generación de calor, que alcanza hasta los 70 grados.

“Una familia de cinco miembros puede generar unos dos kilos de desechos orgánicos por día. En 15 días tendrían lleno uno de los compartimentos, que entonces se cierra y se sigue en el segundo. En otras dos semanas, el primer compartimento tendrá listo el compost”, explicó Fernández.

Los desechos se mezclan con aserrín compactado; al comprar su compostera recibirá una bolsa de 17 kilos de aserrín que le rendirá por tres meses –en el caso del modelo más pequeño- y luego cada bolsa adicional se puede adquirir a unos ₡7.000 o también puede optar por otros productos similares.

Aparte del giro, la empresa escogió su nombre para representar el cierre del ciclo completo del proceso de reciclaje, ya que en el país la mayoría de desechos son tratados, pero los orgánicos se estaban quedando fuera de tratamiento.

¿Para qué hacer compost?

Eso se preguntarán muchos. En junio, mes declarado del Ambiente en Costa Rica, la respuesta está en la importancia de generar menos residuos, incluso hasta un 50% de la basura que sacamos a la calle, además que prevenimos la degradación de estos residuos en botaderos, donde se genera gas metano, uno de los que provocan el efecto invernadero y contribuye a aumentar el calentamiento global.

También, al enviar menos desechos a este tipo de basureros a cielo abierto, ayudamos a proteger las fuentes de agua. No hay que menospreciar el valor agregado que damos a esta “basura”, ya que producimos un abono de alta calidad.

Otro trabajo que lleva adelante 360 ̊Soluciones Ambientales es lograr la exención del impuesto de ventas para las composteras, de forma que el precio pueda ser más accesible a más familias costarricenses.

“Esto va de la mano de la estrategia del gobierno de ser carbono neutral al 2020, por eso creemos que deberían apoyarnos. Por el momento tenemos un margen muy limitado de ganancia”, dijo Fernández, al adelantar que estarán en la próxima Exphore, el evento de hoteles y restaurantes que se realizará del  18 al 20 de junio, ya que lo consideran un sector potencial para sus productos.

Sobre su relación con la sueca Jora, indicó que va en aumento, ya que para ellos también se trata de una experiencia novedosa en Latinoamérica. Incluso están evaluando cambios a las composteras para adaptarlas aún mejor a las condiciones tropicales y para esto, pronto vendrá de visita personal de alto nivel de la firma.  “Han sido muy buenos socios y estamos ambas partes felices con la colaboración”, indicó el empresario.