ALIMENTOS BONAVIDA

Tras su divorcio vendió la empresa, fundó otra y ya vende en Walmart y Auto Mercado

Inició en un cuarto de 20 metros cuadrados y hoy trabaja en un espacio de más de 300 metros cuadrados; comenzó con tres personas y hoy tiene más de 20 empleados.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Hace siete años, la tecnóloga de alimentos Magaly Tabash Espinach decidió reinventarse y crear un nuevo negocio de helados naturales, que se ha ido extendiendo y hoy incluye una amplia variedad de productos.

En el 2010, ella le vendió su empresa de vegetales frescos cortados Vege Pac a su exesposo, luego de su divorcio.

No fue una decisión fácil, pues la empresa la había tenido ─junto con él─ por alrededor de 16 años, pero ya el entusiasmo hacia ese negocio no era el mismo.

Magaly quería cerrar esa etapa de su vida.

¿Cuál fue su inspiración para volver a emprender?

Su hija Luisana, que en ese tiempo tenía nueve años, no comía frutas, pero cuando se las daba en forma de helado sí las consumía.

Eso la impulsó a investigar, crear recetas y probar diversas frutas del país como mora, cas, fresa, naranja y guanábana.

Como el producto originalmente fue pensado para su hija como un alimento, se utilizan frutas frescas y sin azúcar, en lugar de las pulpas.

Al igual que su hija, Magaly analizó que era probable que muchos padres tuvieran esa misma experiencia, por lo que ese sería uno de sus mercados.

También se fijó en el público que busca productos saludables, los diabéticos y aquellas personas que no pueden consumir lácteos ni gluten.

LEA: Ella empezó a hacer helados para su hijo y ahora los vende en sodas y supermercados

La empresa cuenta con variedad de productos: helados de frutas, helados de yogur, yogur griego, aderezos y próximamente venderá mantequillas artesanales. (Alimentos Bonavida para EF)

Con la vista en los supermercados

Con el dinero de la venta de su anterior negocio pagó deudas. Además, mandó a comprar una máquina de México y moldes italianos para hacer los helados.

Entre sus amigos compartía los helados para que le dijeran si estaban muy ácidos, si les faltaba fruta y cómo podía mejorarlos.

Una vez que alcanzó el sabor ideal, contrató a un publicista para que le ayudara a diseñar los empaques y así fue que desarrolló la línea de helados Mr. Fito, bajo su empresa Alimentos Bonavida.

Como Magaly ya había acumulado experiencia con su negocio pasado, desde un inicio la meta fue ingresar a los supermercados más grandes del país.

Acudió a una ronda de negocios de Walmart en la que mostró sus productos, hubo interés en ellos y de inmediato pudo ingresar a esta cadena.

Unos meses después se incorporó a Auto Mercado.

La marca Nikkos consiste en yogur griego. (Alimentos Bonavida para EF)

La aceptación que tuvieron sus productos la hizo apostar por otros diferentes.

Como venía de una empresa que vendía vegetales, se le ocurrió empezar a desarrollar aderezos, siempre bajo la filosofía de que fueran sin preservantes y bajos en calorías.

Su idea era que la gente pudiera disfrutar de sus ensaladas, pero que estas no fueran insípidas.

La línea Vitto incluye varias opciones con zanahoria y jengibre, y pepino.

También hay un aderezo de yogur, así como de ajo y perejil.

LEA: Q' Rollo: la pyme familiar que elabora helados enrrollados

Posteriormente, decidió crear una línea de helados con yogur, pues hace como tres años ─mientras vendía sus helados en una Expomóvil─ muchas personas le preguntaron si tenía helados con leche.

Ella solo ofrecía los de frutas.

Entonces, vio que había un segmento al que no estaba llegando y fue de esta manera que surgieron las ‘yogupaletas’: de fresa, chocolate y mora.

Las 'yogupaletas' están hechas de los yogures griegos (llamados Nikkos) que produce la empresa y que incluyen opciones para los deportistas y personas que cuidan su salud.

La emprendedora espera que en dos meses puedan ingresar al mercado sus mantequillas artesanales: tradicional, con especias, con miel y varias presentaciones ghee, que es un tipo de mantequilla clarificada.

Lo que empezó como una idea para ayudar a su hija, ha ido creciendo.

Antes trabajaban en su casa, en el que era el cuarto de juegos de sus hijas y que tenía 20 metros cuadrados.

Ahora tienen su propia planta en Escazú, con un espacio de más de 300 metros cuadrados.

Al inicio solo trabajaba Magaly, con el apoyo de la trabajadora doméstica de su hogar y de un chofer. Hoy laboran más de 20 personas.

El plan de la empresaria es seguirse extendiendo a lo largo del país, pues todavía ve mucho potencial, y en un futuro valorará exportar.

También está invirtiendo en nuevo equipo para mejorar sus procesos y crear nuevos productos.

Actualmente, hay seis presentaciones de los aderezos Vitto. (Alimentos Bonavida para EF)

EF 20 aniversario