Diferenciarse de su competencia y tener un plan que les permita trabajar a corto y mediano plazo pueden mejorar las ventas de su empresa.

Por: Joanna Nelson Ulloa 3 octubre, 2013
Muchas veces tener un producto de gran calidad no es suficiente y acciones como participar en una feria o hacer cambios en su horario podrían generarle beneficios.
Muchas veces tener un producto de gran calidad no es suficiente y acciones como participar en una feria o hacer cambios en su horario podrían generarle beneficios.

Muchas veces pequeños y medianos emprendedores comienzan a sentir una desaceleración en el movimiento de su negocio. Aplicar en ese momento acciones específicas de mercadeo, pueden resultar muy efectivas.

Tras varios años de tener un salón de belleza en Tibás, Elena Alfaro debió cambiar de dirección y en esa circunstancia enfrentarse no sólo a una nueva localidad sino también a un nuevo público. Considerando que a escasos 100 metros tenía una escuela y además la posible clientela eran mujeres que trabajaban en oficinas y empresas, hizo un cambio en el horario de atención al público.

"El cambio de horario me ha beneficiado porque muchas mujeres que van a dejar a sus hijos a la escuela ya a las siete de la mañana pasan al salón para poder obtener un servicio y poder cumplir con sus responsabilidades, igual pasa en horas de la noche muchas veces a las 8 p.m. aparece una clienta y tenemos la posibilidad de atenderla. Estos cambios me han ayudado mucho a tener clientela porque como la situación es compeja hay que hacerlos para poder tener éxito", comentó Alfaro.

Para Lilliana Carranza Gerente de Mercadeo de Deloitte es importante que las empresas hagan un diagnóstico para determinar dónde está su problema. "No basta con tener un excelente producto: debe plantearse si su empresa está suficientemente focalizada en el mercado u orientada hacia el consumidor? También debe preguntarse si tiene bien identificado a su cliente o público objetivo?, ha analizado a sus competidores?, ¿cómo está en relación a ellos?, ¿cómo se diferencia de ellos?".

En algunos casos el problema puede ser que no ha gestionado bien las relaciones con sus stakeholders o públicos interesados ( distribuidores, vendedores, clientes, proveedores, etc) para hacer mejoras que hagan su producto más competitivo. También puede ser que la empresa tenga una deficiente planificación de marketing, o una mala capacidad de posicionamiento de marca y comunicación con sus audiencias interesadas, lo que le resta valor al producto.

Adicionalmente Alfaro cuenta en su sala de belleza con un lugar especial destinado a los niños de sus clientas de manera que puedan jugar mientras sus madres son atendidas. Para el futuro planea ofrecer el servicio de sala de belleza express, así podrá trasladarse a los domicilios de sus clientas y capturar otro mercado que por circunstancias no puede acercarse a la sala de belleza.

"La empresas o las pymes, debe tener un sistema de planificación de marketing que proporcione planes a corto y mediano plazo, debe construir una marca fuerte utilizando las herramientas de comunicación y promoción más rentables, y tiene que tener también un sistema que le permita identificar oportunidades, clasificarlas y priorizar las mejores", dice Carranza.

"Además el comportamiento de los clientes es una fuente básica de información para inteligencia de mercado. La empresa tiene que conocer las preferencias, necesidades y hábitos de sus clientes para poder orientar sus productos más al mercado, diferenciarse de los competidores y así motivar la demanda de los mismos. Por supuesto no es el único factor, pero es uno vital", agregó.

Etiquetado como: