PUBLICACIÓN DE EY

¿Qué caracteriza a un emprendedor de alto impacto?

El "liderazgo excepcional" es una cualidad de los emprendedores vitales o de alto impacto.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Usualmente, toda persona que crea una empresa desea alcanzar la cima, pero hay emprendedores que tienen más éxito que otros.

¿Qué distingue a aquellos que realmente logran alcanzar beneficios económicos, brindan trabajo a un amplio número de empleados y contribuyen a la mejora de sus comunidades?

Uno de los aspectos comunes de los emprendedores denominados de “alto impacto” –sin importar el tipo de empresa de la que se trate- es que poseen un "liderazgo excepcional”, de manera que dan a conocer con un buen tino su visión empresarial a sus trabajadores, a aquellos que invierten en su negocio, a la comunidad  en la que operan y, en general, al mercado.

La firma Ernst & Young (EY) realizó un análisis de las características de los finalistas del 2013 de los premios EY Entrepreneur of the Year, en Estados Unidos, y detectaron algunas características comunes de estos.

Hay dos criterios  para ser un emprendedor de alto impacto:

1-Tener un crecimiento de los ingresos del 20% o más al año.

2-Contar con un buen número de trabajadores y un crecimiento proyectado de plazas para los siguientes cinco años.

La publicación, denominada El Emprendedor Vital, hace un análisis de varios tipos de emprendedores: de compañías privadas, de compañías públicas (que venden acciones al público), aquellas respaldadas por capital de riesgo, las respaldadas por capital privado y las lideradas por mujeres.

En esta ocasión, le contaremos los aspectos más relevantes de aquellos emprendedores que lideran las empresas privadas, que es el porcentaje mayoritario de empresarios dentro de los estudiados.

Libertad para actuar

Dentro del estudio hecho por EY, se detectó que las empresas privadas participantes generalmente están empezando y son pequeñas.

Algo que las diferencia de otro tipo de empresas es que pueden trabajar con más independencia y flexibilidad.

Contrario a las empresas públicas (que cotizan en la bolsa), las privadas no deben rendir informes financieros ni de sus negocios para darlos a conocer al público.

Por el contrario, tienen la posibilidad de reservarse información clave, la cual es ignorada por sus competidores y no están tan presionadas en el ámbito financiero.

Estos emprendedores aprovechan los datos que poseen de sí mismos para sacarle provecho al mercado, tienen una visión a largo plazo de sus negocios y están libres de la presión del mercado para ofrecer un rendimiento a corto plazo.

También se evidenció la forma en la que estas empresas se mantienen financieramente: el 50% se autofinanció con las utilidades reinvertidas, mientras que otros pidieron créditos bancarios o acudieron a sus redes personales de apoyo.

Además, se trata de empresas con un crecimiento histórico vertiginoso: 33% en ingresos y 26% en lo referente al empleo.

Para seguir creciendo, estas empresas no se mantienen queditas: un 62% pretende invertir en mercados nuevos, como infraestructura, tecnología y capital humano.

Oportunidades de mejora

La publicación identifica algunas áreas en las cuales estas empresas pueden mejorar para continuar prosperando.

Un campo en el que deben actuar más es en la realización de adquisiciones.

Otro ámbito en el que deben trabajar es en el incremento de su rendimiento: procurar alcanzar su nivel máximo.

También se indica que deben perfeccionar la forma en la que gestionan su capital de trabajo y solidificar su capital global.

Según el informe, cada empresa debe considerar la estructura de capital global, manteniendo el equilibrio entre deuda y patrimonio para minimizar su costo de capital.