El año pasado ganó el premio a la Mujer Inventora en la feria Invention and New Product Exhibition (Inpex), en Estados Unidos.

Por: Joanna Nelson Ulloa 30 junio
Andrea Castañeda Smids, de 51 años, patentó su producto en Estados Unidos y el año pasado ganó el premio Mujer Inventora, del Invention and New Product Exhibition (Inpex).
Andrea Castañeda Smids, de 51 años, patentó su producto en Estados Unidos y el año pasado ganó el premio Mujer Inventora, del Invention and New Product Exhibition (Inpex).

Un día en enero del 2013 la empresaria tica Andrea Castañeda Smids se despertó de la cama y observó que tenía una profunda arruga en su escote. Buscó un producto que le ayudara a evitarla, tuvo que crearlo, con él ganó un premio en Estados Unidos (EE. UU.) y ya lo vende en ese mercado.

La arruga no estaba el día anterior y tardó alrededor de seis horas en desaparecer.

La emprendedora atribuye que esta se hizo debido a la posición en la que durmió y al tipo de colchón.

Andrea Castañeda cuenta que las ventas del producto en el país y en Estados Unidos han sido positivas.
Andrea Castañeda cuenta que las ventas del producto en el país y en Estados Unidos han sido positivas.

A ella no le gustó “para nada” como se veía, ni como la hacía sentir esa arruga y pensó que quizás otras mujeres experimentaban algo similar.

Decidió buscar en el mercado algún producto que le ayudara a evitar la formación de esos pliegues en su piel y no lo encontró.

A pesar de que esta no era su área de trabajo, se dedicó a investigar y se percató de que si dormía de lado, un seno se recargaba sobre el otro, de allí la aparición de esas marcas.

Igualmente, la gravedad, los cambios hormonales, el exponerse al sol y la pérdida de la elasticidad en la piel contribuyen a esta situación.

Así nació Bravity

Para evitar que se formaran estos pliegues, Andrea analizó qué podía diseñar y fue ideando un sostén que tuvo varios prototipos.

Los primeros tenían componentes de plástico que eran muy incómodos, hasta que llegó al diseño actual en el que se emplean telas frescas.

La emprendedora tenía claro que debía ser un sujetador cómodo, pues sería usado mientras se duerme y ella, como principal cliente, tiende a despertarse fácilmente en la noche.

El producto ─denominado Bravity─ no tiene copas, está diseñado bajo el sistema seamless o sin costuras. Este deja el busto expuesto, con el propósito de que los senos descansen y se realice el proceso de limpieza linfática.

Su función es que la parte superior del busto no se mueva y así no se formen las arrugas.

Mientras desarrollaba el sujetador, Castañeda fue realizando el proceso para patentarloen Estados Unidos y ya cuenta con la patente y con el registro de marca.

Además, contrató un estudio para probar la eficacia del sostén y se determinó que las mujeres que lo usaron obtuvieron una disminución del 19% de las arrugas en un mes.

Lo empezó a comercializar en Costa Rica en el 2015 y asegura que tuvo una respuesta positiva de las consumidoras.

En el 2016 participó en la feria Invention and New Product Exhibition (Inpex)en la que ganó el premio a la Mujer Inventora.

Justamente, las invenciones no son algo ajeno a la familia de Andrea.

Su padre Fernando Castañeda, químico de profesión, inventó una máquina seleccionadora de granos secos.

Él les inculcó a sus hijos la observación, buscar soluciones a los problemas y aceptar retos.

Aparte de trabajar en Bravity, hoy ella encabeza la que fue la empresa de don Fernando (Xeltron) y que vende máquinas electrónicas.

Andrea Castañeda cuenta que las ventas del producto en el país y en Estados Unidos han sido positivas.
Andrea Castañeda cuenta que las ventas del producto en el país y en Estados Unidos han sido positivas.
Ingreso a Estados Unidos

Recientemente, Bravity ingresó al mercado estadounidense y recibió el apoyo del empresario Kevin Harrington, quien solía aparecer en el programa de televisión Shark Tank.

Él es fundador de la compañía As Seen On TV y aparece en un anuncio en el que recomienda el producto.

La publicidad se empezará a emitir en julio en la televisión estadounidense, lo cual le brindará un mayor impulso al producto.

La emprendedora cuenta que las ventas hasta ahora han sido favorables y que ha tenido la oportunidad de realizar entrevistas en Estados Unidos para promocionar el sostén.

Andrea motivó a las mujeres que tienen ideas a atreverse a emprender.

“Es una cosa que se puede lograr si uno tiene clara una idea y cree que puede funcionar. No se desanimen, siempre tardan las cosas, nunca es fácil, pero vale la pena”, concluyó.

Costo y contacto

Actualmente, Bravity cuesta ¢19.500 y más adelante el precio aumentará a ¢26.000.

Está disponible en tallas XS, S, M, L y XL.

Puede adquirirlo en Guachipelín de Escazú, en Ofibodegas Capri, local número 18, contiguo al colegio Blue Valley.

Si desea obtener más información, puede llamar a los teléfonos 2215-3601 o al 8334-5040.

Igualmente, puede escribir al correo electrónico info@bravity.com.