ADEO RESSI, CEO DE THE FOUNDER INSTITUTE

Empresario de Silicon Valley: “Si crees y tienes pasión, debes hacer eso, hazlo realidad"

A los 21 años Ressi fundó su primera empresa, que vendió en una suma millonaria. Hoy, a los 42 años, su objetivo es ayudar a otros a alcanzar el éxito, por medio de The Founder Institute, que capacita a emprendedores. 


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Adeo Ressi es un empresario estadounidense de 42 años, quien a través de The Founder Institute se dedica a entrenar a personas alrededor del mundo que aspiran a establecer un negocio exitoso enfocado en tecnología.

Muchas de esas personas en un momento fueron empleados de diferentes compañías y, al ser capacitados, se convirtieron en empresarios independientes,  listos para fundar su propia empresa.

“Un empresario que fabrica empresarios”. Así describió a Ressi el diario estadounidense The New York Times.

Convencido de que Costa Rica tiene potencial para desarrollarse mucho más en el campo tecnológico, este año decidió abrir su programa de cuatro meses para que los emprendedores del país, interesados en lanzar una empresa de tecnología, reciban asesoría del instituto que lidera, el cual opera en 65 ciudades del mundo.

Ressi creó The Founder Institute –ubicado en Silicon Valley, Estados Unidos- en el 2009, inspirado en la crisis económica del 2008 que se trajo abajo a grandes empresas en Estados Unidos, que nadie habría imaginado.

Ressi es todo un ejemplo de cómo es posible luchar por lo que se quiere y alcanzarlo. Contó que ser un empresario –en los términos en los que lo es hoy día- no era algo que estaba dentro de sus planes cuando era más joven. Su plan siempre fue convertirse en arquitecto. Estudió dicha carrera por un tiempo, pero al final terminó cursando la carrera de ciencias ambientales, que abandonó cuando estaba a punto de concluirla.

Luego de dejar la universidad, a los 21 años fundó su propia empresa, llamada Total New York, la cual terminó vendiéndole a America On Line (AOL) y a Tribune Media. Tras construir varias compañías (hoy tiene tres), está dedicado plenamente a darle herramientas a otros para forjar el camino hacia el éxito.

Dice que tiene poco tiempo libre, pero cuando logra un espacio se dedica a la programación web, que visualiza como un rompecabezas por resolver.

Ressi conversó con EF Pymes el 3 de setiembre acerca de sus planes en el país, sobre cuáles son los principales errores que se deben evitar al crear una empresa y les brindó algunos consejos a los emprendedores que sueñan con tener su propio negocio de tecnología.

¿Por qué escogió Costa Rica para establecer su programa? ¿Cómo fue el proceso de elegir este país?

Escogemos una localidad primero al encontrar el equipo adecuado. Buscamos un grupo de personas que pensamos puedan construir un capítulo increíble, porque un buen equipo puede construir un buen programa en cualquier ciudad del mundo, independientemente de si existen buenas o malas condiciones económicas.

"En primer lugar y, ante todo, se nos acercó un gran equipo interesado en que lanzáramos un programa en Costa Rica y eso fue lo que nos hizo interesarnos en el mercado. A nivel de Centroamérica, creemos que Costa Rica es uno de los mejores mercados para lanzar un capítulo de The Founder Institute: hay estabilidad política, tiene un sistema educativo relativamente bueno, una economía relativamente buena.

"Creemos que Costa Rica y San José son buenas opciones para nosotros con el fin de construir un buen programa, si se toma en cuenta que tenemos un buen equipo".

¿Qué pueden aprender las personas que participen en el programa? ¿Cuál será su enfoque?

Tomamos personas que tienen trabajos generalmente diurnos, tienden a ser un poco mayores, de 34 años, y los ayudamos a convertirse en empresarios exitosos.

"El programa se concentra menos en la enseñanza y se enfoca más en la transformación. Le pedimos a la gente hacer cosas que los fundadores hacen para edificar su empresa. Todo fundador alrededor del mundo ha constituido una empresa, todo fundador en el mundo ha contratado a un equipo, todo fundador en el mundo ha creado un producto.

"Trabajamos con los participantes en el programa para hacer todo esto, los ayudamos a hacerlo proveyéndolos de la guía, de directores ejecutivos y dueños de empresas que lo han hecho antes y les damos una serie de asignaciones para construir una compañía. Comenzamos el programa con alguien que es un empleado y, al final del programa, terminamos con alguien convertido en todo un empresario".

¿Puede contarnos un poco de su historia como empresario? ¿Cómo empezó?

El Founder Institute es la octava empresa que fundo. Las siete compañías anteriores que fundé generaron aproximadamente $2.000 millones de valor para los accionistas.

"He tomado compañías en Estados Unidos con miles de empleados y el trayecto de una idea a una gran compañía es muy difícil, es una ‘montaña rusa’ de éxito y fracaso. Mucho del fracaso que ves en el mundo hoy es un resultado de errores que las compañías cometen en etapas tempranas.

"En el 2008, cuando hubo esta gigantesca crisis financiera, causada en gran medida por banqueros y políticos, me di cuenta que podía haber un mundo mejor si más empresarios fuesen exitosos en la construcción de compañías más interesantes, que contrataran más gente y crearan más oportunidades. Decidí tratar de resolver algunos de los problemas que quiebran a los empresarios y el problema número uno es la alta tasa de fracaso que experimentan los nuevos fundadores dispuestos a empezar un negocio.

"Millones de millones de personas en todo el mundo tienen sueños e ideas para un negocio y toman el primer paso y luego experimentan problemas y se dan por vencidos.

"Cuando creamos TheFounder Institute en el 2009 nuestra misión era ayudar a quien aspira a crear una compañía a ser más exitoso y no solo sobrevivir, sino mantenerse exitoso. Si creas 10 o 20 compañías al año realmente no impactaría al mundo para remediar algunas de las causas que crearon el colapso financiero del 2008. Para tener un impacto positivo, pensé que había que crear al menos 1.000 empresas de buena calidad por año. Estamos entrando a nuestro quinto año y hemos ayudado a crear más de 1.000 compañías (en el mundo)".

Pero, antes de fundar todas esas compañías, ¿cómo fueron sus inicios? ¿Contó con el apoyo de alguien?

No realmente. Tenía un trabajo en un banco y no me gustaba para nada. Renuncié a ese trabajo en dos meses y tenía unos cuantos ahorros de ese trabajo y empecé mi primera compañía, que eventualmente se vendió en $750 millones.

¿De qué era la compañía?

Se llamaba Total New York y se convirtió en AOL Digital Cities. Era una guía regional de la ciudad, similar a un periódico en línea.

Leí en la revista Forbes que usted decidió abandonar la universidad cuando ya casi iba a terminar. ¿Por qué hizo eso?

Sí, deserté, después de cuatro años. Ya ni me acuerdo, creo que me faltaban como cinco créditos. Este es un lado divertido de la historia: uno de los créditos que tenía que tomar era el examen de aptitud del idioma español y yo entendía español bien y probablemente habría pasado el examen, pero nunca encontré el tiempo para hacerlo porque tomé un trabajo de verano y planeaba regresar a la universidad.

"Pero renuncié a ese trabajo y comencé mi propia compañía y la compañía tuvo éxito muy rápido. A la compañía le estaba yendo muy bien y luego no pude sacar el tiempo para regresar y terminar con los últimos requerimientos. La realidad es que el espíritu emprendedor se apoderó de mí".

En su criterio, ¿cuáles son los errores principales que cometen los empresarios que los hacen fracasar?

Una compañía es muy sensible al inicio y cualquier decisión que se toma puede ser mortal. Empieza con quien eliges para trabajar, muchas veces el fracaso de una compañía se debe a la ruptura del equipo fundador, crees que conoces a alguien y empiezas a trabajar con él y surge algún desafío y la relación se rompe, te desalientas y te das por vencido. Por ejemplo, en mi segunda compañía trabajé con un amigo de la secundaria y un día no llegó a la oficina y no teníamos suficiente dinero para pagarles a los empleados. Él retiró el dinero y se fue a Las Vegas a apostar. Era un amigo de la secundaria que yo conocía muy bien y casi hace que la empresa quebrara.

"Otra causa es escoger el modelo de negocios incorrecto que no te permite generar ingresos. Escoger un mal nombre puede ser otro problema.

"Lo que tratamos es que los que participan en el programa interactúen con dueños de empresas para evitar esos errores.

"No quiero que me mal interpreten, es posible cometer errores garrafales. De hecho, un 13% de nuestros graduados han fallado. Incluso bajo la guía de expertos y con muchos recursos, todavía es posible fallar.

"Uno de los errores más grandes es que la gente no ama lo que hace. Creen que aman algo, porque puede ayudarles a alcanzar dinero o los puede hacer famosos. Por ejemplo, les gusta jugar vídeo juegos o tomar vino y buscan establecer una empresa basados en eso. Dicen: ‘eso me hará millonario’. Luego se dan cuenta que no aman la compañía que crearon".

¿Qué consejos le daría a una persona que quiere empezar un negocio en tecnología?

Lo primero es dedicar tiempo para estar seguro de que estás trabajando en algo que amas. Tienes que hacer un análisis profundo y pensar genuinamente en un problema que quieras resolver, un área que realmente quieras arreglar en el mundo, un campo que despierte tu curiosidad, algo que te inspire a despertarte cada día.

"Si no puedes encontrar algo que te apasione genuinamente, el tipo de deseo ardiente para trabajar cada día, entonces es mejor esperar para empezar una compañía, hasta que tengas eso".

¿Qué personas lo inspiran?

Tengo la fortuna de ser amigo de mucha de la gente que me inspira. Diría que Elon Musk (fundador de SpaceX, cofundador de PayPal) que fue mi compañero de cuarto en la universidad. Creo que probablemente es uno de los mejores emprendedores que he conocido. Es una inspiración, es un pensador diligente, meticuloso y es un ingeniero excepcional.

"Considero que todo lo que crees que es posible, se puede hacer. Si crees y tienes pasión, debes hacer eso, hazlo realidad.

"Algunos fundadores me dicen: 'Adeo, no puedo hacer suficiente dinero con mi negocio para mantenerme'. Pienso que no hay tal cosa como 'no puedo'. Tú puedes hacerlo, solamente no estás poniendo el esfuerzo mental y la determinación suficiente para hacer que suceda.

"Cuando empiezas a decir 'no puedo', por supuesto, nunca vas a lograrlo.

"Gente como Elon te recuerda que cuando alguien pone su mente en algo, hace lo imposible. Él ha creado dos difíciles compañías multimillonarias simultáneamente, siendo el CEO y CTO de las dos.

"Si me dices que no puedes ganarte la vida con tu negocio incipiente, eso equivaldría a escuchar a Elon decir: 'No puedo construir un cohete e ir al espacio'. Pero, él lo hizo".