PAPEL PLIRIO

Del error al éxito: Jóvenes guanacastecos crean papel a partir de lechuga de río

La invención ganó el primer lugar del proyecto Generación E, una iniciativa de la Escuela de Administración de Negocios de la UCR que promueve el emprendimiento entre los jóvenes de primer año que estudian Dirección de Empresas.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Un error le permitió a Beyker Obando Zambrano, un estudiante de primer año de Dirección de Empresas de la Universidad de Costa Rica (UCR), darse cuenta que una plaga que existe en el río Cañas, ubicado en Santa Cruz de Guanacaste, es el ingrediente perfecto para crear papel.

Tanto él como sus compañeros, quienes estudian en la sede de Liberia, tenían que crear una empresa y desarrollar toda una estrategia en torno a ella para un curso y decidieron enfocarla en una empresa que elabora papel a través de un componente natural.

Luego de investigar, decidieron utilizar los lirios acuáticos de dicho río y Obando le pidió a su papá recolectarlos. Sin embargo, su papá se equivocó y, más bien, le trajo lechugas de agua, cuyo nombre científico es Pistia Stratiotes.

“Mi papá me dijo: ‘¿Por qué no hacés algo con esas plantas que andan en los ríos?’ Yo le dije: ‘Está bien, saque lirios acuáticos’. Y él me llevo lechugas, en vez de lirios”.

“Al él llevarme las lechugas, tuve que trabajar con las lechugas y logramos hacer el producto. También fue un aporte de mi padre, no porque él conociera de cultivos, ni de plantas, sino porque se equivocó a la hora de extraer la planta”, narró el joven de 18 años.

Este tipo de planta tiende a propagarse muy fácilmente y, si no se controla, puede convertirse en una plaga.

"La planta es oxigenadora, pero para ella misma, es una plaga en el río porque no produce la cantidad de oxígeno para abastecer el río, por eso mata lo que está alrededor de ella", explicó Obando.

Gracias a su error y después de 18 pruebas para elaborar el papel con esta lechuga, Beyker y sus compañeros lograron su cometido.

“Le echábamos cosas y cosas para que el papel se mantuviera unido. Cuando llegamos al número 17, nos dijimos: '¿Qué hacemos?' Creímos que ya habíamos fallado como idea innovadora”.

“Sin embargo, dejamos en una bandeja la pasta pura (con la lechuga), natural, sin químicos y esa pasta, al secarse, fue la que nos proporcionó el papel. No pretendíamos ese resultado”, rememoró Obando.

De ahí surgió el proyecto Papel Plirio, una empresa que inventaron para su proyecto y  que evoca a los lirios que utilizarían. Obando contó que decidieron dejarle el nombre de los lirios por un asunto de originalidad, aunque el ingrediente principal sean las lechugas.

Según Obando, el papel no arde en llamas como el papel común, sino que se quema más lentamente, lo cual lo hace tener un valor agregado, sumado a que tiene un costo productivo bajo. Además, asegura que se puede reciclar cuatro veces, en comparación con el papel normal, cuya capacidad de reciclaje es menor, según investigó el joven.

Galardón

El proyecto Plirio, integrado por Daniela Castillo, Fabricio Contreras, Elber Gómez, Jennifer Oporta y Obando, obtuvo el primer lugar de Generación Emprendedora (Generación E).

Según Alina Granados, coordinadora de la Cátedra de Introducción a la Administración de Negocios de la UCR y de Generación E, esta esuna iniciativa que surgió de la Escuela de Administración de Negocios en el 2012 para promover el emprendimiento entre los jóvenes de primer año.

"El proceso se da a lo largo del semestre, en el cual los estudiantes van aplicando los conceptos vistos en clase para generar una idea de negocios innovadora y concluye al final del semestre cuando se seleccionan las mejores ideas para un evento final que consiste en la presentación de 40 ideas de negocios de diversa naturaleza: alimentos, tecnología, servicios, entretenimiento, entre otros", explicó Granados.

La presentación de las ideas se realizó el 28 de junio en la sede Rodrigo Facio. Como premio por obtener el primer lugar, a los jóvenes les otorgaron ¢400.000.

Meta

Cuando no está estudiando o en clases, Obando le ayuda a su papá en trabajos de construcción.

Se describe como una persona a quien le inculcaron valores de superación y como un amante del fútbol, a quien también le gusta andar en bicicleta.

Viaja todos los días desde Santa Cruz hasta la UCR de Liberia a recibir clases, para lo cual tiene que realizar un viaje de dos horas, tanto de ida como de vuelta.

Su meta es crear su propia empresa. De hecho, sueña con convertir a Papel Plirio en una realidad y poder vender el papel en el mercado.

"Por productividad podríamos sacar muchas ganancias en poco tiempo", vaticinó el joven.

Según Obando, se encuentran en el proceso de patentar la invención.