El negocio cuenta con sitio web, usa las redes sociales y tiene una aplicación. Próximamente, contará con una tienda virtual.

Por: Joanna Nelson Ulloa 25 noviembre, 2015
La empresa comercializa diferentes accesorios para motociclistas, como alforjas y maleteros.
La empresa comercializa diferentes accesorios para motociclistas, como alforjas y maleteros.

Andrés Agudelo Vargas empezó su negocio de venta de accesorios para motos a mediados del 2012, cuando trabajaba en el call center Convergys en soporte técnico. Luego de tres años, la pyme -en la que laboran tres personas- ha evolucionado y hoy recurre a los medios digitales para darse a conocer.

Pero, ¿cómo surgió la empresa?

Él siempre ha sido aficionado de los motores y motocicletas, por lo que le pidió a su tío Rubén –quien se dedica a la confección de bolsos y jackets- fabricar una docena de chalecos que Andrés mismo diseñó.

La empresa inició vendiendo chalecos.
La empresa inició vendiendo chalecos.

Primero quería probar si tendría éxito vendiéndolos y así determinar si valía la pena establecer un negocio formal. Su tío los elaboró y Andrés empezó a ofrecérselos a motociclistas en los parqueos de los supermercados y en las calles. Los chalecos se agotaron.

Fue cuando Andrés pensó en “echarse al agua”.

Luego, con el apoyo de su primo y otro colaborador, la empresa empezó a elaborar otros accesorios como alforjas, estuches de tanque de moto, cobertores de zapatos y maleteros traseros.

Andrés Agudelo es el propietario del negocio.
Andrés Agudelo es el propietario del negocio.

Así fue como nació oficialmente MotoRacer CR, por lo que Andrés decidió inscribirse en la Dirección General de Tributación del Ministerio de Hacienda, adquirió las facturas autorizadas e inició la venta de sus creaciones en empresas de repuestos para motos en San José, Cartago, Alajuela y Heredia.

Incluso vendía los artículos a los motorizados del call center en el que laboraba.

En la misma empresa se confeccionan los productos, que luego son distribuidos a empresas o a consumidores.
En la misma empresa se confeccionan los productos, que luego son distribuidos a empresas o a consumidores.
Sitio web, redes sociales y app

Andrés entiende que hoy día las personas invierten gran parte de su tiempo en los medios digitales, por lo que decidió promocionar su marca por esta vía.

Él mismo creó el sitio web de su empresa, abrió una página de Facebook y se unió a Twitter. Pero eso no le bastó, fue más allá: creó una aplicación para dispositivos Android, disponible en Google Play.

En la app se pueden visualizar los productos de la empresa, hay un manual de manejo para motociclistas, y un archivo con tips de seguridad para los conductores de moto.

En ella también hay acceso al sitio web de la empresa y a sus redes sociales, así como información de contacto y desde la app se puede llamar al mismo Andrés directamente o escribirle un correo.

A través de estos medios, poco a poco fue atrayendo a una comunidad de motociclistas que hoy emplea sus productos. Precisamente, una parte de sus ventas se efectúan por estos medios, pues aunque tienen un taller, no existe una tienda física en la cual se compren los productos.

También establecieron contactos con empresas que comercializan motos o repuestos, de manera que les venden al por mayor su línea de accesorios o crean productos personalizados para estos negocios.

Algunos de sus clientes son Indianápolis, Yamaha y UM.

Renuncia y planes

Para mantener su empresa, Andrés –de 32 años- se dedicaba a ella en las mañanas y, a partir de las 4 p.m. y hasta las 11 p.m., iba a trabajar a Convergys.

Esto se mantuvo así por tres años, hasta que en julio de este año -debido al crecimiento de su pyme- decidió renunciar y dedicarse a tiempo completo a ella.

Su plan es seguir desarrollando el negocio.

Para eso seguirá promoviéndolo aún más en el mundo digital, por lo que planea habilitar una tienda virtual y que la gente pueda realizar compras con su tarjeta de crédito y débito.

“Esta semana me entregan el datáfono para poder empezar a recibir pagos con tarjeta”, contó.

También espera realizar un convenio con Correos de Costa Rica para cuando se efectúen las ventas virtuales y el próximo año introducirá unsalveque para guardar el casco y así no tener que andarlo en la mano.

Asimismo, espera expandir la marca hacia otros países, iniciando en Colombia, y tiene un proyecto para ofrecerle servicios de publicidad —por medio de video— a las empresas que venden motos en el país.