EVÍTELAS O DESTIÉRRELAS

Cinco prácticas que desmotivan a los empleados de una pyme

La excesiva rigidez, sentirse vigilado o atado y que sus opiniones no sean valoradas son factores de frustración para los colaboradores


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

¿Qué tanto valora su pyme el aporte de sus trabajadores? ¿Qué decisiones toma su empresa a favor de ellos? ¿Cuál es el trato que les brinda?

El capital humano es uno de los componentes más importantes de un negocio, pues gracias a su labor se ejecutan las diferentes metas fijadas.

Sin embargo, puede llegar a descuidar esa área y caer en ciertas malas prácticas –algunas incluso son ilegales– que causan desmotivación y hasta frustración en los trabajadores.

Estas son algunas de ellas:

1-Incumplimientos en materia de pagos.

El cumplimiento de las obligaciones (como el pago de las cargas sociales, horas extra, aguinaldo y vacaciones, entre otros rubros) es algo que debe hacerse, pues –le guste o no- así lo establece la ley, aunque le resulte difícil a su pyme.

En algunas empresas se paga tarde el salario, o se paga solo una parte, lo cual hace pasar congojas a algunos empleados, quienes dependen de esos ingresos y hacen planes de antemano.

Procure sufragar a tiempo los salarios, el monto acordado y efectuar todos los pagos que por ley les correspondan a los trabajadores. Para ello, es recomendable formalizar su empresa.

2- Prometer un beneficio y luego no otorgarlo.

“Si logramos esa venta, prometo pagarle...”. La venta se logra y no pasa nada.

“En un año se convertirá en jefe del área financiera…”. Transcurre el año sin que el empleado haya incurrido en algún fallo que justifique que no le den el puesto y no pasa nada.

Tenga cuidado con las promesas que le hace a sus empleados. Aparte de que su incumplimiento puede desilusionarlos, lo deja a usted mal parado al evidenciarlo como una persona poca seria en la que no se pueda confiar.

LEA TAMBIÉN Vigile las causas de la desmotivación en su empresa

3-Falta de interés en capacitar a los trabajadores.

Eduardo Villafranca, presidente de la empresa de consultoría RBA, mencionó que la ausencia de talleres y capacitaciones también puede generar desmotivación en un empleado.

El colaborador puede sentir que no le están dando las posibilidades de superación, de hacer una carrera en la empresa y de aprender suficiente.

Para remediar esto, cada cierto tiempo puede brindar capacitaciones en su empresa sobre temas relativos al trabajo que desempeñan los empleados o que les guíen sobre cómo mejorar su calidad de vida.

Esto no solo contribuiría a que realicen mejor su trabajo, sino que les hará sentir apreciados, pues se invierte en su educación.

4-Excesiva rigidez de las autoridades de la empresa. 

“No se puede”, “aquí las cosas se hacen así”, “no le doy permiso”, “no es mi problema”.

¿Qué clase de jefe es usted? ¿Uno autoritario, que no cede ni un centímetro a las solicitudes de sus empleados? ¿O uno firme, pero abierto a escuchar opiniones y críticas?

La excesiva rigidez, el sentirse vigilado, atado y sin que sus opiniones sean valoradas son factores de frustración.

No se trata de ser un jefe permisivo y que el empleado domine todas las decisiones. Pero es saludable para una empresa que los empleados tengan libertad para exponer sus ideas y que éstas sean verdaderamente tomadas en cuenta.

5-Discriminación en perjuicio del personal femenino.

“Mejor no ascendamos de puesto a María porque si queda embarazada hay que darle la licencia por maternidad y vamos a perder mucha plata. Pongamos a Juan”.

¿Le ha cruzado alguna vez por su mente un pensamiento similar al anterior?

Villafranca lamentó que hoy día aún hay empresas en las que no hay igualdad en el pago de salarios a hombres y a mujeres que cuentan con las mismas capacidades, pues se favorece al varón.

LEA TAMBIÉN La diversidad y la integración de las mujeres potencia la innovación en las empresas tecnológicas

Otra situación es que no se les da la oportunidad a las mujeres de acceder a ciertos puestos, pues se pone en tela de duda sus habilidades en contraposición con un hombre.

La empresa después lo terminará pagando (la discriminación) no solo por la desmotivación de las personas (que genera), sino porque no está aprovechando las oportunidades que tendría si pudiera contemplar a toda la nómina con igualdad de condiciones”, advirtió Villafranca.

Si en su empresa sucede esto, una manera de desterrar estas prácticas es capacitándose en temas de equidad de género a usted mismo y especialmente a aquellos trabajadores que se desempeñan como jefes y buscar trabajar por la eliminación de prejuicios diariamente.

EF 20 aniversario