EMPÁPESE DE LA NORMATIVA QUE REGULA ESTE TEMA

¿Su pyme respeta los derechos de sus consumidores? Evalúese

Evite conflictos con los clientes y protéjase de denuncias ante la Comisión Nacional del Consumidor y hasta de demandas judiciales.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La decisión de emprender y de abrir un negocio abarca cumplir con requisitos típicos (patente municipal, Tributación y permiso del Ministerio de Salud) y con los derechos de los consumidores a los que les venderá sus productos o servicios.

Seguirlos al pie de la letra le evitará eventuales conflictos con los clientes y hasta lo librará de denuncias ante la Comisión Nacional del Consumidor —órgano adscrito al Ministerio de Economía, Industria y Comercio— o de demandas ante los tribunales de justicia.

Estas son algunas de esas garantías esenciales. Evalúe si su pyme cumple con ellas o no, para ejecutar cambios si fuese necesario:

1-Ofrezca información clara y completa

Es fundamental que su empresa brinde información clara, veraz y completa de los productos y servicios que brinda. El comerciante está obligado a detallar al consumidor todos los datos relevantes del producto, que afecten finalmente la decisión de consumo.

"Esto incluye las características del bien, los riesgos, si los hubiese, igual si hubiese un defecto"recalcó Uri Weinstok, abogado de la firma legal BLP, quien es experto en derecho de la competencia y del consumidor.

Weinstok agregó que también se debe indicar si el producto es nuevo o es de segunda, el precio (incluyendo los impuestos y todos los cargos).

Es común que en el menú de algunos restaurantes explícitamente se ponga una leyenda que dice que el precio no incluye los impuestos. Esto es una violación a la legislación, ya que el consumidor debe tener claro —sin necesidad de ponerse él a calcular— cuánto es lo que le van a cobrar.

Igualmente, en los estantes de los negocios el precio que se señala sobre un producto es el que debe cobrarse. No es aceptable que cuando se vaya a la caja a pagar le cobren un monto mayor, que difiera con el indicado en el estante. Cuide mucho esto.

Por otro lado, no se vale exagerar las virtudes de un producto o servicio, ni mucho menos mentir sobre alguna de sus propiedades, pues está prohibida la publicidad engañosa.

2-Cumpla los lineamientos en garantías

Todo bien o servicio cuenta con una garantía mínima de 30 días hábiles, aunque una empresa puede decidir que sea mayor. En ese caso, esa garantía mayor que se establezca es la que regiría.

La garantía debe indicarse por escrito cuando se comercializan bienes como equipos, aparatos, maquinaria, vehículos y herramientas o se brindan servicios de reparación, montaje o reconstrucción de esos bienes,.

“Esta debe constar en la etiqueta, en documento separado o en la factura que se le debe entregar al consumidor en el momento de venderle el bien o de prestarle el servicio”, se establece en el reglamento a la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor (artículo 105).

En el período de garantía, al consumidor se le puede devolver el dinero que pagó, darle otro producto de iguales o similares características o que se repare el artículo gratuitamente.

En el caso de las reparaciones, el negocio tiene usualmente un plazo no mayor a 15 días naturales —con ciertas excepciones— para reparar el bien. Si no lo hace así, el consumidor puede pedir que le den un bien nuevo o que le devuelvan el dinero.

Además, es fundamental que no confunda su política de devoluciones o cambios con la garantía.

Por ejemplo, usted puede darle la opción a quien compre una camisa en su tienda para que la cambie por otra en cierta cantidad de días, si varía de opinión o no le queda.

También puede decidir que no acepta cambios. Excepto si la compra se da fuera del establecimiento comercial, situación en la que el consumidor tiene derecho a retractarse en un plazo de ocho días, en ciertos casos.

Recuerde que no puede alegar que un producto no tiene garantía, ya que legalmente todo producto la tiene.

LEA MÁS: Seis de cada diez consumidores ticos califican su experiencia de compra de regular a deficiente

3-Si decide aceptar tarjetas, no ponga limitaciones

Si su negocio decide aceptar pagos con tarjeta, no es válido que ponga limitaciones contrarias al reglamento de Tarjetas de Crédito y Débito.

No está permitido:

-Establecer mínimos de compra. Por ejemplo, decir que acepta tarjeta desde compras de ¢1.000 o ¢5.000.

-Eliminar descuentos por el uso de la tarjeta de débito y crédito. Es usual que en ciertos comercios digan que hacen descuentos si se paga con efectivo, pero no así con tarjeta. Eso va contra la normativa.

-Imponer recargos por el empleo de las tarjetas de crédito o de débito.

4-Si plantea promociones, fije reglas y cúmplalas

Si su negocio establece una promoción (regalar un artículo, por ejemplo), es fundamental que determine las condiciones previamente.

Dentro de ellas se encuentra la duración de la promoción (inicio y final), detallar en qué consiste, establecer las restricciones o límites y explicarlos, y estipular cómo debe proceder el ganador del premio para reclamarlo.

A su vez, si decide ofrecer descuentos (especialmente ahora que viene la época navideña) recuerde colocar el precio anterior del bien o el servicio, así como el nuevo precio o qué ventaja obtendrá el consumidor de ellas.

Igualmente, debe indicar si la oferta tiene alguna limitación.

Recuerde que toda la publicidad que emita su empresa le compromete. Así que, tenga cuidado con las afirmaciones o promesas que hace.

Conozca estas normas

Evite que la ignorancia juegue en su contra.

-Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor.

-Reglamento a  la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor.

-Reglamento de Tarjetas de Crédito y Débito.

EF 20 aniversario