DISEÑE UNA ESTRATEGIA

Una aplicación móvil en su pyme le ayuda a incrementar las ventas

A través de una aplicación en el celular, una pyme puede ofrecer información, productos y servicios, así como descuentos.



  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Para bien o para mal, los celulares inteligentes se han convertido en el “amigo” inseparable de muchas personas. De hecho, hay quienes pierden el celular y sienten que les falta una parte de ellos, pues lo usan para todo: navegar en redes sociales, comprar, escuchar y descargar música, pagar el agua, la luz, hablar con los amigos, la lista es interminable.

Esto debe ser aprovechado por las empresas, especialmente por las más pequeñas, para alcanzar de forma más efectiva a este amplio sector de la población, que ha hecho de su celular prácticamente una extensión de su cuerpo.

Pero, ¿cómo hacerlo? A través de las aplicaciones o apps para celulares y tabletas.

Ronald Hernández Cisneros, director de la unidad móvil de Avantica Technologies, explicó que las aplicaciones son un  nuevo canal de comercialización, que se puede emplear para brindar información, ofrecer productos o servicios, y dar soporte, generalmente en tiempo real.

“Con una adecuada estrategia móvil (una pyme) puede incrementar sus ventas, al no ser solamente un nuevo canal, sino también permitirle atrapar ventas en el momento preciso", explicó Hernández. "Por ejemplo, el poder darle la opción a su cliente de venderle X producto o Y servicio a un descuento especial por ser usuario del app móvil y estar cerca de cierta sucursal. También existe la posibilidad de realizar ofertas para venta de productos, que tal vez sería difícil que el cliente llegara a encontrar por sí solo o que no se le ocurriera adquirir en ese momento”.

Pero, no se trata solamente de crear una aplicación, sino de establecer toda una estrategia para que su uso sea efectivo.

Diseño de una estrategia

Marcela Dupont, country manager de la empresa GeneXus Costa Rica, manifestó que si una empresa quiere subsistir y ser competitiva, es necesario que instaure una estrategia de aplicaciones móviles.

Según Dupont, para lograrlo, lo primero que se necesita es una tecnología flexible y una multiplataforma que le permita desarrollar aplicaciones rápidamente y que se pueda ejecutar en los grandes sistemas operativos (como iOS, Android y Windows Phone) de los celulares inteligentes o smarthphones.

En segundo lugar, Dupont recomienda “escuchar a su potencial cliente”. Para ella, es importante observarlo y entender qué puede darle a través del teléfono en el bolsillo. “Aquí pueden surgir aplicaciones intraempresa también. Pero, esto depende del foco de negocio de la empresa”, sugirió.

Dupont dijo que es vital que las aplicaciones sean de diseño responsivo. Esto significa que el diseño debe adaptarse a todos los tamaños de pantallas.

Otro elemento importante es que funcionen, incluso cuando no haya conectividad. “Hay que evitar la sensación de frustración o pérdida de tiempo… No hay que descuidar la interfaz, la usabilidad y el diseño debe ser amigable”, enfatizó Dupont.

De acuerdo con una investigación de la firma IDC, dedicada a investigación de mercado, y de GeneXus Internacional, alrededor de un 22% de empresas en América Latina tienen una estrategia de aplicaciones móviles en funcionamiento.

Además, según el estudio, un 15% de las empresas se halla en una etapa de implementación y el 19% pretende instaurar dicha estrategia en un lapso de seis a dieciocho meses.

Fidelidad

Tanto Dupont como Hernández coincidieron en que, cuando una empresa cuenta con una aplicación, esto la acerca con el cliente, quien desarrolla cierta fidelidad hacia ella, lo cual puede derivarse en el aumento de las ventas.

Según Hernández, el uso de apps por parte de una empresa la hace ver como innovadora. “Muchos clientes encuentran esto agradable y diferenciador con respecto a la competencia”, indicó el director.

Hernández contó que muchos de sus clientes han reportado que el tráfico por sus aplicaciones móviles, en ciertos casos, ha alcanzado el doble o el triple del que se genera por navegadores tradicionales.

“La gente tiende a volver con mayor frecuencia a revisar qué hay nuevo, por la facilidad de hacerlo por su teléfono o tablet”, precisó.

Costos

Para Dupont, de GeneXus, el costo económico de establecer una estrategia de aplicación móvil es relativo, pues en el mercado hay opciones desde muy accesibles hasta más caras.

“Existen herramientas de desarrollo que con templates básicos te permiten desarrollar tu propia app de manera gratuita", aseguró.  "Luego existen tecnologías multiplataforma que permiten customizar la solución de acuerdo con lo que requiere el negocio y esto tiene un costo. Y hay consultoras que, además de ofrecerte la tecnología, te asesoran y diseñan la solución de acuerdo con lo que necesites”.

Hernández, de Avantica, consideró que el desarrollo de la aplicación tiene un costo, además de que hay que actualizarla con información.

Otro de los posibles gastos es contratar a un empleado que se dedique a actualizar el catálogo de ventas y de ofertas de la aplicación, ejemplificó Hernández.

“En el mercado se pueden encontrar soluciones baratas (en el rango de unos pocos miles de dólares), hasta llegar a soluciones bastante complejas (de decenas de miles de dólares)”, dijo.

Ejemplo interesante

Hernández contó que una aplicación que le ha llamado la atención es una llamada “¿Qué Comemos?”, la cual funciona en Costa Rica y que permite ordenar comidas de diferentes restaurantes del país, sin la necesidad de hacer llamadas.

Esta aplicación tiene la ventaja de que las empresas que aparecen no tuvieron que desarrollar la aplicación e incurrir en gastos por ello, sino que se deben afiliar para aparecer.

Hernández relató que él usa esa aplicación para ordenar pizza de un restaurante pequeño que se ubica cerca de su casa.

“En este caso, yo gano como cliente porque tengo una forma muy interesante de hacer mi pedido y la pizzería gana, ya que es una venta más que salió del hecho de ver rápidamente en un app móvil qué había para comer cerca de donde estaba.

Hernández señaló también que este tipo de aplicación genera un ahorro, pues no es necesario tener empleados para que atiendan el teléfono y, además, se evitan errores al ordenar la comida, pues el consumidor es quien deja plasmado en la aplicación qué quiere exactamente, sin la intervención de una persona.