El estrechar lazos entre pymes y empresas grandes beneficia a ambas: permite que la pyme se inserte en el mercado más fácilmente y mejora la eficiencia de la empresa grande.

Por: Joanna Nelson Ulloa 2 febrero, 2015
Para Elfid Torres, de Fundes, si las pymes actúan independientemente, sin integración, hay más posibilidades de que fracasen.
Para Elfid Torres, de Fundes, si las pymes actúan independientemente, sin integración, hay más posibilidades de que fracasen.

Unos de los principales retos de las pymes que venden productos y servicios es la dificultad de insertarse en el mercado permanentemente y, a su vez, encontrar insumos que satisfagan sus parámetros de calidad y de precio.

Así lo considera Elfid Torres, director ejecutivo de Fundes, quien cree que estos desafíos se evidencian aún más en aquellas pequeñas y medianas empresas que actúan de manera aislada.

“Como su volumen -tanto de producción o de venta- es muy bajo, pues obviamente siempre van a estar en desventaja con respecto a otras empresas que pueden comprar o vender en grandes volúmenes”, expresa Torres.

Él está convencido de que la mejor forma de afrontar dichos retos es a través de la integración con otras empresas por un objetivo común.

“Muchas veces eso es posible a través de una empresa que nosotros llamamos ancla, generalmente es una empresa grande que tiene la capacidad de ordenar grandes segmentos de pequeñas empresas como proveedores o como distribuidores”, dice.

Si se actúa de forma independiente, se incrementan las dificultades, lo que provoca en ciertos casos que las pymes fracasen.

“Cuando (las pymes) empiezan a utilizar modelos de integración, de asociatividad, de acceso conjunto a mercados, esa es la manera en que nosotros hemos encontrado que pueden ser más competitivas, que pueden crecer, que pueden generar más empleo”.

¿Cómo atraer a esas empresas grandes?

Para Torres, en este campo cobra importancia el rol de las asociaciones empresariales, como cámaras industriales, de comercio, de turismo, o según el gremio del que se trate.

“La mayoría de asociados (de las cámaras) son pequeñas empresas. Aquí hay una oportunidad interesante para que estas asociaciones puedan acercarlas a las grandes empresas o traer de las grandes empresas prácticas que puedan transferir a las pequeñas empresas”, dice Torres.

Las mismas grandes empresas se ven beneficiadas de estas alianzas, pues al contar con el apoyo de pymes mejora su eficiencia, por lo que Torres también hace un llamado a las grandes corporaciones para que valoren estrechar lazos con empresas más pequeñas.

Se trata de un esquema en el que todos ganan.