ENTREVISTA

Alexandre Luzes: el emprendedor que 'milita' en las filas de Microsoft

Luzes cuenta su historia como emprendedor -al fundar su empresa junto a su hermano- y de cómo llegó a Microsoft.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

"Si uno pone 'pilas' siempre va a ser exitoso. El grado de éxito es distinto...Creo que todo el que pone las 'pilas' y la pasión correcta, tiene chances y en Latinoamérica tenemos la ventaja de que somos muy creativos". 

Alexandre Luzes, ejecutivo de Microsoft.

El brasileño Alexandre Luzes, hoy ejecutivo de Microsoft, inició su carrera en el campo de la tecnología no precisamente como el típico empleado que trabaja años de años en una empresa y luego funda su propio negocio.

Su caso fue al revés. Él se formó en su propia compañía, a la corta edad de 19 años.

Luzes estudió ingeniería electrónica en el prestigioso y antiquísimo Instituto Militar de Engenharia, en Brasil, el cual pertenece al ejército de ese país.

Aunque llegó a ostentar el puesto de primer teniente de ingeniería en el ejército, donde primero sirvió en el cuartel de artillería antiaérea y luego en otro cuartel de guerra electrónica, Luzes duró poco tiempo allí.

En las noches sacrificaba horas de sueño y se dedicaba -junto a su hermano Franklin Jr.- a trabajar en su emprendimiento.

Pese al escepticismo y temor de su propio padre Franklin, en 1995 —junto a otros dos socios— él y su hermano fundaron la empresa Modern High-Tech Web S.A.

La firma se dedicaba a dos áreas principales: crear contenidos educativos en línea (matemática financiera, finanzas, motivación) en asociación con académicos para ofrecerlos a empresas y a universidades; y el desarrollo de toda la plataforma tecnológica en la nube para educar virtualmente. Su producto se denominaba Universite.

Al inicio las cosas no eran fáciles, hubo ocasiones en las que no sabían si tendrían suficiente para pagar el alquiler.

"Mi papá era un ejecutivo de empresas en Brasil, entonces cuando empezamos la empresa el 'tipo' se quedó muy preocupado, porque incluso éramos mi hermano y yo, que nos metimos a ser emprendedores, por dos años no teníamos ningún ingreso", recordó.

Pero, luego los aires cambiaron. Fue tanto el éxito de su empresa, que llegaron a tener 85 empleados -incluido su escéptico papá, a quien terminaron contratando- y a finales del 2001 la vendieron por la suma de aproximadamente $10 millones a la compañía Xerox Brasil, que era uno de sus principales clientes corporativos.

Al poco tiempo de la venta, Luzes fue contratado por Microsoft, donde hoy se desempeña como director de innovación para el Caribe, Centroamérica y algunos países de Suramérica. 

Allí se enfoca en diferentes pilares: el académico, que incluye la puesta en marcha de olimpiadas de innovación y de desarrollo de software; el apoyo a startups que ya están establecidas para que puedan llevar sus soluciones a todos los mercados posibles; y el ofrecer coaching y herramientas novedosas a emprendedores.

Luzes, originario de Río de Janeiro y quien en su tiempo libre se dedica a la carpintería, lleva ya casi 13 años de trabajar en la multinacional, donde dice seguir sintiéndose como un  emprendedor.

Él participó ayer martes en el evento First Tuesday Costa Rica, organizado por Carao Ventures y que se realizó en el Central Pub, en Paseo Colón.

Allí se refirió a dos tipos de emprendedores: a los que piensan en crear una empresa sólida que le legarán a sus descendientes, y a aquellos que buscan hacerse millonarios y vender su emprendimiento tras alcanzar el éxito

Para él, ambos tipos de emprendimientos son válidos, ninguno es mejor que otro. Pero, se debe tener claro qué se quiere.

¿Qué consejos le daría usted a la gente que quiere emprender en el campo de la tecnología? ¿Qué tienen que tomar en cuenta?Yo lo que recomendaría es que tengan un foco. Lo que veo yo de los emprendedores es que tienen mucha pasión de la idea, pero no se enfocan y ahí pierden la oportunidad de ganar un poco de reconocimiento en el mercado, justo por la falta de enfoque.

"Entonces, que se enfoquen: en nicho, en algo que les pueda permitir que sean reconocidos y que tengan pasión por lo que hacen, pero eso es más natural. Todos los que empiezan sus empresas ya tienen esta pasión.

"Pero, es muy difícil que se enfoquen y creen este análisis de este mercado-nicho para que sean dominantes en ese mercado".

¿Qué expectativas pueden tener al enfrentarse al mercado, según su experiencia?Hay un dicho: tengo una idea y esa idea es muy buena. Yo puedo tener una idea que es muy buena, pero muy pronto voy a tener una gran competencia porque muchos quieren ese ‘pote de oro’.

"Entonces, lo que diferencie es la implementación. Si vemos los casos históricos de lo que fue la pelea de Tobisha con Sony, entre VHS y Betamax en los 80, y después más recientemente el Blu-ray, igual con Toshiba y Sony, no necesariamente lo que gana en el mercado es lo que tiene la mejor solución técnica o la mejor solución de mercado, sino lo que mejor se implementa,  lo que tiene la mejor mercadotecnia y cómo presentar sus productos.

"Si una idea es muy buena, esté listo para competir. Incluso si no existe competencia, hay que dudar si tú tienes una buena idea, porque debería tener competencia. Ahora, ¿cómo vencer esta competencia?

"Esto es la política de enfocarse, tener un nicho, ser el mejor en el nicho, para después apalancar otros mercados".

De lo que usted ha visto, ¿qué equivocaciones cometen los emprendedores que los hacen fracasar?De pronto lo principal es la falta de conocimiento de cómo gerenciar un negocio, cómo manejar un flujo de caja, cómo presentar una estrategia de mercadotecnia, cómo presentar mi producto, a qué nicho de mercado voy."Esas son decisiones que muchas veces los emprendedores, y yo me tomo como ejemplo, tomamos decisiones por 'gut feeling’ (instintos) y no estudiamos para tener un procedimiento o metodología de cómo tomar esas decisiones."Muchos de los errores de los emprendedores –no solo en tecnología, sino en cualquier pyme- son: tengo un proyecto, me está saliendo más o menos bien, pero no sé cómo ir a un segundo nivel, prosperar más…

"Otro es el tema de capitalización, eso es algo que si yo pudiera regresar en el tiempo, hablar conmigo hace 25 años atrás, seguramente hablaría de esto: ¿cuál es el momento de capitalizar mi empresa?, ¿con qué tipo de capital: semilla, ángel, venture capitalist?

"Esas son decisiones que es muy difícil que un joven que está haciendo un emprendimiento tenga este conocimiento. Recomiendo acercarse a mentores, coaches,  que tengan esta experiencia, es algo que vale mucho".

¿Puede contarme sobre su emprendimiento? ¿En qué consistía la empresa: por qué surgió y cómo?Más o menos en 1995, con mi hermano y otros dos socios creamos una empresa para enseñar a distancia por Internet: e-learning. Ojo, estamos hablando de 1995 donde la Internet estaba empezando.

"Nosotros creamos la empresa, el negocio. Había varios nichos: enterprise learning, que son las empresas que hacían entrenamiento de su personal y el costo de viajar era muy alto, entonces hacer esto en una intranet era mucho más viable."Había otro que era las escuelas, las academias, las universidades. Nosotros no nos enfocamos, entonces decíamos que teníamos una solución para todo. Tuvimos mucha suerte, varias universidades adoptaron nuestra tecnología y muchas empresas también. Después llegamos a un nivel de inversores ángeles, gente que puso plata en la compañía, después tuvimos inversiones de riesgo."Más o menos en 1999 tuvimos $3 millones de inversiones de riesgo en nuestra compañía. A final del 2001 vendimos nuestra empresa 100% a Xerox Brasil."En la época era como $10 millones y yo puse como $200.000 en mi bolsillo y era un creador. ¿La historia fue muy fea? ¡No! Porque un tipo con 24 años con $200.000 en la banca, no es fea la historia.

"Pero, si estuviera con la historia hecha de otra forma y con socios estratégicos… Si yo pudiera regresar, haría las cosas distinto, pero no tengo molestia, porque es una historia muy buena… Éramos aliados de Microsoft y estos nos abrió las puertas a toda Latinoamérica".Si hubiera hecho las cosas diferentes, ¿cree que todavía tendría la empresa?No. Seguramente, habría vendido, pero tal vez con más plata en mi bolsillo y con socios –en el paso del tiempo- más estratégicos.¿Por qué decidieron vender la empresa?Como todo emprendedor, desde un comienzo teníamos un deseo de que nuestro negocio, nuestra idea, fuera exitosa y sabíamos que ser exitosa sería: por venta de la empresa como merging acquisition (fusión y adquisición) que fue lo que pasó, o porque íbamos a tener un IPO (initial public offering u oferta pública de venta, en español) y nuestra empresa sería pública.

"Por la historia que te comenté, se fue más por este camino… Nosotros desde el comienzo no queríamos hacer una empresa en la que mis hijos dijeran: 'ahora tomo la empresa de mi papá'. Siempre fue pensando en: 'vamos a hacer este negocio y llegar al billón de dólares'...

"Yo creo que hay dos tipos de emprendimientos: uno en el que se está pensando en ser el próximo billón de dólares y otro en crear su negocio sustentable, exitoso -no estoy diciendo que no es- pero no tiene esta visión más agresiva de ser el próximo billón de dólares".¿Qué hubiera hecho diferente en su empresa ahora que tiene estos nuevos conocimientos?He revisado los pasos de capitalización que hicimos, donde tal vez no sería tan pronto en tomar decisiones de ciertas inversiones que no eran de tanto valor agregado al negocio. Todo tiene un tiempo correcto.

"Cuando es más temprano tomar capital de riesgo si no tienes un modelo o un plan de negocios muy bien hecho, seguramente te van a evaluar muy bajo.

"A veces hicimos algo como movernos a una oficina más bonita y hoy (al analizarlo), ¿sabes qué?, eso no es prioridad. La prioridad tal vez era generar más negocios. Claro, no quedar en una oficina donde no hay espacio para nada, pero (tener) otras visiones".  ¿Por qué toma la decisión de pasar de ser emprendedor a trabajar en una empresa –ahora como empleado- y no seguir emprendiendo? Esa pregunta es buena y siempre me la hacen, incluso me la hicieron en la entrevista para entrar a Microsoft."Mira, por dos razones: una es que Microsoft es una empresa donde yo me siento emprendedor todos los años. Estamos en un área en la que creamos cómo queremos hacer nuestras tareas.

"No es que no tengo ningún control de cómo hago las cosas. Es al revés, todos los años -nuestros años fiscales son de julio a junio- es igual: ¿qué vamos a hacer en nuestros planes de este año?

"Es un riesgo: puede ser muy exitoso si lo planeo bien o puedes tener un año malo, ahí mi bono no va a ser tan bueno. Yo soy un emprendedor y la mayoría de las personas (en Microsoft) son emprendedores igual.

"No siento que no soy emprendedor aquí. Lo otro es que creo en la propuesta de Microsoft.

"Microsoft fue un gran responsable por todo lo que tuve en mi vida, por el experimento (de su empresa), me ayudó un montón".