La concentración de trabajo en el dueño de la pyme hace que a veces quede poco tiempo para mercadear el producto o servicio, que es uno de los aspectos más importantes para obtener ganancias.

Por: Joanna Nelson Ulloa 9 febrero, 2015
Dele un buen trato a todos sus clientes y trabaje en la creación de un club de clientes fieles, a los que les dé beneficios adicionales.
Dele un buen trato a todos sus clientes y trabaje en la creación de un club de clientes fieles, a los que les dé beneficios adicionales.

Las pymes no deberían quedarse pequeñas, ni estancarse, sino que poco a poco deben dar pasos firmes hasta alcanzar una mayor madurez y estatura.

Una forma de lograr ese crecimiento es mejorar en el campo de mercadeo y ventas, así como realizar estudios de mercado antes de comercializar sus productos o servicios y no 'lanzarse al vacío' con algo que quizás no tendrá ningún éxito.

“El pequeño empresario en una empresa familiar tiene que hacer de proveedor, de productor, de cobrador. Él tiene que hacer un sinnúmero de cosas que no le están permitiendo uno de los escalones más importantes de su negocio que es comercializar su producto y hacer gestión de ventas”, advierte Daniel Cordero, diseñador gráfico de 51 años y fundador de la recién creada empresa Mercapymes.

La empresa fundada por el empresario y exasesor legislativo Daniel Cordero pretende ayudar a las pymes a mejorar sus ventas y así alcanzar un mayor crecimiento.
La empresa fundada por el empresario y exasesor legislativo Daniel Cordero pretende ayudar a las pymes a mejorar sus ventas y así alcanzar un mayor crecimiento.

Mercapymes, fundada en noviembre del año pasado, se enfoca en micro y pequeñas empresas con el fin de ayudarles a realizar negociaciones con otras pymes y empresas, colocar sus productos en el mercado e incluso guiarlos si su meta es exportar.

Cordero destaca las dificultades que enfrentan las pymes del país, que conoció como asesor legislativo precisamente cuando se analizó el proyecto de reforma a la ley de Banca para el Desarrollo.

“Empezamos a darnos cuenta de las enormes necesidades que hay en las pymes y en temas de emprendedurismo”, recordó.

Por ejemplo, muchos emprendedores y pequeños empresarios no tienen suficiente tiempo o simplemente no saben cómo hacer gestión de mercadeo, lo que provoca su pronto fracaso.

También se vio la necesidad de que las empresas inviertan en la realización de estudios de mercado para saber si su producto tiene potencial o no. Cordero insistió que la mera intuición no basta.

Ese estudio o análisis le evitará a la pyme gastar en un producto o servicio que tal vez no sea viable, así como le permitirá afinar algunos detalles en su enfoque.

De acuerdo con Cordero, existe una gran diferencia entre una empresa que le presta atención al área de ventas, a buscar mercados y cuando respalda sus decisiones con investigaciones, y una que no lo hace del todo.