¿Cuánto tiempo debemos mantenernos en un mismo puesto?

Los jóvenes no quieren permanecer por mucho tiempo en el mismo puesto de trabajo y eso puede no ser muy bien visto por las empresas


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

En algún momento tendrá necesidad de buscar un nuevo empleo y los jefes de recursos humanos, a la hora de elegir, tienen en cuenta qué tanto se mantuvo usted en un mismo empleo.

Según un estudio de la firma de reclutamiento Robert Half International, el 93% de los jefes de recursos humanos ignorarían a un candidato que ha tenido muchos trabajos temporales. Cuatro o más cambios en una década empiezan a ser sospechosos.

Mariana Leal, jefe de recursos humanos de la “cazatalentos” Michael Page en Colombia, coincide, y agrega: “La lectura de esa situación es que no se pone fácilmente la camiseta de la empresa”. Pero Leal dice que es necesario evaluar otras variables, como “los motivos por los cuales cambió tanto de empleo y el tipo de empresa”.

Según Leal, si el empleado alega problemas con el jefe en forma repetitiva, no suele ser un candidato elegible, porque el problema puede no ser el jefe. Si su razón fue demasiada carga laboral, los evaluadores podrían pensar que es un empleado que no sabe administrar el tiempo. Según los investigadores de la firma Robert Half, si se logra mantener a un empleado joven por más de dos años, la empresa se puede dar por bien servida.

Conforme aumente el número de empresas interesadas en hacer aportes al país en el que operan, la sostenibilidad social de los negocios aumentará. (iStock para EF)

LEA también: ¿Es necesario trabajar más de 80 horas por semana para ser considerado un buen empleado?

Es por eso que, para Miguel Pérez, director de la Asociación de Empresas de Servicios Temporales (Acoset), cada vez hay que ir aceptando que la concepción del trabajo, especialmente para la juventud, es diferente.

“Estamos en la era del conocimiento y es lo que buscan los jóvenes, quienes además son muy competitivos, lo que también los lleva a ser apáticos a anclar en un mismo puesto”.

Los investigadores de Robert Half estiman que aún las breves experiencias laborales siguen siendo un obstáculo para la contratación. Sobre todo para aquellos candidatos de más de 30 años, a quienes ya se les mira desde otra óptica.

La otra cara de la moneda

En cambio, cuando un empleado se mantiene durante mucho tiempo en una empresa, la duda es por qué. Según Leal, “si es demasiado tiempo, podría dar la impresión de que es un empleado que se reta poco y que quizás solo quiere llegar a pensionarse”.

Por su parte, Pérez dice que “las empresas ya no compiten del todo por mantener las que antes eran reconocidas como “vacas sagradas” en un puesto. Aunque un empleado lleve 15 años, si aparece un joven que tiene más conocimiento, más preparación, más habilidades, no dudan en hacer el cambio.

El fenómeno del empleado de permanencia breve se da más en las compañías pequeñas y medianas, pues los empleados de las grandes empresas suelen tomar la decisión de tener más largas permanencias, de al menos dos años.

Ante este dilema, una de las recomendaciones es que el trabajador no abandone su puesto ante las primeras dificultades, sino que espere un proceso de adaptación de al menos seis meses. Si se tienen experiencias cortas, de dos meses o menos, tampoco es bueno borrarlas de la hoja de vida. Esta puede ser la puerta al nuevo empleo.

Sostenbilidad y financiamiento