4G deja sinsabor de poca cobertura

Operadores dicen que en 2015 expandirán los servicios y los beneficios de las redes con tecnología LTE

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Prácticamente a un año de funcionar, las redes 4G LTE de Claro, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y Movistar dejan varios sinsabores, aunque la mayor crítica es la cobertura.

Las firmas prometen que en lo que queda del 2015 expandirán y “relanzarán” sus redes 4G.

Los usuarios tienen experiencias disímiles. La semana pasada se preguntó a la comunidad de EF en Facebook y, de las 127 opiniones obtenidas, el 61% de estas fueron negativas. Movistar y Claro obtuvieron 50% de comentarios positivos y otro tanto negativos; en el caso del ICE, 6 de cada 10 opiniones eran adversas.

Algunos lectores aseguraron que donde hay señal los servicios son excelentes. “Puedo escuchar música desde la nube en Grooveshark casi continuamente desde La Garita hasta San Pedro”, afirmó Pablo Bolaños Villegas.

A la crítica de la poca cobertura se suman comentarios respecto a las cantidades limitadas de datos de descarga, que las velocidades no son las prometidas y que la señal es inestable. “¿Cuál 4G?”, escribió Leonel Potoy.

Tampoco hay satisfacción en el tiempo de conexión. “Mi 4G de 4 MB de Kölbi tiene un tiempo de respuesta similar al 3G de 1 MB de Claro de un amigo”, comentó Luis Alonso Castro.

Cindy González, que usa el servicio de Movistar, dijo que no hay “ninguna diferencia”, y Ronald López, que es cliente de Claro, dice que prefiere 5 Mbps de la red 3G “en todo el país” a los 12 Mbps que esa compañía promete con 4G. “No sé como sería mi vida sin Internet”, dijo López.

infografia

En deuda

La nube, la conexión móvil y la banda ancha son –según José Villalobos, de Ericsson, en el Tech Day realizado la semana anterior– los tres cambios más importantes que experimenta la sociedad.

Sin embargo, las redes 4G están en deuda en los dos últimos. De hecho, Villalobos afirmó que los operadores a nivel global tienen retos en mejorar las redes móviles y las conexiones dentro de edificaciones.

En Costa Rica el despliegue de las redes 4G empezó en centros de mayor población y de alta demanda, sobre todo en la Gran Área Metropolitana (GAM). La información brindada por las firmas y los mapas de cobertura lo evidencian.

Claro se concentró en San José y algunos otros puntos, Movistar en la GAM, cabeceras de provincia y de algunos cantones, y el ICE en otros sitios “de interés”. “Estamos hablando de los principales centros de población a nivel nacional”, dijo Adolfo Arias, jefe de la división de infraestructura de telecomunicaciones del ICE.

Eso sí, un usuario de 4G no se quedará sin señal en las áreas donde no hay cobertura. En estos casos el móvil se conecta automáticamente a redes 2G (que funcionan con GSM y Edge para datos) y 3G (con HSDPA) donde las velocidades llegarían hasta los 4 Mbps.

En todos los casos, la velocidad depende del plan adquirido, aunque también afecta la capacidad del móvil, otros usuarios conectados y haciendo descargas, y el tipo de contenido que esté viendo cada persona.

Más allá de estas situaciones los representantes de los operadores recomiendan que el cliente verifique que su dispositivo cumple con las condiciones necesarias para operar con 4G.

Expansiones

En el campo de la cobertura el plan de las tres compañías para lo que queda del 2015 son expandir al máximo sus redes.

Movistar tiene la meta de llegar al 70% de la población; el ICE está completando la cobertura en el GAM, ampliándola en los principales centros a nivel nacional y atendiendo zonas de mayor demanda; y Claro irá aumentando su red 4G paulatinamente “tanto en el GAM como fuera de él”.

“En este 2015 estaremos realizando un relanzamiento de nuestra red 4G”, explicó Carolina Sánchez, vocera de Claro.

También hará falta responder a los requerimientos de calidad, en especial ante la demanda creciente en contenidos.

Los operadores aseguran que las redes 4G permiten conectarse a Internet a velocidades mucho más rápidas, compartir multimedia de alta definición, enviar mensajes de video, disfrutar juegos en línea, realizar videoconferencias de alta calidad y obtener imágenes con nitidez. Además, se puede acceder a aplicaciones de negocios intensivos en datos y realizar transferencias de información a altas velocidades.

Si es así los usuarios podrían disfrutar también de servicios de nube, películas y música streaming (como en el servicio Claro Video) y acceso a millones de canciones (como en el caso de Napster, ofrecida por Movistar).

Pero atender esta demanda también depende de la disponibilidad de frecuencias, en especial para Claro y Movistar dado que el Instituto mantenía más bandas que esos dos competidores.

De hecho está pendiente la distribución de 70 MHz contemplada en el borrador del Plan Nacional de Desarrollo de Telecomunicaciones. El Plan está pendiente de aprobación por el Poder Ejecutivo y deberá esperar que las nuevas autoridades en el Ministerio de Ciencia y Tecnología lo revisen y lo envíen a Casa Presidencial para su aprobación.

“Reiteramos la necesidad de contar con espectro adicional para potenciar tanto las velocidades como la experiencia de los usuarios finales, así como una política de equilibrio de espectro para mejorar el entorno competitivo”, dijo Karla Espinoza, gerente de comunicación de Movistar.

Las nuevas redes

Información de las redes 4G LTE:

ICE: Servicio comenzó en segundo trimestre de 2014 en zonas de interés comercial, turístico, industrial y universitario; ofrecía velocidades de hasta 10 Mbps.

Movistar: Empezó en julio de 2014 y cubría “40% de población” con cobertura en GAM y cabeceras de provincia (Liberia, Puntarenas y Limón), de tres cantones (Ciudad Quesada, Pérez Zeledón y Guápiles) y playas del Pacífico Central. Brinda velocidades de hasta 10 Mbps en pospago y 6 Mbps en prepago.

Claro: Comenzó en marzo del 2014 en San José “donde hay mayor demanda” con velocidades de hasta 12 Mbps. Estima que a final de 2015 un 30% de clientes usará 4G, pues la mayoría navegan en 3G.

Fuente Respuesta de operadores a EF.

Sostenbilidad y financiamiento