Columna Scientia: La apostilla CR


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Ya es bastante conocido que la apostilla es el nuevo instrumento para la legalización internacional de documentos vía cancillerías, que antes era conocido como consularización de documentos, porque pasaba por los consulados. Para los más de cien países signatarios del convenio multilateral de La Halla sobre la Apostilla, este trámite se agilizó, con lo que se dio un impulso a los negocios, las inversiones, la educación, la salud y otros sectores vinculados con el exterior.

Analizando la calidad de las apostillas emitidas por los países –incluye a casi todos los de la OCDE y América Latina– miembros del convenio, se forma un espectro desde las ‘menos adelantadas’, hasta las del top-ten. En un extremo están las apostillas con bajos niveles de seguridad y en el otro existen mecanismos inmediatos de verificación en línea, de todas las apostillas emitidas en papel de seguridad.

Pocos conocen que Costa Rica está en el top-ten y que se está preparando para dar el salto a la apostilla electrónica, terreno al cual estará dedicado el próximo cónclave de expertos del convenio, denominado eApostille, por celebrarse en Uruguay en octubre próximo.

Pero muy pocos conocen que para estar en el top-ten, se ha hecho un hercúleo trabajo de organización, coordinación, planificación e implantación del nuevo sistema, en el sector público, en tiempo récord para este segmento de proyectos nacionales. Se ha contado con capacidad de gestión y liderazgo inspirador de la Cancillería de la República, con el apoyo eficiente de una Comisión Interinstitucional de ejecutivos representantes del Micitt, MEIC, Justicia y Paz, Gobernación y la Dirección General de Migración, y sus colaboradoras expertas. La Cancillería y su equipo interinstitucional tienen el mérito por este logro, con el valioso apoyo de los funcionarios públicos encargados de la autenticación de documentos destinados al exterior y del equipo informático de la Cancillería, todos los días.

Sostenbilidad y financiamiento