SCIENTIA

Columna Scientia: La importancia de la firma digital en las tarjetas de crédito


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Aprovechando la oportunidad del cambio dispuesto por VISA, MasterCard y otras marcas, de sustituir las tarjetas (débito o crédito) con banda magnética por tarjetas con chip inteligente -como ha sido ampliamente informado- el Banco Central tuvo la visión de desarrollar un proyecto para impulsar y simplificar el uso de la firma digital en el país y contribuir a fortalecer la seguridad jurídica de las transacciones electrónicas. Este cambio impacta toda la infraestructura de cajeros automáticos y servicios financieros de banca electrónica del país (basada en tarjetas de banda magnética) y miríadas de dispositivos de lectura de tarjetas.

Además de novedad en el país, esto de las nuevas tarjetas es una gran oportunidad para la firma digital, por lo que se investigó -con la colaboración del Programa de Maestría en Computación del TEC- lo necesario para incorporar dentro del chip, las funcionalidades PKI de la firma digital, en forma concurrente con las funcionalidades de pago del estándar del chip (EMV).

Contar con capacidad de firma digital en tarjetas de débito o crédito -y con dispositivos lectores por todos lados- no sólo beneficiará a la banca electrónica y sus clientes, sino también al comercio electrónico y al gobierno digital. También beneficia a cualquier organización que incorpore la firma digital en su administración, buscando resultados en incrementos de productividad, eficiencia y reducción de costos de administración. La percepción de este cambio es que apunta a una mayor seguridad informática y jurídica en las transacciones electrónicas más allá de la banca electrónica.

Como ha informado el Banco Central, se incorporaría la firma digital en los chips de los tarjetahabientes que deseen tener en la misma tarjeta, no sólo la funcionalidad de pago actual, sino también la capacidad de firmar con base en un certificado digital y clave privada alojados en el chip. Se requerirían menos tarjetas y se reducirían costos.

Sostenbilidad y financiamiento