Columna Scientia: Ágora virtual


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

La infraestructura digital del país, el ancho de banda disponible, los proveedores de servicios de comunicaciones y contenido, la economía digital en la GAM, pero sobre todo, la educación de los habitantes, su conectividad con dispositivos estacionarios y móviles y su cultura digital, han habilitado el surgimiento de la sociedad de información tica, en sus sectores económico, social, cultural y político.

La mayoría de habitantes del Valle Central y sus regiones adyacentes conforman esta sociedad de información emergente, que por el dinamismo político de los ciudadanos usando medios sociales electrónicos, constituyen una verdadera polis digital, surgiendo en estas elecciones con un ‘ágora virtual’ (los medios sociales electrónicos) con potencia política suficiente para influir, de manera importante, en la segunda vuelta electoral. De hecho, en estudios sociológicos estos ciudadanos empoderados son llamados “ciudadanos digitales” y constituyen el contingente de adultos más educados y tolerantes de la sociedad, modernos en sus comunicaciones, más informados, más críticos, independientes y más atentos a la política. Fueron incluidos por las encuestadoras dentro de los percibidos como “indecisos”, ciudadanos digitales en proceso de decisión, que en los últimos días y horas, hicieron de la elección una selección sabia, pero también enterraron el bipartidismo y establecieron más condiciones para el parlamentarismo.

Lo insólito fue que la publicidad fue irrelevante; hubo menos emoción, más discusión e interacción política. La juventud tuvo un papel destacado. El ágora virtual jugó un rol de diapasón de los debates, con el combustible no solo de las ideas de los candidatos, sino principalmente de sus actitudes, mensajes y comportamientos. En esta ágora virtual tuvo presencia y resonancia el candidato que privilegió el lenguaje del Estado: la ley, no así aquel que privilegió mercadearse.

Sostenbilidad y financiamiento