“Aquí hay miedo a la innovación”

El uso de Internet y boom de teléfonos inteligentes evidencia un reto para empresarios y publicidad

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El gran boom del uso de teléfonos celulares para acceder a Internet hereda una oportunidad de realizar negocios que en Costa Rica se aprovecha poco.

Guiles Maury, gerente de Tecnología Medios y Telecomunicaciones de Deloitte, tiene una explicación; miedo a la innovación.

Es una oportunidad enorme: este año, 7 de cada 10 habitantes de la Gran Área Metropolitana (GAM) entre 12 y 75 años de edad utilizó su celular para conectarse a la web.

Y el crecimiento responde a un comportamiento que diferencia al país de otras naciones del área.

¿Por qué este comportamiento en Costa Rica?

En Costa Rica la apertura del mercado llegó un poco tarde. El ICE supo aprovechar el tiempo de preparación (2007-2011) en el tema de prepago y tecnología 3G y las nuevas operadoras llegaron a competir con referencias de mercado no comparables. En Costa Rica, por ejemplo, el 80% son clientes de pospago, y un 20% de prepago. En Centroamérica el comportamiento es prácticamente al revés. Otras de las variantes es que en Costa Rica existe una clase media importante, una fuerte cultura de pospago, interés hacia las nuevas tecnologías y una oferta de Internet fijo bastante estática, en la que los precios no han bajado y las velocidades no han subido.

“La consecuencia de estas variables es que las operadoras deben utilizar el Internet móvil como un eje principal para diferenciarse en el mercado ”.

¿Qué pasa con el Internet fijo?

Es un mercado que no se ha movido mucho. Las grandes empresas (ICE, Cable Tica y Tigo) ofrecen Internet fijo empaquetado con televisión por cable y ese sigue siendo el paquete principal. Lo que se espera es que se concreten varios de los proyectos relacionados con el aumento de velocidad y la instalación de la fibra óptica para que las velocidades aumenten hasta 100 megabytes.

¿Cómo se debe leer el interés hacia el dispositivo móvil?

Las empresas deben entender que este comportamiento refleja un aumento en la capacidad de comunicación de las personas para fines profesionales y personales y que deja claro que tenemos ya una generación digital, conformada por usuarios menores de 35 años que estudian o trabajan en nuevas tecnologías. Se trata de una transformación social y de cambios en el estilo de vida, pues son consumidores muy internacionalizados que buscan y utilizan aplicaciones globales.

¿Errores de las empresas?

Existe un freno en las empresas para apostar por las aplicaciones y es precisamente ahí donde hay potencial. Las compañías no lo están aprovechando.

¿Cómo se aprovecha?

Desarrollando aplicaciones para plataformas como iOS y Android, aunque eso signifique duplicar el precio de inversión.

“Si una empresa no está dispuesta a invertir, puede optar por la opción de HTML5, que permite migrar el sitio a versiones móviles con un acceso rápido”.

¿Quién lo ha hecho bien?

El sector bancario en Costa Rica ha sabido utilizar esta tendencia y ha desarrollado aplicaciones pensadas para el usuario móvil. El sector ha aprovechado para promover los beneficios de utilizar las plataformas y la respuesta ha sido interesante.

Entonces, ¿cuál es el paso que debe dar una empresa?

Entender para qué se usa Internet móvil y pensar en una propuesta que brinde algún valor agregado. Las plataformas permiten saber dónde está la persona y con quién se está comunicando. Lo que una empresa debe procurar es desarrollar una aplicación móvil que complemente lo que se ofrece en su establecimiento físico. No es necesario trasladar todo, pero sí es necesario ofrecer toda la información.

¿Cómo es el comportamiento del tico en ese sentido?

El tico no es de decidir la compra en la tienda. Antes de llegar al establecimiento, el costarricense por lo general ya ha investigado, ha buscado toda la información. Es por eso que hay tanta gente observando desde las vitrinas sin entrar al lugar.

“Lo ideal es que la marca proponga catálogos online , como lo hace la marca Zara, por ejemplo. Los usuarios pueden ver el modelo de la ropa, el precio y pueden comparar. Incluso ver la información de la competencia estando en la tienda. Si bien es cierto aún existe una brecha de edad, es predecible que los de más edad van a unirse poco a poco, por ahora no lo entienden y no se adueñan de eso, pero lo harán en un futuro.

El celular alcanzó por primera vez a la PC. ¿Hacia dónde se dirige esta tendencia?

Es un error compararlos. La PC fue por muchos años la única herramienta. Ahora hay más usos de Internet y la necesidad de producir contenido y conocimiento, y para ello se necesita una PC. El consumo de traslada y distribuye entre otros dispositivos, pero se trata de usos complementarios, no competitivos.

Mientras el año pasado 4 de cada 10 usuarios se conectaban desde el celular, hoy lo hace 7 de cada 10. ¿Cuál será el futuro de los smartphones?

En cuestión de años será del 100%, 10 usuarios de 10, mejor dicho, en 5 años serán 9 de cada 10.

En el estudio Predicciones para el sector de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones, Deloitte destacó la importancia de que exista una segmentación de la publicidad para smartphones y tabletas.

Las empresas no utilizan apps porque no saben cómo hacerlo. Es necesario sentarse a analizar el uso que hace el cliente de la tecnología. Se debe tener claro, por ejemplo, que la tableta se comparte, se queda en casa, se utiliza por más tiempo, se conecta a Wi Fi. El teléfono celular es personal, se utiliza por menos tiempo, por periodos más cortos y la persona no siempre está conectada. En Costa Rica sobran recursos, capacidad y gente, lo que se necesita es quitarse los perjuicios, ser ingenuo y observar cómo se comportan sus hijos. No hay teorías sobre ello, el comportamiento es impredecible, por eso se convierte en un tema de actitud y de observar en detalle.

¿Qué es lo que pasa entonces en Costa Rica?

Hay miedo a la innovación, copiamos todo lo que funciona, pero a la hora de innovar, se piensa que es muy arriesgado. Es necesario dejar de ver lo que se hace afuera, analizar el comportamiento del costarricense e innovar. Es un tema de actitud y oportunidad, no de inversión.

En Detalle

Nombre: Gilles Maury.

Formación: Gerente de Tecnología Medios y Telecomunicaciones de Deloitte.

Edad: 38 años.

Estado civil: Casado.

Trayectoria profesional: Es consultor, mercadólogo en telecomunicación, sicólogo e informático.

Sostenbilidad y financiamiento