Fuga de datos impacta marcas, pero empresas carecen de tecnología para enfrentar crisis de imagen

Especialista insiste en la necesidad de que las empresas fortalezcan la gestión proactiva de sus reputaciones con herramientas tecnológicas


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las mayoría de las compañías reconocen su preocupación por los efectos en su reputación en sus marcas a raíz de los problemas de fuga de datos, especialmente cuando hay robo de información de los clientes, por lo que están pensando en adquirir tecnologías que les ayude a monitear y enfrentar crisis de imagen.

Un reporte de Deloitte indica que sólo el 19% de las empresas consideran que sí tienen capacidades para manejar la reputación de sus marcas, así como para enfrentar los riesgos y ataques de imagen en redes sociales e Internet principalmente.

El resultado surge de la encuesta que Forbes Insights realizó entre más de 300 ejecutivos a nivel global para Deloitte.

Asimismo se encontró que los programas corporativos de riesgo de reputación son calificados por las propias empresas como iniciativas "promedio" o "por debajo del promedio", pese a que muchas ya han experimentado eventos de reputación negativa y pérdida de valor de sus marcas (41%).

La inquietud surge después de los problemas que se han presentado con robo de información en tiendas de Estados Unidos y Asia, así como la difusión de fotografías de famosos extraídas de iCloud.

Entre los factores que más afectan las imágenes de las marcas se encuentran situaciones de fraude, soborno y corrupción; seguridad de la información; y riesgos de productos y servicios.

Según Deloitte, estos tres factores seguirán siendo los principales causantes de riesgos y peligros para la imagen de las empresas con consecuencias en pérdidas económicas y, según los ejecutivos, sanciones de los reguladores.

Sin embargo, la preocupación por la seguridad -como factor que puede afectar la imagen cuando hay algún incidente, especialmente que involucre la información de los clientes- se duplicó: pasó de 20% a 45% de los ejecutivos.

De la mano con eso, lo que más preocupa es la reacción de los clientes por encima de la actitud que adopten los reguladores, empleados y accionistas.

Henry Ristuccia, consultor de Deloitte, indicó que esto demuestra la necesidad de que las empresas fortalezcan la gestión proactiva de sus reputaciones con herramientas tecnológicas.

Algunas ya están considerando así. Según el reporte, el 57% de las empresas planean invertir en tecnologías para monitorear y mitigar eventos negativos de reputación.

Los planes se orientan a tener protocolos para enfrentar crisis de imagen y de reputación (4 de cada 10), mientras que 6 de cada 10 firmas está pensando en invertir en estrategias de comunicación y con los medios, contar con personal especializado para monitoreo y enfrentar riesgos e adquirir tecnología de monitoreo y de análisis (6 de cada 10).

Sostenbilidad y financiamiento