Tendencias del mundo de sistemas operativos móviles obligan a desarrollar apps en diversas plataformas


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El mercado de aplicaciones parece ser el lugar donde se tiene que estar, cuando se vive en el mundo de la tecnología celular.

Se trata de un campo que se estima generará ingresos por $46.000 millones al 2016, según ABI Research.

Los motores son varios. El smartphone está en su etapa de expasión, principalmente en los mercados emergentes como América Latina, y se prevé que las ventas de este aparato aumentarán 23 veces más en los próximos tres años.

Además, los usuarios prefieren interfaces cada vez más innovadoras e intuitivas, que inclusive integren gestos para ejecutar funciones de los dispositivos.

Y a esto se suma que la tarjeta Sim del teléfono se está incorporando como componente de otros aparatos, como carros y electrodomésticos que adquieren nuevas funcionalidades mediante las aplicaciones.

En esta dirección se mueve el negocio y hay mucho espacio para innovar. Empero, ¿cuáles son los sistemas operativos a los que se debe apostar?, ¿cuánto peso debe tener la participación de mercado de las marcas?, ¿cuál es la tendencia en este negocio?

Ver más allá de los números

En la actualidad, el duopolio Apple-Google domina el mercado. Este año, unos 56.000 millones de aplicaciones se descargarán desde teléfonos inteligentes.

Del total, un 58% serán apps compatibles con el sistema operativo de Android, de Google, mientras un 33% lo serán para el sistema iOS de Apple. En tanto, Windows Phone de Microsoft llevará a tener cerca del 4% del mercado y BlackBerry un 3%, cuyo nuevo sistema operativo admite aplicaciones de Apple y Google.

Esta repartición de mercado se deja sentir, muchas veces, en las demandas de un cliente hacia su desarrollador.

“En Costa Rica, los clientes nos piden desarrollos para Android y para iOS”, comentó Rafael Garita, consultor de desarrollo de negocios de Novacomp.

En la elección de las plataformas para desarrollar también influye el costo de tener un sistema móvil en una tienda virtual, el cual limita brindar una oferta más variada de una sola app .

“No es barato. La inversión para estar en el App Store (de Apple) oscila entre $2.000 y los $3.000 por año y en el caso de Google Play ronda los $800 y los $1.500”, manifestó Javier Morera, gerente de Ciudad Web, quien explica que la variación en los costos depende de cuán visible se quiera estar en el mercado virtual para móviles de las gigantes tecnológicas.

Empero, el negocio de apps exige ver más allá y tomar en cuenta que las descargas de una aplicación se pueden dar en cualquier parte del mundo. Por lo tanto, el potencial de negocios de una plataforma para móviles puede variar en otros mercados.

“Una aplicación nuestra también se baja en Estados Unidos, México, España y Alemania. Y ahí el panorama puede cambiar. Por eso tenemos un equipo que listo para desarrollar para Windows Phone”, añadió Garita.

El sistema para móviles de Apple es la base de los aparatos de Nokia, pero también fue adoptado por Samsung, el fabricante que está dominando el mercado de teléfonos inteligentes a nivel global, seguido de Apple y Huawei, según el reporte de IDC sobre los resultados del mercado de smarphones del cuatro trimestre del 2012.

Édgar Oviedo Blanco, director del Grupo Babel, opina que hoy el éxito de una app transciende la plataforma en la cual se desarrolle. En su opinión, la clave en el enfoque: los servicios.

Para Oviedo, todo es cuestión de circunstancias en el mercado de sistemas operativos móviles, en el cual los fabricantes tienen un peso importante para darle poder a una plataforma. Recordó que Motorola, en su momento, desplazó a Nokia en el mercado.

Por ello, enfocar el negocio al comportamiento del consumidor en un corto plazo parece no ser una buena idea para quienes busquen sobresalir en el mundo de las aplicaciones para móviles.

“Una de las ventajas (de Windows Phone) es que Microsoft tiene un fuerte auge en el sector de negocios. Windows Phone viene callado y se dice que en unos dos años tomará fuerza”, explicó Oviedo, quien agregó que las apps para móviles no sustituyen los sistemas que corren en computadoras, sino que los complementan.

Los desarrolladores también deberán tener otro actor en la mira: Firefox OS, de Mozilla.

El sistema operativo abierto ha recibido el apoyo de unos 17 compañías telefónicas y fabricantes como Huawei y ZTE para llevar teléfonos inteligentes de bajo costo a los mercados emergentes. Si esta tendencia toma fuerza, este sistema empezará a ser protagonista.

Puertas abiertas

Para muchos operadores, la interoperabilidad debe ser prioritario en el desarrollo de apps móviles.

Empero, no todos opinan lo mismo. Entre ellos, Talmon Marco, presidente de Viber, que creó la app que permite hacer llamadas y enviar mensajes a través de una conexión de datos móviles.

Según Marco, el consumidor premia la innovación, por encima de la capacidad que tenga una aplicación de correr sobre varias plataformas; es decir, apps que se puedan trabajar tanto en iPhone 5 como en un Galaxy S3 sin problema y modificación.

“Trabajando juntos podemos podemos hacer los servicios (que corren en Internet móvil) con mejor rendimiento en la red. Incluso podemos ayudar los servicios. Ya trabajamos con operadores en eso”, añadió.

Sostenbilidad y financiamiento