Costa Rica ha asignado solo una quinta parte del espectro radioeléctrico que necesitará al 2015

El desarrollo de redes 4G LTE depende de que el Gobierno acelere el lanzamiento de nuevas licitaciones

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Costa Rica deberá activar, en el corto plazo, un plan que permita a las compañías telefónicas contar con más espacio en el espectro radioeléctrico para ajustar su operación a los smartphones y a la demanda de velocidades rápidas de navegación en Internet con el móvil.

Así lo sugiere un estudio de la empresa Signals Telecom Consulting, que advierte que el país tiene asignado solo una quinta parte de la cantidad de espectro necesario para asegurar el desarrollo de nuevos servicios, como la nueva generación de telefonía móvil 4G LTE ( Long Term Evolution ) en los próximos dos años.

El espectro radioeléctrico es como una red de carreteras en la nube por donde transitan las llamadas de voz, los mensajes de texto (SMS) y los datos.

El informe de la consultora reúne las recomendaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) a los países y los contrasta con los planes de asignación de espectro que están en la agenda de 19 países en América Latina y el Caribe.

La sugerencia del órgano de las Naciones Unidas que emite las directrices técnicas en materia de telecomunicaciones es que cada país deberá asignar 1.300 MHz de espectro al 2015.

En el caso de Costa Rica, el estudio toma en cuenta la cantidad del recurso natural que tiene asignado hoy el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Claro y Movistar.

El informe tomó en cuenta las frecuencias que están asignadas para servicios móviles en el Plan Nacional de Frecuencias (PNAF) a agosto de este año.

Por ello, la banda de 2.6 MHz en la que el ICE planea dar el servicio 4G LTE no fue considerada como parte del espacio disponible, porque su asignación para este tipo de servicio solo consta en el título habilitante de la firma.

“En este momento Costa Rica está cumpliendo con un 20% de la recomendación para el 2015. Si en los próximos dos años, el Gobierno costarricense efetúa nuevas licitaciones o asigna más espectro radioeléctrico (a la industria) de manera directa, este panorama podría cambiar”, comentó José Otero, presidente de Signals Telecom Consulting.

Por su parte Rowland Espinoza, viceministro de Telecomunicaciones, explicó que la reforma al Plan Nacional de Atribución de Frecuencias está en proceso e incluirá las directrices emitidas por la UIT que se ajustan al país.

El jerarca destacó que esperan contar con el informe técnico de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) antes de final de año, para tomar decisiones sobre una nueva subasta. Empero, esta decisión podría verse limitada por la campaña electoral.

Cambio en la industria

El informe destaca que los nuevos hábitos de consumo del usuario de la telefonía móvil, que hoy usa el servicio para navegar por Internet (y no solo para hacer llamadas de voz) es uno de los factores que presiona la disponibilidad de espectro en la industria.

A esto se suma la popularidad de los smartphones y las tablets, cuyo desarrollo tecnológico obliga a los operadores a crear redes que ofrezcan a los usuarios velocidades rápidas para navegar por Internet. Esto justifica el despliegue de redes 4G LTE, que ofrecen velocidades desde los 10 Mbps en el móvil.

Por ejemplo, un teléfono inteligente requiere 35 veces más espectro que uno convencional, mientras que la demanda de una tableta es 121 veces mayor.

Empero, el nuevo panorama no solo reta a Costa Rica. El informe de Signals Telecom Consulting destaca que, en el mejor de los escenarios, América Latina solo asignará un 39% de la cantidad de espectro radioeléctrico que la industria en la región necesitará al 2015, según la UIT.

“La necesidad de asignación de espectro adicional se demuestra por el lanzamiento de las redes 4G LTE en toda la región”, señala el informe.

De los 19 países, Brasil, Colombia y Chile son lo único que han asignado hoy el 30% de los 1.300 MHz recomendados por la UIT.

Empero, más que cumplir una meta en Mhz, lo que está en juego son los servicios y aplicaciones que un usuario tendrá al usar un smartphone. en corto plazo.

Sostenbilidad y financiamiento