El celular es el dispositivo estrella en el campo

Más hogares con móvil y sin teléfono fijo en zonas alejadas

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Si el celular es el dispositivo más usado en el país, en las zonas rurales es la estrella y en especial para el acceso a Internet.

Hay varias razones para que eso sea así. El móvil es preferido por su comodidad, la simplicidad para utilizarlo, los sistemas de financiamiento (de operadores y tiendas de electrónica de consumo) así como las facilidades y el costo de los servicios de prepago.

En el campo contrasta el menor despliegue de redes para telefonía fija e Internet fijo con la mayor cobertura móvil.

La población también busca los servicios de telefonía móvil para resolver sus problemas de comunicación, ante la tardanza de los proyectos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones.

“El móvil es también una herramienta para tener acceso a Internet”, recalcó Juan Manuel Campos, director de telecomunicaciones del bufete Facio y Cañas & Ciber Regulación.

infografia

LEA TAMBIÉN Costo de Internet de más de 4 Mbps supera límite de asequibilidad

Tanto el estudio Red 506 de EF como un informe publicado esta semana por Porter Novelli, a través de su servicio PN Connect, muestran el predominio del celular en el consumo de contenidos , el amplio acceso a las redes sociales (Facebook en particular) y al video, con el aumento de uso del servicio de Netflix.

Importancia del móvil

A nivel nacional, en julio del 2016, en casi todas las viviendas se tenía un teléfono celular.

Los datos de la Encuesta de Hogares, presentados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), muestran que así ocurría al menos desde el 2015.

“No es cierta ya la idea de que fuera de la Gran Área Metropolitana la gente no tiene móvil”, recalcó Rodrigo Castro, gerente general de Porter Novelli.

De ahí que en el último año no aumentó mucho el porcentaje de viviendas con móviles. Sí crecieron más los porcentajes de viviendas con Internet y con celular pero sin teléfono fijo.

La porción de viviendas con móvil y sin teléfono fijo es mayor en el campo . En las ciudades las dificultades de disponibilidad de pares telefónicos, las deficiencias de atención y el costo de prepago móvil llevan a la población a sustituir el teléfono residencial con el celular. En las zonas rurales el despliegue de las redes para telefonía fija es más lento y difícil.

En cambio ya los operadores móviles tienen una amplia cobertura nacional . El informe sobre mercados de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) indica que la cobertura de las tres redes móviles “es muy similar”.

LEA TAMBIÉN Deuda con usuarios obliga a operadores a mejorar redes móviles

Los resultados del INEC muestran también que en las regiones alejadas (Chorotega, Pacífico Central, Brunca, Huetar Caribe y Huetar Norte) hay más hogares con celulares y sin telefonía fija que en la región Central.

Con las computadoras pasa al contrario. En la región Central hay más viviendas con computadora personal.

Ruta a Internet

Del móvil dependen más viviendas para tener acceso a la web .

La conectividad a Internet creció y es muy similar entre todas las regiones: siete de cada 10 viviendas en la región Central y de cinco a seis de cada 10 en las otras regiones.

En el campo una parte usaría servicios de cable módem . De hecho los servicios de televisión paga aumentaron en estas zonas. Pero hay dos opciones: servicios satelitales y de cable. Estos últimos ofrecen planes de Internet y algunos despliegan redes de fibra óptica al hogar, aunque de forma incipiente según Sutel.

Otra opción, es el ADSL que usa las líneas de telefonía fija. Pero solo tres de cada 10 de las viviendas rurales tienen teléfono residencial. Además, este tipo de acceso debe pasar la prueba de factibilidad, pues su eficiencia baja a mayor distancia de la central.

Queda la porción de viviendas con Internet pero sin computadoras, que es mayor en las regiones alejadas (hasta 29%) que en la región Central (16%). Estas logran el acceso a la web aprovechado los teléfonos móviles .

Sostenbilidad y financiamiento