Llega la era de los sensores que hacen hablar a las cosas

El festival South By Southwest mostró que la comunicación máquina a máquina viene al alza

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En el mundo de la tecnología, este parece ser el año de los sensores que hacen a las cosas hablar y que generan grandes volúmenes de datos ( big data ).

El 2013 parece ser el momento para innovar usando las plataformas tecnológicas ya existentes y de un cambio en la manera de concebir la interfaz, el medio con que un usuario se comunica con una máquina o dispositivo.

Ese fue el mensaje que recibieron los más de 30.000 fanáticos de las nuevas tecnologías que asistieron al festival South By Southwest (SXSW), la feria interactiva de cine, música y emprendimiento digital que se realizó entre el 8 y el 12 de marzo en Austin, Texas, Estados Unidos.

El festival se le conoce como un encuentro independiente y de espíritu libre, donde los productos resaltan por su originalidad e innovación. En ediciones anteriores sirvió de catapulta para redes sociales como Twitter y Foursquare.

“La tendencia es que hay unas plataformas (como Internet y redes sociales) ya establecidas. La idea es entender qué se puede hacer con esas plataformas”, comentó Sergio Restrepo, director de Darwin Zone.

“Un ejemplo de eso pueden ser carros conectados y con interfaces más naturales. En una de las charlas se hablaba de que la mejor interfaz , es ninguna interfaz”, explicó el empresario nacional, quien estuvo entre los asistentes al festival.

Más naturales, menos perceptible

Pantallas que se doblan, proyección de imágenes y objetos en la mano y la pared. Ya no se necesita tener una computadora (como la conocemos) para comunicarse con las cosas.

Para Leslie Feinzaig, gerenta de productos de Kinect para Windows, una de las tendencias del SXSW es el resurgir de diferentes tipos de hardware .

“La manera en que interactuamos con el hardware se ha vuelto más natural, empezando con las interfaces táctiles y luego con la manera de interactuar (con las cosas)”, comentó la tica que vive en Seattle, Estados Unidos.

Por ello, no es de extrañar que la interfaz como la conocemos (una pantalla con cuatro esquinas) empiece a difuminarse en las cosas que nos rodean.

Para Ray Kurzweil, uno de los futuristas que participaron en el festival, el avance tecnológico permitirá que los humanos y la tecnología se difuminen. Un ejemplo: teléfonos inteligentes que se anexan a las manos.

“Somos una civilización de máquinas y humanos. Todos han sido mejorados con la tecnología computacional. Realmente forman parte de lo que somos”, dijo Ray Kurzweil en una entrevista a CNN.

Kurzweil es un experto tecnólogo de sistemas y de inteligencia artificial. Él escribió un libro llamado The Singularity is Near (La singularidad está cerca), en el cual asegura que los seres humanos aumentaremos la capacidad del cuerpo mediante la tecnología, con ayuda de la robótica y de la inteligencia artificial.

“Creamos estas herramientas para ampliar nuestro alcance”, añadió.

Una idea que ya está pasando de ser futurista a ser realidad. Un ejemplo en el festival fue un dispositivo llamado Leap Motion Controller. Su apariencia es simular a una dispositivo USB y permite interactuar con la computadora haciendo gestos con la mano (señalando, agarrando y con movimientos laterales) frente a la pantalla.

El dispositivo, que trabaja con movimientos en tercera dimensión, tiene un costo de $79,99 en el mercado de Estados Unidos y está en fase de preventa.

“Son tecnologías que ya están entre nosotros. Esto ya está pasando sin darnos cuenta”, dijo Rogelio Umaña, director de Director Creativo de Medios Interactivos para TribuDDB

Otro ejemplo fueron los zapatos tenis de Google que hablan. Se trata de zapatillas que retan al usuario cuando no hace ejercicio y lo felicitan cuando sí realiza actividad física.

El prototipo es parte de la iniciativa Art, Copy & Code que procura innovar en métodos de publicidad, según publicó el periódico el Mercurio, de Chile.

El zapato deportivo se conecta al smartphone y por medio de Bluetooth a Internet, tiene un parlante, un procesador y sensores como acelerómetros, giroscopios y podómetros.

Estar siempre conectado

Sensores y más sensores. Esta es otra de las tendencia que se percibió en el festival SXSW.

La integración de millones de sensores en la vida cotidiana nos lleva a la era del Internet de las cosas; es decir, los dispositivos que recogen y emiten datos.

En su inicio, Internet conectaba a las personas con las máquinas. Hoy conecta a máquinas con máquinas para cumplir una tarea específica, en ausencia de la intervención del ser humano.

Feinzaig comentó que se están popularizando los dispositivos con sensores que ayudan a analizar “los datos de la vida”. Se trata de brazaletes que recogen información fisiológica y que ayudan a analizar el estado y desempeño del organismo.

Umaña, en su blog, los describe como un movimiento tecnológico que consiste en medir estados (presión, oxígeno), despempeño (sueño, actividad física), consumo o sensación (comida, aire, temperatura) con sensores que se colocan en artículos de uso cotidiano que se pueden “vestir” como accesorios.

“Esto (el Internet de las cosas) ya está aquí. Está pasando sin que nos demos cuenta”, reafirmó Umaña, quien dijo que tecnologías de comunicación como Near Field Communication (NFC), en este caso de corto alcance, ya están integrados a la mayoría de los teléfonos inteligentes (a excepción del iPhone).

Por su parte, Restrepo explicó que hacer hablar a las cosas nos lleva también a la era de grandes volúmenes de información ( big data ).

Información que sirve para tomar decisiones y que genera cambios en campos como la publicidad.

“Una persona puede leer un código QR con su teléfono y tener la información nutricional del producto. Ya no se puede maquillar la información”, dijo Restrepo.

¿Hacia dónde nos llevarán estas tendencias? Feinzaig opina que tales tecnologías están abriendo puertas hacia senderos que desconocemos.

Empero, para esta tica que trabaja en el mundo digital, sí es claro que la manera en que los seres humanos interactuamos con la tecnología está cambiando. Estamos cruzando el umbral para la era de las tecnologías inteligentes.

Sostenbilidad y financiamiento