Un volátil universo llamado redes sociales

Plataformas sociales se exhiben en un mercado que fácilmente las encamina a la cima... o las aniquila

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • /tecnologia/Redes_sociales-Facebook-LinkedIn-Youtube_ELFINF20140405_0001_5.jpg
    326x204
    Evolución de las redes sociales más populares
    / 04 MAY 2014
    Detalle del nacimiento de 11 de las redes sociales más utilizadas en el mundo cibernético ver más

index

Aunque quizás en su memoria la lista de redes sociales disponibles llegue a unas cuantas opciones, la baraja de nombres en el mundo cibernético podría alcanzar el centenar.

Se trata de un universo volátil en el que no existe una cantidad oficial de opciones online , pues la oferta se enriquece diariamente con propuestas que nacen y fracasan sin aviso alguno.

Su desarrollo y lanzamiento tiene un origen común: satisfacer necesidades de entretenimiento, socialización, comunicación, información y gestión, sin embargo, ¿qué hace que algunas redes sobrevivan y otras se queden en el intento?

La edad promedio

La mayoría de especialistas no se arriesga a predecir el tiempo de vida útil que puede llegar a tener una red social.

Sin embargo, Guillermo Pérezbolde, vicepresidente de Marketing y Publicidad de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), afirma que el tiempo en línea de esas plataformas puede rondar entre los 4 y 5 años.

En un artículo publicado por la revista digital 24horas , Pérezbolde asegura que durante ese periodo la mayoría de ellas nacen, se desarrollan y mueren.

Una vez en el mercado, la supervivencia se relacionará más con la capacidad de respuesta e invención, que con las características iniciales.

De hecho, la prolongada vida online de redes como Facebook y Twitter responde a factores derivados de la capacidad de innovación tecnológica, la presencia de aplicaciones móviles y el constante interés que despiertan en sus usuarios.

Actualmente, Facebook lidera el volátil mundo de la redes con 1.200 millones de usuarios a sus 10 años de existencia.

Twitter, LinkedIn y YouTube le siguen los pasos, mientras otras opciones como Snapchat, Pinterest, Vine o Pheed ganan popularidad.

Ian Sánchez, community manager de Unimer, considera que es precisamente la habilidad para renovar el factor que hará que una red social se mantenga al aire de forma exitosa.

Las que murieron

Quizás el nombre de redes como Hi5, Myspace y Friendster le suenen conocidos... o tal vez no.

La razón es que fueron plataformas que se lanzaron al mercado cibernético, pero registraron un final nada alentador.

Cada una de ellas reporta razones de deceso diferentes; sin embargo, las precede un contexto en común: el estancamiento.

El fracaso online también se relaciona con la incapacidad de brindar la privacidad que le exigió su público mientras iba madurando en el nuevo espacio.

“Ese fue el éxodo masivo de usuarios hacia las actuales líderes de la industria”, explica Henry Nanne, gerente general de 77Digital.

La volatilidad es otro de los factores que juega en contra. Elementos sencillos pueden causar olas masivas de aprobación o rechazo y son generadas por factores geográficos, temporales, culturales y naturales básicos.

Otras nacen con la muerte asegurada, al no satisfacer ninguna necesidad del usuario.

No lograr masificarse ni adaptarse a las demandas de los usuarios y no representar a un grupo de la sociedad o a muchos de ellos, pueden convertirse también en elementos aniquiladores de las plataformas, asegura Marcela Alfaro, directora de Cocoa Interactive.

¿Cómo sobrevivir?

La supervivencia en el mundo cibernético pareciera ser muy obvia, y se relaciona directamente con la cantidad de usuarios que logre reunir.

Pero ese sería solo el primer paso. Mantener a los participantes interesados se convierte en el principal reto.

El interés se alimenta de la innovación y de contar con la habilidad de agregar opciones que las otras herramientas no ofrezcan.

“En este punto cabe hacerse las preguntas: ¿Qué tan enganchada se quede la gente? ¿Le encontró gracia? ¿La siguió usando?”, dice Sánchez.

En un segundo, y ya no tan distante plano, se encuentra el tema de la seguridad, la cual se ha convertido en un factor vital para el cambio generacional, explica Nanne.

Consumo costarricense

En Costa Rica al menos 1 millón de personas entre 12 y 75 años en la Gran Área Metropolitana (GAM) asegura utilizar redes sociales, según el estudio RED506 elaborado por Unimer para EF.

La cifra aumentó con respecto al 2012 y al 2011, cuando se registraban 875.000 y 767.000, respectivamente.

La preferencia mundial por Facebook se repitió entre los cibernautas locales, quienes mostraron fuerte interés en chatear, subir fotos, enviar mensajes privados y comentar.

El mercado mundial de redes sociales se encuentra en un momento de auge. Es joven para continuar creciendo, pero con la experiencia necesaria para aprender de los errores.

Aún así, la invención y la creatividad siguen esperando la red que descorone la década de Mark Zuckerberg.

10 fracasos

Ejemplo de redes que no despertaron el interés de los usuarios

1

iTunes Ping Propuesta lanzada por Apple e integrada en iTunes. La red pretendía crear un círculo de comunicación entre usuarios y artistas y competir en el panorama social musical.

2

Google + Servicio operado por Google y lanzado en el 2011 con funciones muy similares a las de Facebook.

3

Del.icio.us Servicio que permite agregar marcadores que clásicamente se guardaban en los navegadores. Permite categorizar con tags.

4

Eons Red social lanzada especialmente para adultos mayores.

5

Diaspora Plataforma social sin fines de lucro basada en software libre.

6

Orkut Fue lanzada por Google con el objetivo de hacer nuevos amigos, contactos comerciales o relaciones más íntimas.

7

Xanga Permite crear perfiles y blogs y cargas fotos y videos.

8

Digg Plataforma que permite compartir noticias sobre ciencia y tecnología.

9

Friendster Plataforma de entretenimiento para encontrar pareja.

10

Myspace Creado para socializar, Aloja información sobre grupos musicales.

Fuente Mylife.com.

Sostenbilidad y financiamiento