Por cada millón de euros de beneficio, Apple pagó solo 50 euros de impuestos

Por:  30 agosto, 2016
Margrethe Vestager, comisaria de competencia de la Unión Europea, cuando anunció que Apple debe cancelar 13.000 millones de euros a Irlanda en impuestos.
Margrethe Vestager, comisaria de competencia de la Unión Europea, cuando anunció que Apple debe cancelar 13.000 millones de euros a Irlanda en impuestos.

La Unión Europea determinó el martes que Irlanda ofreció durante 11 años exenciones fiscales ilegales a Apple Inc. por valor de más de 13.000 millones de euros ($14.500 millones), por lo que la empresa tecnológica estadounidense deberá pagar ahora a Dublín los impuestos no abonados y los intereses correspondientes.

El fallo es la última salva, y la más cuantiosa, en la batalla de la Comisión Europea para que las multinacionales paguen los impuestos que le corresponden en la región.

Una investigación de tres años mostró que Irlanda concedió importantes ventajas fiscales a Apple durante tantos años que la cantidad real de impuestos abonados por la multinacional sobre sus beneficios europeos bajó del 1% en 2003 a un testimonial 0,0005% en 2014.

Según la última tasa impositiva, por cada millón de euros de beneficio, Apple pagó solo 50 euros de impuestos.

"Los estados miembro no pueden dar beneficios fiscales a empresas seleccionadas. Esto es ilegal según las leyes de ayudas estatales de la UE", dijo la comisaria de Competencia de la UE, Margrethe Vestager.

La funcionaria agregó que Irlanda debe recuperar ahora los impuestos que Apple no le pagó entre los años 2003 y 2014.

El gobierno irlandés negó dar un trato fiscal favorable al fabricante del iPhone y otros productos de electrónica de consumo, software para computadoras y servicios en internet.

El gobierno irlandés reaccionó ante el anunció de Vestager y sostuvo que "en este caso se abonaron todos los impuestos y no se concedió ayuda estatal". "Irlanda no firma acuerdos con contribuyentes", afirmó el gobierno de Dublín en un comunicado.

El ministro de Finanzas irlandés, Michael Noonan, dijo que buscará la aprobación del gobierno irlandés para apelar al fallo de la UE ante tribunales comunitarios.

"Es importante que enviemos un mensaje firme de que Irlanda sigue siendo un lugar atractivo y estable para inversiones importantes a largo plazo", manifestó Noonan. "Apple está en Irlanda desde la década de 1980 y da trabajo a miles de personas en Cork".

En un reporte publicado la semana pasada, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos acusó a la Unión Europea de emplear diferentes criterios para juzgar los casos que afectan a empresas estadounidenses, calificando las posibles sanciones de "profundamente preocupantes".

La Casa Blanca alertó a la UE contra la adopción de medidas "unilaterales" por la solicitud al gigante tecnológico californiano Apple que pague 13.000 millones de euros por impuestos atrasados en Irlanda.

"Nos preocupa una decisión unilateral", dijo el portavoz presidencial Josh Earnest. "Amenaza con socavar los avances alcanzados conjuntamente con los europeos para hacer justo el sistema impositivo internacional".

El anuncio de la UE se produce cuando la Casa Blanca todavía espera finalizar las negociaciones sobre un amplio acuerdo de libre comercio EE. UU.-UE hacia fin de año, luego de que Francia y Alemania cuestionaran el pacto.

EE. UU. enviará aL representante comercial a Europa en los próximos meses, rechazando la solicitud francesa de que se suspendan las negociaciones.

Matt McAlvanah, portavoz del representante para el comercio exterior estadounidense (USTR), dijo que "la Comisión Europea y los dirigentes de los estados miembro de la Unión Europea reafirmaron claramente su compromiso para proseguir las negociaciones".

"Compartimos este compromiso y a lo largo del verano (boreal), Estados Unidos se concentró en la búsqueda de caminos hacia un acuerdo que contemple las prioridades de las dos partes", agregó McAlvanah en un email.

El presidente francés, François Hollande, afirmó este martes que "las negociaciones en curso sobre el tratado entre Europa y Estados Unidos no podrán desembocar en un acuerdo antes de que termine el año" y "el fin del mandato" de Barack Obama.